NACIÓN

La declaración presidencial que lastimó al Ejército

“…Si por mí fuera, desaparecería al Ejército y lo convertiría en Guardia Nacional”, dijo en entrevista

  • REDACCIÓN
  • 01/07/2019
  • 19:43 hrs
  • Escuchar
La declaración presidencial que lastimó al Ejército
El presidente Andrés Manuel López Obrador en entrevista con La Jornada. (Especial)

En entrevista con La Jornada, el presidente Andrés Manuel López Obrador consideró que México es un país pacifista, por lo que lanzó: “si por mí fuera, desaparecería al Ejército y lo convertiría en Guardia Nacional”.

Fuentes consultadas informaron que el titular de la Sedena, general Cresencio Sandoval, externó al presidente Andrés Manuel López Obrador su molestia por la declaración hecha en una entrevista periodística, y según las mismas fuentes, los dichos del mandatario “causaron mella en el ánimo de los militares”.

El mandatario mexicano argumentó que el país no requiere el Ejército y que darse el caso de defender a la nación, todos los ciudadanos enfrentarían el problema.

El video con el extracto del momento en que el Presidente hace la aseveración circuló profusamente entre integrantes del Ejército.

López Obrador recalcó que a diario su administración trabaja en combatir al grave problema de la violencia que se complicó en el periodo neoliberal de 36 años, en el que se dejaron de atender las causas y el gobierno se alejó de su fin de servir al pueblo.

Se va avanzando y se están sentando las bases, pero acabar con este régimen de corrupción, injusticias y privilegios, crear una nueva República, llevará tiempo. Hoy no se tolera la corrupción ni la impunidad. No se reprime, no se tortura, no se persigue a nadie, no se desaparece a la gente, no hay masacres, todo eso que se aplicó en el periodo neoliberal”, aseguró el tabasqueño.

Al cuestionarle que en el pasado el Ejército cometió violaciones a derechos humanos, indicó que los militares ya no recibirán órdenes para lastimar al pueblo o reprimirlo, debido a que a su comandante supremo ya cambió.

Las Fuerzas Armadas reciben órdenes y ahora no han recibido ni van a recibir una orden que signifique masacrar, torturar, desaparecer, reprimir al pueblo”, manifestó el presidente.

No descartó la posibilidad de pedir perdón por anteriores violaciones del Ejército a los derechos humanos, aunque remarcó que ahora ya no se dan ese tipo de órdenes contra el pueblo.

Por otra parte, AMLO destacó que la economía va muy bien, al igual que el bienestar, el combate a la corrupción, la política laboral, la libertad de expresión, entre otros.


PLAN MIGRANTE


El presidente López Obrador rechazó que se realicen redadas contra migrantes y señaló que se busca ordenar el flujo migratorio, así como proteger a migrantes de ser maltratados, que no sean víctimas de traficantes de personas ni de la delincuencia.

Consideró que falta información sobre la crisis que vive Centroamérica y en donde hay que impulsar el desarrollo para poder reducir la migración.


¿Y LA AUSTERIDAD?


Andrés Manuel López Obrador manifestó que aún falta más austeridad al gobierno, “todavía le vamos a dar otra vuelta a la tuerca, porque era un exceso”.

Comentó que el caso del IMER se manejó mal ya que hubo falta de sentido común: ¿por qué dejar sin trabajo a quienes ganan cinco, seis mil pesos, para ahorrar 10 millones? Es lo que se le daba a un columnista el año pasado. No debieron hacer eso”, apuntó.

Añadió que es una falta de criterio que no se entienda a los de abajo, que son los que trabajan y se les debe respetar.

Al preguntarle cuántos despidos ha habido en su mandato, respondió que “pocos, muy pocos; nada que ver con los 40 mil trabajadores que despidió (Felipe) Calderón de Luz y Fuerza del Centro, para que no nos comparen; porque la tabla rasa se aplica a veces también en la visión de los medios y no somos iguales”.

Es que el pueblo está contento con el cambio. Está feliz”, fue la respuesta de AMLO al cuestionarle si la ciudadanía no sabía que la lucha contra la corrupción les iba a afectar como en casos como el de escasez de gasolina y de medicinas.

Agregó que “el pueblo está recibiendo lo que no recibía antes. Los inconformes son los de la élite, la mafia del poder. Pero la gente está contenta. El pozo es más sencillo de lo que yo imaginaba porque se trata de acabar con la corrupción y eso depende, en un sistema presidencialista, de la voluntad del presidente. Es muy distinto el mundo que pintan en los medios –y los incluyo a ustedes, respetuosamente– del que yo estoy viendo”.

lrc