NACIÓN

AMLO, un socialista en aprietos: The Economist

La economía mexicana ha sido golpeada por la pandemia y las políticas erráticas del presidente populista tampoco han ayudado

  • REDACCIÓN
  • 11/04/2021
  • 19:41 hrs
  • Escuchar
AMLO, un socialista en aprietos: The Economist
La economía mexicana ha sido golpeada por la pandemia y las políticas erráticas del presidente populista tampoco han ayudado, afirma The Economist. Foto Cuartoscuro

Cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador fue elegido en 2018, asumió el cargo con un índice de aprobación del 76%, el más alto para cualquier nuevo presidente en los últimos tiempos. Sorprendentemente, para un titular del Ejecutivo federal que ha defendido una de las peores respuestas a una pandemia mundial, sigue siendo popular, y casi dos tercios de los mexicanos le dan el visto bueno.

También lee: Aún en veda electoral, AMLO recorre el país

"Sin embargo, cuando se trata de sus políticas, los mexicanos están mucho menos seguros de AMLO", sostiene un editorial de The Economist.

Una de sus debilidades es la economía, que se contrajo un 8.5% en 2020, la peor recesión desde la década de 1930. Alrededor del 47% de los votantes piensan que lo está manejando mal, solo superado por la proporción de quienes desaprueban su manejo del crimen organizado (el 52% piensa que lo está haciendo mal para frenar los grupos criminales).

Eso debería preocuparle. El 6 de junio, cientos de diputaciones están en juego en las elecciones intermedias, y 15 gubernaturas. Morena, el partido que fundó, lidera las encuestas. Pero la elección seguirá siendo vista como una prueba importante para su tipo de populismo.

Cuando llegó a Palacio Nacional, AMLO hizo grandes promesas. Prometió reducir la pobreza y duplicar la deslucida tasa de crecimiento anual de México, que se ha estancado en un promedio anual de solo 2% durante casi cuatro décadas. Pero sus políticas, en general, no han estado a la altura de las expectativas.

En 2019, antes del golpe de la covid-19, la economía se contrajo un 0.1%. Eso fue a pesar de la caída de las tasas de interés, una economía robusta en los Estados Unidos, que absorbe las tres cuartas partes de las exportaciones de México, y la firma del acuerdo comercial T-MEC por parte de Estados Unidos, Canadá y México, para reemplazar el TLCAN.

"El crecimiento que ha habido en México en los últimos años se debe a una población e inversión en crecimiento. [Y] AMLO dañó a este último", dice Santiago Levy, ex viceministro de Finanzas del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que dirigió el programa durante la mayor parte del siglo XX y ahora es parte de la oposición.

Entre 2018 y 2019 la inversión extranjera directa cayó un 5%, gracias a la costumbre del gobierno de incumplir los contratos. Al principio de su mandato, AMLO canceló un nuevo Aeropuerto Internacional en la Ciudad de México planeado por su predecesor, que estaba a medio construir; gran parte del presupuesto planificado de 13,000 millones de dólares ya se había gastado.

El ejemplo más perturbador de la política errática de AMLO se encuentra en el sector energético, donde está decidido a impulsar a los proveedores estatales. Un proyecto de ley actualmente en el Congreso le daría a Pemex, el gigante petrolero nacional (y la compañía petrolera más endeudada del mundo) el control sobre las importaciones y distribución de combustible.

También establece amplias bases por las cuales las empresas privadas pueden suspender sus permisos. Una ley promulgada en febrero, actualmente suspendida por los tribunales, permitiría a CFE inyectar la energía que genera a la red antes que otros productores, sin importar el costo o el impacto ambiental.

La pandemia no ha ayudado en nada. Con más de 200,000 muertos por covid-19, México ha sufrido la tercera cifra de muertos más alta del mundo en números absolutos.

Los ingresos por turismo, que en un año normal representan el 9% del PIB, se redujeron en más de la mitad en 2020. El consumo, que ya cayó en 2019, cayó aún más.

Y, a diferencia de otros líderes de la región, AMLO, un halcón fiscal que dice que las medidas anticíclicas "solo profundizan la desigualdad y fomentan la corrupción que beneficia a unos pocos", se negó a aumentar el gasto público para ayudar a las personas y las empresas a capear la pandemia.

Para enero de 2021, México había gastado un mísero 0.7% del PIB en asistencia sanitaria y dádivas, en comparación con el 7.2% de Brasil. El dolor económico para muchos mexicanos habría sido mucho peor si no fuera por los familiares en el extranjero que envían a casa cantidades récord de efectivo. Las remesas aumentaron un 11.4% a 41,000 millones de dólares en 2020, cerca del 4% del PIB.

Según la comisión económica regional de la ONU, en 2020 la proporción de mexicanos que no podían pagar ni siquiera las necesidades básicas aumentó en nueve puntos porcentuales a poco más de la mitad, peor que en cualquier otro lugar de América Latina. Los salarios cayeron, a pesar de un aumento del mínimo legal. Más de 1 millón de pequeñas y medianas empresas quebró en los últimos dos años.

La economía podría recuperarse. Tanto el FMI como el Ministerio de Finanzas proyectan un crecimiento del 5% en el PIB este año, gracias en parte al enorme plan de estímulo en los Estados Unidos y la campaña de vacunas, que se está acelerando lentamente. México también podría beneficiarse de la tendencia de casi apuntalamiento, que ha sido impulsada por la pandemia, dice Luis de la Calle, un economista.

Pero, aunque el gobierno ha adelantado algunos aumentos previstos en las ayudas sociales antes de las elecciones de junio, los economistas estiman que el bajo nivel general de gasto obstaculizará la recuperación. La inversión en México se encuentra ahora en su porcentaje más bajo del PIB en un cuarto de siglo. Los puntos brillantes como la manufactura están funcionando bien a pesar de la política del gobierno, no gracias a ella.

México debería estar mejor: su gente es joven y está al lado de la economía más grande del mundo. La pregunta para AMLO es si un rebote posterior a la pandemia será suficiente sin los cambios necesarios para fomentar un crecimiento duradero.