Caso Mireya

Alienación Parental, el odio hacia el padre

Mireya envenenó a sus tres hijos antes de entregárselos a su expareja; los menores sufrían del SAP, es decir, eran persuadidos para odiar al padre

MARLENE VALERO 15/06/2017 09:04 p.m.

Alienación Parental, el odio hacia el padreMireya mató a sus hijos y se suicidó al perder su custodia

LEE TAMBIÉN

Suicidio en San Jerónimo, fallaron las instituciones

Con 132 pastillas Mireya mató a sus hijos por cuidarlos de su ex esposo.


En el caso de Mireya, la madre que envenenó a sus hijos antes que entregarlos al padre, se resalta que los niños sufrían del Síndrome de Alienación Parental (SAP), un problema frecuente cuando los padres pelean por la custodia.

De acuerdo con las autoridades capitalinas, se acreditó que los tres menores que murieron el pasado miércoles, las gemelas de seis y el niño de 10 años, eran víctimas de este síndrome, con el que eran persuadidos para odiar al padre.

La psicóloga y terapeuta Nancy Steinberg explicó en entrevista para LA SILLA ROTA sobre el significado del SAP, sus consecuencias, cómo detectarlo y qué hacer para que una situación familiar no llegue a los extremos.

Detalló que este síndrome consiste en que los hijos son influenciados por uno de los padres, para pensar mal y hasta odiar al otro.

“Richard Gardner, quien nombró este término, señaló que SAP es un esfuerzo por parte de uno de los progenitores, frecuentemente la madre, para denigrar al otro, de tal forma que el niño no desee tener una relación con él. No solamente intenta destruirlo, pero hace que el niño se una al proceso, y él se convierte en un arma, el portavoz, o el cómplice del intento del padre preferido, por desacreditar al otro”, expuso.

Nancy Steinberg señaló que el niño o los niños están obligados a tomar un partido, por lo que son condicionados por uno de los padres de darles amor, si se lo quitan al otro.

“Frecuentemente le dicen al otro padre, que es un tonto, que no lo cuida, mira lo que hace, no puede sacar dinero y es descuidado, de tal manera que llega un momento que el niño ya no quiere ver al otro padre. Y entonces el niño se convierte en una víctima, porque debe pagar un precio muy caro por recibir el amor del padre preferido. Lo que el niño está haciendo, está obligado a tomar partido y es como si le condicionara”, manifestó.

Sin embargo, la terapeuta advirtió que, en esta situación, quien sale lastimado es el niño, pues pasan por encima de sus necesidades y pierden a uno de los padres.

¿Cómo se detecta el SAP?

La psicóloga familiar nombró algunas características con las que se puede detectar cuando un niño es víctima del SAP y uno de los padres lo está ‘envenenado’ contra el otro.

*Cuando los niños hablan de uno de sus padres como si fuera perfecto, mientras que el otro es descrito con términos despectivos.

*El niño usa un vocabulario que no corresponde a su edad, para hablar mal del otro padre. Como si repitiera un discurso.

*Miedo de ir a la casa del padre o la madre.

*Cambios de conducta, pocos sociables y ansiedad.

Además, Nancy Steinberg dictó algunos indicadores que los padres hacen, que provocan el SAP. Uno de ellos es insultar al padre o madre en presencia de sus hijos. Prohibir las visitas del padre.

También, implican a toda la familia; es decir, los abuelos, tíos y otros familiares hablan mal del padre o madre para con el niño.

De igual manera, la psicóloga recomendó que lo más importante para evitar situaciones como ésta, que ambos padres hablen con sus hijos sobre el divorcio, como algo muto, sin culpar a los niños.

“La prevención puede ser la mejor herramienta.  Lo que tienen que hacer los padres, cuando se van a divorciar, es importante resaltar que se divorcian los padres, no los niños, la relación con ellos, no se verá afectada. El último acto de amor, para con los hijos, es comunicarles en forma conjunta que se van a divorciar, explicar que la decisión es compartida y que el cariño hacia ellos no va a cambiar”, dijo. 

Asimismo, subrayó que de detectar alguno de los síntomas del SAP o ver que algún familiar está actuando de esa manera, buscar ayuda psicológica.



LEE TAMBIÉN

Siete veces en las que “primer mundo” nos ha mentido

Alcoholismo, antidepresivos, infelicidad, violencia de género, ataque al medio ambiente y poca empatía son algunos de los defectos





Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información