NACIÓN

Ana Marilú, de catequista mexicana a reclutadora de terroristas

La mexicana pasó de ser una catequista católica a atraer a sus filas extremistas del Islam con fines terroristas

  • REDACCIÓN
  • 11/06/2019
  • 11:23 hrs
  • Escuchar
Ana Marilú, de catequista mexicana a reclutadora de terroristas
Ana Marilú, de catequista mexicana a reclutadora de terroristas (Foto tomada de la web)

Ana Marilú Reyna era una mujer muy importante dentro de la comunidad islámica en México, pero no de cualquiera, sino del grupo extremista, aquellos que se valen de los ataques terroristas yihadistas.

Así lo consideraron las autoridades de España cuando, el 23 de enero del 2017, fue detenida en la localidad de Pinto, en Madrid, por elementos de la Guardia Civil.

Nacida en Monterrey, Nuevo León, Ana Marilú era una mujer profundamente católica en uno de los estados más conservadores del país.

Ahí, incluso llegó a ser catequista, es decir, introducía a los menores a la enseñanza católicaFue parte de en un grupo católico de universitarios y hasta quiso ser monja.

Reyna, sin embargo, pasó de ser ferviente seguidora del catolicismo a convertirse en el Islam, donde se cambió el nombre a Hajar.

Al respecto, ella ha dicho: “(Nació de) un deseo de ahondar en cuestiones espirituales y tras leer mucho”.

Ana Marilú conoció por Internet a Aziz Zaghanane, un islamista de origen marroquí viviendo en España.

Ambos fortalecieron su relación a tal grado que ella arribó a España para encontrarse y casarse con él.

Ella se convirtió en una persona muy importante en el Islam, según la Guardia civil.

“Llegó a erigirse en figura muy relevante entre las mujeres de la comunidad Islámica de su tierra natal, alentando a la yihad femenina y compartiendo material propagandístico, búsquedas realizadas en Google de México y acceso a perfiles de Facebook de musulmanes conversos originarios de Hispanoamérica"

Tras cinco años de matrimonio la pareja fue detenida, primero Aziz, en mayo del 2016; luego Ana Marilú, en enero de 2017, ambos por reclutar a milicianos al Estados Islámico y fomentar los ataques yihadistas.

Su terreno criminal, como su amor, nació por Internet.

Zaghanane fue señalado particularmente de “adoctrinar y captar personas para la causa salafista radical”.

Mientras que sobre Reyna, autoridades españoles refieren, “tras un proceso de inmersión en el Islam radical, comunicaba con otras personas ensalzando la imposición por la fuerza de esa ideología”.

Cuando Ana Marilú fue detenida, la Guardia Civil encontró dispositivos electrónicos con audios incitando de manera explícita actos terroristas a nombre del Estado Islámico.

También le fueron decomisado una serie de imágenes, como una pistola en una funda para camuflarla de paisano y banderas del Daesh con la leyenda en inglés y en español de "Los Estados Unidos Islámicos".

Además, le encontraron imágenes de jinetes en el desierto, en una típica representación de un guerrero yihadista, así como una mujer vestida con niqab, vestimenta que cubre todo el cuerpo y la cara, a la vez que presumía una cinta con la shahada o declaración de la fe.

Ana Marilú llevó su juicio en libertad, donde -entrevistada por Proceso- aseguró que es inocente, que hay muchas irregularidades en el caso y que se trata de "prejuicios antimusulmanes", comunes en España, donde ha sido víctima de discriminación tanto de ciudadanos comunes como de autoridades. 

En 2018, ambos fueron declarados culpables. Él sentenciado a seis años de prisión, ella a un año de internamiento.

Su caso fue particular, pues en un principio fue acusada de enaltecimiento al terrorismo, captación y adoctrinamiento, lo que suma 10 años de prisión. Pero autoridades españolas eliminaron dos delitos y sólo la culparon de enaltecimiento, con una pena máxima de un año y seis meses.

Sin embargo, este martes la defensa de la pareja consiguió que el juicio se repitiera debido al testimonio de tres sujetos, quienes se declararon culpables del delito de autoadoctrinamiento terrorista.

Se trata de Hicham Idey, Anas Balla y Mohssen Balla, los dos últimos habrían sido reclutados por la pareja, así como por Idey.

La triada no declaró durante el juicio de la pareja porque aceptaron sus crímenes desde un inicio.

Todo indica que se tratará de un juicio corto. Mañana declararan los testigos y se espera que para el fin de semana se dicte sentencia.

Con información de Proceso, AP y El País

rgg