NACIÓN

Atrapa a Morena “pleito de divos”, admiten; diferendo, en manos de Tribunal e INE

LSR encontró que hay un tercer grupo que, lejos de pronunciarse a favor de Polevnsky o de Ramírez Cuéllar, prefiere ver los toros desde la barrera

  • ÉRIKA FLORES
  • 16/02/2020
  • 19:45 hrs
  • Escuchar
Atrapa a Morena “pleito de divos”, admiten; diferendo, en manos de Tribunal e INE
Polevnsky y Ramírez Cuéllar han buscado a Senado, Ricardo Monreal y al líder de Grupo de Acción Política, Higinio Martínez. (Cuartoscuro)

Sin pendiente. Así se encuentran las corrientes morenistas dentro del partido, sin agobio por saber quién los preside: si su secretaria general, Yeidckol Polevnsky; o el recién nombrado ex diputado federal y experto en finanzas, Alfonso Ramírez Cuéllar. Por eso no tienen empacho en declarar que ellos asumirán que quien dirige al joven partido, es quién determine el Tribunal Electoral. Punto.

“Es un tema que se resolverá en las instancias jurisdiccionales como otros tantos conflictos que ha habido”, afirma en entrevista el legislador Sergio Gutiérrez, cercano al grupo de Mario Delgado uno de los aspirantes a dirigir Morena. “El Instituto Nacional Electoral o el Tribunal Electoral tendrá que pronunciarse. En realidad no hay ninguna afectación; por ser un partido tan grande y plural, se dan reacomodos. No es el fin del mundo, lo único que haremos es esperar a que todo se esclarezca de manera jurídica para, con quien encabece el partido, trabajar”, afirma el mexiquense.

Aleida Alavez, ex jefa delegacional de Iztapalapa, asegura que la situación está clara porque solo hay un presidente: Ramírez Cuéllar. “No hay dos y tampoco duplicidad de funciones”, aclara como diputada federal cercana al grupo de Bertha Luján, presidenta del CEN. “La ruta que llevó al compañero a presidirnos de manera interina fue legal y solo estamos esperando que el tribunal electoral lo ratifique. Los diputados federales somos invitados permanentes del Consejo del partido y ahí elegimos por unanimidad a Alfonso; Yeidckol sigue siendo la secretaria general del partido, eso no ha cambiado”.

Pero LSR encontró que hay un tercer grupo que lejos de pronunciarse por alguno de estos dos presidentes, adoptó como estrategia política de mantenerse al margen para, como dice el dicho, ver los toros desde la barrera. Consultados y bajo condición de no citar sus nombres, integrantes de este sector señalaron que en los hechos Polevnsky y Ramírez Cuellar han buscado en las últimas semanas formas de legitimarse, lo mismo convocando a reuniones con sus equipos cercanos que buscando acercamientos a través de intermediarios con líderes de otras corrientes. Pero, coincidieron, el más “movido” ha sido él.

(Alfonso Ramírez Cuéllar, presidente interino de Morena. Cuartoscuro)

 

Por ejemplo, ambos buscaron al líder del Senado, Ricardo Monreal; y al líder de Grupo de Acción Política, Higinio Martínez. Pero la respuesta que recibieron fue “Lo que diga el Tribunal Electoral”. Yeidckol ha buscado también a Maurilio Hernández, líder del congreso mexiquense así como líderes locales de otros estados. Así que mientras el grupo de Bertha Luján arropa a Ramírez Cuéllar, Polevnsky recibe abrigo de sus consejeros estatales.

“No tiene sentido estar con uno u otro”, reveló con franqueza una de estas fuentes, “la militancia de abajo está muy tranquila porque entiende que este es un pleito de divos”. “En lo personal me parece que hace falta madurez para resolver este problema”, consideró otro de los entrevistados, “por eso mejor seguimos la línea que sugirió el presidente López Obrador, que sea una encuesta la vía para elegir al nuevo dirigente”, dijo otro. Pequeño detalle: durante el Consejo Nacional Extraordinario recién celebrado en la Sala de Armas y liderado por Bertha Luján, el tema de la encuesta fue sometido a votación y rechazado a mano alzada, por la unanimidad de los consejeros presentes quienes dejaron claro que la elección del futuro nuevo dirigente, sería solo por medio del voto en urna.

Hasta donde tiene conocimiento, el diputado Sergio Gutiérrez señaló que Ramírez Cuéllar -ex legislador y conocedor de su bancada- ha sostenido reuniones con integrantes del grupo parlamentario. “A mí no me han llamado”, aclaró, “pero siendo más de 200 no creo que sea un caso de exclusión, sino más bien de tiempo y operatividad”, dijo y agregó que Yeidckol ha seguido el mismo procedimiento. “Y tampoco he sido requerido”, destacó, “pero ni uno ni otro. Nosotros estamos tranquilos”.

Alavez tampoco ha sido contactada por Polevnsky. “Es una persona de todo mi respeto y cariño, en este momento solo tenemos esta diferencia pero nada más. No ha habido ningún acercamiento, aunque estamos receptivos. Ramírez Cuéllar está haciendo el oficio político necesario; y si ella quiere acercarse estamos en las condiciones y el ánimo de hablar, porque esa es la tarea de la política: el diálogo”.

Mientras tanto, hoy Ramírez Cuéllar acudió al Tribunal Electoral a una audiencia de alegatos relacionada con el expediente SUP-JDC-12/2020 donde el acto reclamado es la convocatoria al VI Congreso Extraordinario que le otorgó su nombramiento como presidente interino.


En el INE la decisión pasa por mis manos: Ballados

La Dirección Ejecutiva de Prerrogativas y Partidos Políticos del INE, a cargo de Patricio Ballados, es el área encargada de determinar la validez legal o no, de la documentación que entregó Ramírez Cuéllar para avalar su nombramiento como presidente interino. “Es una decisión de esta área, la firmo yo. No pasa por el Consejo, es una atribución que tiene mi dirección”, afirma el funcionario entrevistado por LSR.

“Y en el momento en que terminemos de estudiar todo lo que nos entregó él, yo haré la determinación si procede o no su inscripción como presidente. Puedo adelantar que estamos estudiando el tema: ellos iniciaron una convocatoria por los consejos locales y una parte del Consejo Nacional. Estamos revisando cómo se dio esa decisión según el listado que tenemos, revisando los padrones, las firmas de quienes suscribieron la convocatoria para con ello determinar si se dieron las formalidades”, explica.

En cuanto a tiempos, Ballados precisa que cuentan con veinte días para revisar a detalle el tema. Pero en caso de que la Dirección Ejecutiva de Prerrogativas detectase información faltante, esta sería requerida; y cuando Ramírez Cuellar entregue la totalidad de la misma, entonces correrán otros veinte días más para tomar una decisión. Esto significaría que, probablemente, se reconocería o rechazaría su nombramiento como presidente interino, en abril.

(Yeidckol Polevnsky, secretaria general del partido)

 

-Así que no es algo que se resuelva en los próximos días. Por su reglamento, el INE reconoce a los dirigentes una vez que los inscribe en los libros; entonces, para nosotros la secretaria general encargada de la presidencia del CEN de Morena, en este momento, es Yeidckol Polevnsky y lo será hasta que decidamos si procede o no el registro de Ramírez Cuéllar. Cualquier trámite que llegue de ella es legal, pero no es el único cauce. Cualquier autoridad de Morena puede, a través de su representante en el Consejo, decir lo que tenga que decir; por ejemplo, quien suscribió todos los papeles de Ramírez Cuéllar fue en una parte él mismo y en otra Bertha Luján que todo lo hizo mediante el representante del partido en el Consejo.

-¿Han recibido, a la fecha, alguna llamada de Polevnsky sobre el caso de Ramírez Cuéllar?

-No. Recibimos oficios todos los días por temas que tienen que ver con la vida interna de los partidos, pero por el tema Ramírez Cuéllar yo, que tenga conocimiento, no nos han mandado nada.

-¿Conflictos como este en Morena, representan un doble trabajo para ustedes?

-Pues la verdad es que es nuestro trabajo, es la chamba y la atribución que tenemos por ley. Es nuestra obligación y para lo que nos pagan. Esto es cíclico; ahora es Morena pero en 2015 la dirigencia del Partido Humanista que fue al Tribunal Electoral; el reciente conflicto de las Redes Sociales Progresistas también se fue al Tribunal; el PRD también ha tenido sus momentos. En todos los partidos hay momentos donde el INE tiene que entrar a ver qué procede.

 

 

(diego joaquín)