NACIÓN

Alertan “guerra fría” en CDMX: “El Betito” vs. “El Abuelo”

Antonio Nieto, autor del libro El Cártel Chilango, asegura que “El Betito” lidera a La Unión desde prisión, mientras que “El Abuelo” -su fundador- regresó de EU

  • RODRIGO GUTIÉRREZ GONZÁLEZ
  • 24/01/2021
  • 19:30 hrs
  • Escuchar
Alertan “guerra fría” en CDMX: “El Betito” vs. “El Abuelo”
Alertan “guerra fría” en CDMX: “El Betito” vs. “El Abuelo” (Foto Ilustrativa/especial)

Nadie habló del suceso, ningún medio lo reportó, aunque ocurrió muy cerca del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México: Un grupo armado atacó a un hombre de pelo canoso y complexión atlética, de alrededor de 50 años. Apenas salió con vida.

El objetivo era Juan Juárez Orozco, alias “El Abuelo”, un viejo capo de las drogas en la Ciudad de México que fundó lo que hoy se conoce como “La Unión”. Jalando el gatillo estaban los hombres de José Alberto Maldonado López, mejor conocido como “El Betito”, líder máximo del mismo grupo criminal que nació de las entrañas del barrio bravo. 

Así lo relató, en entrevista con La Silla Rota, Antonio Nieto, periodista de investigación especializado en delincuencia organizada y autor del libro El Cártel Chilango, el cual expone las entrañas de “La Unión”. 

Nieto reveló que en la Ciudad de México hay una especie de “guerra fría” entre los antiguos líderes de “La Unión”, como “El Abuelo”, y los actuales, representados por “El Betito”. 

Sin embargo, Juárez Orozco no es cualquier capo de poca monta, aunque no es mediáticamente conocido. Autoridades estadounidenses lo acusaron por trabajar con Ismael Zambada García, “El Mayo”, líder del Cártel de Sinaloa, además era compadre de Arturo Beltrán Leyva, “El Barbas”, como el propio Antonio Nieto revela en su libro. 

El Abuelo” fue detenido en Panamá en 2012, extraditado a Estados Unidos y liberado apenas unos meses atrás. Juárez Orozco, nacido en el corazón de la ciudad, fue quien unió a las familias dedicadas a la venta de drogas y formó el cártel. 

“El Abuelo está libre, acaba de ser liberado hace unos meses y estuvo en México [...] fue atacado a tiros cerca del aeropuerto capitalino el año pasado, sobrevivió, lo atacó la misma Unión, porque no quieren que un antiguo líder regrese y tome lo que aparentemente le pertenece”, explicó Antonio Nieto.

En esta “guerra fría”, Juárez Orozco se ha topado con pared, de una de no más de 1.60 metros de estatura, pero muy violenta: “El Betito”. Jefe de sicarios de La Unión, escaló en la estructura criminal tras la caída del abuelo hasta hacerse el mandamás. 

“Hay una especie de guerra fría entre la vieja escuela de La Unión y los del Betito, porque no es abierta, si bien atacaron al Abuelo y ha habido una respuesta, no ha sido pública”, explicó Antonio Nieto.

La “respuesta” de “El Abuelo”, según Nieto, es que varios de los hombres de “El Betito” que participaron en el atentado los desaparecieron y no se ha sabido nada más de eso. 

“Algunos de los que atentaron contra él desaparecieron, esa es la venganza, pero no fue abierta, no los han encontrado tirados en la calle con un mensaje”, argumentó Antonio Nieto.

El autor de El Cártel Chilango dice que es muy pronto para saber si habrá una guerra más abierta entre “El Abuelo” y “El Betito”, sin embargo, señala que se ha visto mayor presencia operativa del Cártel de Sinaloa en la ciudad.

Por ejemplo, el pasado 13 de enero detuvieron a dos personas con cinco kilos de cocaína y armas de fuego, en Polanco, alcaldía Miguel Hidalgo. Los hombres en cuestión fueron señalados como presuntos operadores de "El Mayo" Zambada.

Cinco días después, una camioneta con 557 kilos de cocaína se volcó en la colonia Lomas de Sotelo, también en la Miguel Hidalgo. La droga presuntamente pertenece a Rafael Caro Quintero, “El Narco de Narcos”, quien es ligado por autoridades estadounidenses con el Cártel de Sinaloa

Uno de esos "gerentes" de sucursal era, por ejemplo, Óscar Andrés "El Lunares", criminal que se hizo famoso el año pasado por ser detenido en tres ocasiones, luego que jueces ordenaban su liberación.

Esto solo pudo lograr la reunión, dice Antonio Nieto, Maldonado López, quien conoce a la mayoría de los jefes del mundo criminal de la ciudad desde muy joven.

“Si la junta la hubiera hecho otra persona, no van, El Betito no se hizo famoso en el mundo del hampa con La Unión, él ya lo era, solo que no estaba en los ojos de los medios [...] la fama -desde la correccional de menores- de matón, le ganó mucho respeto en el ámbito mafioso”, indicó Nieto.

Por eso, es muy difícil que otro cártel foráneo llegue a la ciudad y le arrebate el volante a La Unión. “La influencia y el arraigo que tiene El Betito en la Ciudad de México es tan fuerte que ningún cártel externo puede venir a quitarle el control de la capital, sin un baño de sangre”.