NACIÓN

Así fue el alboroto que causó AMLO al votar en consulta

El presidente electo puso el ejemplo en la consulta por nuevo Aeropuerto, aunque decidió votar en blanco para no apoyar a alguna de las opciones

  • ALBERTO OAXACA
  • 25/10/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Así fue el alboroto que causó AMLO al votar en consulta

CIUDAD DE MÉXICO (La Silla Rota).- Aún a oscuras y con la última Luna llena de octubre aún en el cielo, la mañana sorprendió a los transeúntes de Tlalpan con camionetas de televisoras, fotógrafos trasnochados y camarógrafos con gestos de incertidumbre. Ni idea de que alrededor de las ocho de la mañana el presiente electo Andrés Manuel López Obrador vendrá por estos rumbos a votar por Texcoco o Santa Lucía.

“¡Mamá, voy a salir en la tele!”, bromean entre carcajadas algunos estudiantes de secundaria con uniformes verde chícharo.

Los repartidores de hielo y de periódicos –que conforman la fauna nocturna de este pequeño reducto de ciudad donde aún existe una especie en peligro de extinción llamada calma– se toparon con la presencia de patrullas y conos de tránsito que delimitaban la circulación.

El olor a café y pan se percibe en algunas de las esquinas del Parque de la alcaldía. Pero como “todavía es pueblo chico”, dicen algunos de los transeúntes que van a dejar a los hijos a la escuela, es necesario tener cambio o morralla para adquirir ese objeto de deseo líquido tan solidario en horas de vigilia.

Una camioneta blanca de las conocidas como “de redilas” deambula por la explanada, sus operadores preguntaban si ya habían llegado los organizadores de la consulta para que les indicaran donde bajarían la carpa y la mesa con tres sillas.

“Nos traen de un lado para otro, estamos aquí desde las 6:30”, se quejó con razón el conductor del vehículo.

A las 7:30, “El Cuauh” y “Rojitas”, los dos asistentes de Andrés Manuel, ya estaban en la explanada afinando los últimos detalles para que “el jefe” acuda a emitir su voto. Los camarógrafos y fotógrafos les aconsejaron que instalaran la mesa de votación frente al edificio delegacional “para tener una mejor toma”. Aceptaron.

A la misma hora voluntarios con cachuchas y playeras blancas se apoderaron del tablón con mantel que los del camión de redilas pusieron en el lugar indicado. Sacaron una lona y una urna que armaron bajo el asedio de reporteras y reporteros que les cuestionaron “el número de boletas”, “si estaban foliadas”, “si no había riesgo de una operación tamal”. Contestaron pacientes a cada cuestionamiento.

Todavía no acababan de instalar cuando don Manuel, vecino de la zona media del Ajusco, ya se había formado y era el primero. Traía su credencial del INE en la mano y dijo que aunque nunca ha viajado en avión, era importante participar.

“Salí de mi casa a las 6:00. Eso no tiene nada que ver (viajar en avión), es un ejercicio inédito y hay que participar, al pueblo nunca le han preguntado por los grandes proyectos”, declaró.

López Obrador llegó a las 8:20 de la mañana. Muy lejos quedaron los días de campaña cuando desde el aire hacia algún destino miraba taciturno el avance de las obras en Texcoco.

Caminó desde una de las esquinas del edificio de gobierno hasta la fila donde además de don Manuel, ya habían otros 15 ciudadanos formados entre ellos su vocero Jesús Ramírez y la alcaldesa Patricia Aceves.

Ya formado y rodeado por la prensa, el Presidente electo disparó su artillería antiaérea contra quienes están en contra de la consulta.

“Este periodista Loreto de Mola diciendo que hay incertidumbre y que va a haber devaluación de manera muy irresponsable la verdad lamento que esto se dé (…) no se puede apostar así a asustar a la gente y a crear un ambiente de inestabilidad sólo porque no les gusta la consulta (…) No me puedo quedar callado porque eso es realmente nefasto, es antidemocrático. Es crear un ambiente de miedo, de incertidumbre”, advirtió.

En medio de la refriega de preguntas y respuestas, un hombre formado se quejó de que lo estaban empujando y así no podría votar. “¿Y qué quiere que yo haga?”, le cuestionó el tabasqueño. “¡Organícelos!”, reviró molesto.

“A ver, vamos a organizarnos”, dijo AMLO a la prensa y continuó la entrevista. Afirmó que la consulta no sería vulnerada, que los empresarios respetarían el resultado que será dado a conocer el próximo domingo después de las 18:00 horas y dejó entrever que periodistas y empresas de comunicación podrían tener acciones en las compañías constructoras.

“(¿Usted cree que hay periodistas que recibieron acciones del aeropuerto?) puede ser o empresas del periodismo y que alguna de esas empresas haya dado línea a sus periodistas para meter miedo, para infundir miedo (…) El problema de fondo es que hay medios de comunicación que también se dedican al contratismo”, acusó.

Veinte minutos antes de las 9:00 López Obrador emitió su voto. Se negó a decir si votaría por el proyecto que ha impulsado, Santa Lucía. “¿Quieren saber por quién vote? ¡Por la democracia!”, dijo a las cámaras y micrófonos antes de meter su boleta en la urna.

Alrededor de la explanada los negocios apenas comenzaban a levantar las cortinas. Los transeúntes avanzaban de un lado a otro del parque, como decidiendo si iban por un café o se acercaban al tumulto a ver lo que pasaba. La mayoría se inclinaba por la primera opción.

El próximo mandatario abandonó el lugar a bordo de su sedan blanco y se dirigió a su oficina en la colonia Roma. Los jóvenes estaban ya dentro de las escuelas cercanas y en el cielo de Tlalpan la última luna llena de octubre había desaparecido.

lrc