AMLO, llegó la hora de gobernar

AMLO, llegó la hora de gobernar

Tras 12 años de intentar ser presidente de México, el tabasqueño rendirá protesta en San Lázaro; luego convivirá con invitados especiales y se unirá al festejo

NACIÓN

AMLO, llegó la hora de gobernar

Tras 12 años de intentar ser presidente de México, el tabasqueño rendirá protesta en San Lázaro; luego convivirá con invitados especiales y se unirá al festejo

  • JOSÉ GUADERRAMA
  • 30/11/2018
  • 08:30 p.m. hrs
  • Escuchar

El Palacio Legislativo de San Lázaro será testigo de la investidura de Andrés Manuel López Obrador como el 65 presidente de la República de México para el periodo 2018-2024.

Las actividades iniciarán a las 9 de la mañana con los posicionamientos de las fracciones parlamentarias. Está previsto que López Obrador se traslade a las 10:30 de la mañana desde su casa en la calle Cuitláhuac 90, colonia Toriello Guerra, delegación Tlalpan, a la Cámara de Diputados.

A las 11:00 horas López Obrador recibirá del presidente de la Mesa Directiva de la Cámara, Porfirio Muñoz Ledo, la banda presidencial tras recibirla del presidente saliente Enrique Peña Nieto.

Luego de colocarse la banda y rendir protesta, López Obrador dirigirá su primer mensaje como presidente de la República, que se estima durará aproximadamente una hora, ante invitados especiales, jefes de Estado y representantes de 28 países.

Posteriormente, se trasladará a Palacio Nacional, donde a las 15:00 horas tendrá una comida con los invitados a la toma de posesión, mientras en la Plaza de la Constitución se desarrollará un festival artístico que se ha posicionado en redes como #AMLOFest.

A las 17:00 horas Andrés Manuel enviará un segundo mensaje desde el Zócalo frente a los simpatizantes que ahí se congreguen. Enseguida se reunirá con pueblos indígenas que le entregarán un bastón de mando.

LAS OTRAS TOMAS DE POSESIÓN

El Diario de Yucatán hace un detallado recorrido de otras ceremonias en la historia de México, y narra cómo el 2 de diciembre de 1958 Adolfo López Mateos fue vitoreado por un millón de personas, “sindicalizados   campesinos  y público  en general”, a lo largo de siete kilómetros.

Luego, en una “solemne pero sencilla ceremonia” el entonces presidente fue interrumpido 22 veces por los aplausos en su “mensaje a la nación”.  El protocolo  de la transmisión de poderes incluyó un desfile  militar con 11,000 elementos.

Gustavo Díaz Ordaz (PRI), en 1964, rindió protesta en el Palacio de las Bellas Artes. También tuvo desfile militar en su honor. Seis años después,  Luis Echeverría Álvarez (PRI) realizó un  recorrido de 88 minutos entre el Auditorio y Palacio  Nacional, en el que miles de personas le rindieron “cálido tributo”. Estuvo acompañado de su antecesor, en un automóvil descubierto.

En 1976, la sede de la toma de posesión de  José López Portillo (PRI) también fue el Auditorio Nacional. En su caso, dos millones de personas, a lo largo de 8 kilómetros, le dieron la bienvenida en un  recorrido en el que imperaron los conjuntos musicales.

Miguel de la Madrid Hurtado (PRI) ofreció en su discurso “los más altos niveles  de honestidad pública” desde el Palacio Legislativo ese  1 de diciembre de 1982.  En 1988,  Carlos Salinas  de Gortari (PRI) se enfrentó a una “agitada sesión” desde el Palacio de San Lázaro. Legisladores del  Frente Democrático Nacional, partidarios de Cuauhtémoc Cárdenas, gritaron a su llegada que su triunfo fue una imposición y luego abandonaron la sesión.

Ernesto Zedillo (PRI), en 1994, fue el primer presidente que  realizó  sin la compañía de su antecesor el recorrido entre San Lázaro y el Palacio Nacional. Con él estuvo  su esposa, a  bordo del vehículo descubierto. Antes, durante  su mensaje dijo  que su gobierno no sería un  lugar para amasar  riquezas.

En el 2000, Vicente Fox  Quezada (PAN) “acabó con protocolos y tradiciones de más de un siglo”, en una  ceremonia en la  que  Ernesto Zedillo llegó a lucir un  rostro desencajado. Fox fue increpado durante su discurso por los priistas,  quienes eran por primera  vez oposición.

La de Felipe Calderón Hinojosa (PAN) en San Lázaro fue  una  accidentada ceremonia que duró solo 4 minutos y medio, la más corta de la historia. El entonces presidente  entrante protestó cumplir y hacer cumplir la Constitución, se colocó la banda, cantó el Himno Nacional y se retiró. Esto, ante  los gritos, chiflidos y jaloneos de  los  simpatizantes  de Andrés  Manuel López Obrador, entonces  perredista. Los golpes entre legisladores marcaron la ceremonia, en la que el mandatario tuvo que entrar y salir prácticamente a escondidas.



Enrique Peña  Nieto, por su parte, tomó posesión en San Lázaro y rindió su mensaje  en Palacio Nacional. Ahí ofreció que  el país volvería a  tener trenes de pasajeros y anunció la ruta  Yucatán-Quintana Roo “para el próximo año”, la  cual nunca se  concretó.