NACIÓN

Así se comportó la economía en el primer año de AMLO

Expertos dan a LSR su opinión sobre el primer año del gobierno de López Obrador en materia económica y lo que se prevé para 2020 en este aspecto

  • MAURICIO OBLEA
  • 27/12/2019
  • 19:00 hrs
  • Escuchar
Así se comportó la economía en el primer año de AMLO
Andrés Manuel López Obrador (Foto: Archivo)

El primer año del presidente Andrés Manuel López Obrador fue un año perdido económicamente hablando, consideró Abraham Vergara, director de la Maestría en Finanzas Internacionales de la Universidad Akali.

En entrevista con la Silla Rota, el especialista financiero aseguró que López Obrador recibió una economía que creció en promedio un 2% en el sexenio de Enrique Peña Nieto, que en su último año de gobierno no tuvo las mejores cifras, presentó un crecimiento con una tendencia a la baja, una inflación fuera del margen establecido por Banxico, una elevada tasa de interés con la que se intentó controlar la inflación y un tipo de cambio relativamente estable.

“La economía si bien no se encuentra en recesión, si se percibe un claro estancamiento, la informalidad ha aumentado casi 6 de cada 10 personas en capacidad de trabajar (PEA) simplemente no son parte de las aportaciones tributarias. Hay contados aciertos pero estos no tienen que ver con la economía, en su ataque a la corrupción, desafortunadamente su partido político presenta el mismo comportamiento”, dijo Vergara.

En tanto, Ángel Ignacio Iván Huera Monzalvo, especialista en economía, aseguró que AMLO recibió “una economía mexicana en desaceleración, con retos importantes, pero medianamente funcional”.

Considera que la estrategia de López Obrador ha sido mala, aunque ha tenido algunos aciertos: una “excelente” disciplina fiscal, al cumplir su meta de superávit primario; además, se ha visto respetuoso de la autonomía del Banco de México (Banxico), “salvo al proponer a Esquivel para la Junta de Gobierno”.

“Su estrategia es inapropiada. La cancelación del aeropuerto, no sólo generó una deuda de largo plazo, sino que mermó la confianza empresarial, y eso se h reflejado en la caída de los niveles de inversión. Además, de forma deliberada ha marginado al sector turismo. Tampoco tiene un plan bien definido en materia económica: el plan nacional de desarrollo no aclara cómo alcanzará sus objetivos”, aseguró el también profesor de la UNAM.

“Pero su mayor error en su inexistente estrategia económica es apoyar a Pemex, porque generaría presiones a las finanzas públicas, y ese es uno de los principales riesgos que han señalado algunas agencias calificadoras.”

Para el economista e investigador del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, Óscar Ugarteche, con la llegada del nuevo gobierno hubo una decisión de recortar la inversión pública 14% y reducir el gasto corriente “con el fin de la lucha anticorrupción”. Lo que tuvo como consecuencia un crecimiento 0. “El intento redistributivo se verá con el tiempo”.

Mientras esto pasaba, los inversionistas se detuvieron a mirar lo que ocurría en México y detuvieron las inversiones. Esto pasó en el marco del peor año para la economía mundial desde 2009, señaló.

Lo bueno, lo malo y lo feo

Héctor Villarreal, especialista en finanzas públicas y profesor-investigador de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de Monterrey, aseguró que lo bueno hasta el momento del gobierno de López Obrador es que hay mucho énfasis en cuidar lo equilibrios macro; mismo que ha sido visto con buenos ojos por los mercados.

Lo malo, explicó, es que hay muchas políticas “improvisadas, con pocos planes claros, pocas evaluaciones y diagnósticos que suenan arbitrarios”.

Lo feo es que hay una serie de problemas estructurales cuya discusión se ha evadido:

-      Existe un problema en pensiones que se está comiendo todo el espacio fiscal que al presidente no se le ven ánimos de enfrentarlo;

-      El gobierno ha tenido muchas resistencias en el tema de infraestructura; hay muchos tipos de inversiones que no son atractivos para el sector privado, que tiene que hacer el público;

-      El pacto de coordinación fiscal trae muchas pensiones y habría que pensar en una convención nacional hacendaria para ver que se hace al respecto.

El papel de los programas sociales

Poner los programas sociales como una prioridad es una estrategia fallida, para Abraham Vergara, pues no ha ayudado al desarrollo y crecimiento de la economía, “por el contrario ha sido para la construcción de clientelas”.

“Su necedad de los programas sociales es mucho y ya lo experimentamos durante 2019 no fue suficiente y el nuevo PEF 2020 presenta la misma perspectiva, es verdad con recortes a instituciones autónomas pero con la prioridad hacia programas sociales que repito solo sirven para generar clientelas, no hay que olvidar como el mismo AMLO criticaba eso del PRI, pero es de ahí de donde viene asi que experiencia en ese sentido tiene”.

¿Que sí y qué no es responsabilidad de este gobierno en materia económica?

Abraham Vergara asegura que López Obrador tiene parte de culpa en el estancamiento económico por sus sus decisiones económicas, como la cancelación del NAICM y la búsqueda de la reactivación de Pemex.

“Tiene parte de culpa en su toma de decisión económica, como echar a la basura toda la inversión realizada al aeropuerto y entercarse en el nuevo y en la reactivación de la industria petrolera, mientras las potencias y algunos emergentes cambian su generacion de energia nosotros seguimos en la prehistoria y eso sí es responsabilidad de la actual administración.”

Sin embargo, aseguró, lo que no está en sus manos son factores externos como la guerra comercial entre Estados Unidos y China, la situación económica y contagio mundial de la situación económica de algunas potencias como Alemania y/o la ratificación del nuevo acuerdo comercial TMEC.

Ni la volatilidad global o la desaceleración de las exportaciones son culpa de la estrategia del presidente, consideró, en tanto, Huerza Monzalvo. Tampoco de la caída en la producción de petróleo, que ya seguía una tendencia; ni de la debilidad de la inversión, pues la economía mexicana tiene debilidades estructurales.

“De lo que sí es responsable es del crecimiento económico estancado, de las revisiones a la baja, y de su incapacidad institucional de impulsar la ratificación del TMEC; también es él el responsable de la incertidumbre que inhibe la inversión”, agregó Huerza Monzalvo.

En lo que corresponde a Pemex, el presidente está haciendo un intento de reflotar a una empresa que estaba siendo llevada a la quiebra por los gobernantes anteriores, aseguró Ugarteche. “El intentar recuperar el petróleo que se roban y oficiar a la gente que hizo los fraudes con la petroquímica, tiene que ser aplaudido, no puede ser censurado”.

“Si algo hace eso es mejorar la calificación crediticia del país porque significa que el gobierno está ocupándose del manejo de los fondos públicos para que funcionarios no se roben el dinero”, explicó Ugarteche.

Lamenta Dunyaska inseguridad y cero crecimiento económico

La diputada federal Mariana Dunyaska García Rojas lamentó que en 2019 el país haya tenido nulo crecimiento económico por las equivocadas políticas públicas establecidas por el presidente Andrés Manuel López Obrador que repercutió en baja inversión pública y privada.

Indicó que durante el año, las expectativas de crecimiento para México fueron disminuyendo, incluso organizaciones financieras alertaron la situación de estancamiento económico en México, esto luego de la renuncia del exsecretario de hacienda, Carlos Urzúa Macías, el cual señaló al interior del gobierno federal la existencia de conflictos de interés, amiguismo e inexperiencia el servidores públicos.

La legisladora federal calificó de incongruentes, insensibles y sin rumbo las acciones aplicadas por la actual administración federal lo que ha llevado a que el país tenga pérdida de empleos, falta de medicamentos y aumento de la inseguridad.

Subrayó que uno de los ejemplos en materia de salud y que afecta a los mexicanos fue desaparecer el Seguro Popular que dejó sin servicios de salud a 51.4 millones de mexicanos afiliados, sobre todo menores de edad, a quienes se les brindaba atención en enfermedades de alto costo que no pueden pagar.

Además describió que ha imperado la opacidad en la rendición de cuentas y transparencia en el uso de recursos públicos.

La secretaria en la Comisión de Justicia en la Cámara de Diputados expuso que 2019 se ha convertido en el año más violento de la historia del país, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo de Seguridad Pública al corte del 31 de octubre de 2019, que indica que en México se cometieron 28 mil 741 homicidios dolosos y 833 feminicidios, sumando un total de 29 mil 574 víctimas, 706 más que la cifra registrada en igual período del año anterior.

Esto dijo es consecuencia de la estrategia errática que tiene Andrés Manuel López Obrador en materia de seguridad, con el llamado “perdón y olvido” hacía los delincuentes, incluso utilizó frases simbólicas como “abrazos, no balazos”, “fuchi, guácala”, o “los vamos a acusar con sus mamás”, cuando la violencia sigue escalando.

¿Qué le depara al gobierno de AMLO en materia económica en 2020?

De no observarse un cambio radical en el tema del gasto y prioridades “difícilmente” se saldrá del estancamiento, consideró Abraham Vergara.

“Debe fomentar las condiciones para la generación inmediata de inversión tanto nacional como extranjera, apoyar a la PYME a través de programas y estímulos fiscales que las haga al menos mantenerse y poco a poco generar más y mejores empleos. El tema de infraestructura se debe convertir en prioridad pero sin entercarse si las condiciones no lo permiten como es el caso del aeropuerto de Santa Lucía y la nueva refinería”.

Para Huerza Monzalvo, México registrará un “rebote” en la actividad económica para 2020, con un crecimiento de 1.2% en la economía, si se ratifica el TMEC, se normaliza el gasto público y se registran otros dos recortes en la tasa de interés de 25 básicos.

El especialista en finanzas públicas, Héctor Villarreal, considera que hay ciertos elementos para guardar cierto optimismo en miras al 2020. “No creo que vaya a ser un año espectacular en términos de crecimiento, pero sí debería estar sustancialmente mejor que en 2019”.

“Me parece que tenemos elementos para un rebote técnico por el lado de la demanda agregada porque existen elementos que ya se están arreglando. Las tasas de interés van a la baja, veremos un consumo más vigoroso; segundo, los pactos con los empresarios van a suceder y van a arrancar; también ya tenemos un gobierno que sabe gastar más y yo creo que no vamos a tener un crecimiento explosivo pero sí mejor que en 2019”, aseguró.

cmo