NACIÓN

Al igual que Zebadúa, Robles negocia pasar de acusada a testigo

Las negociaciones se llevan a cabo para saber qué tipo de información entregará Rosario Robles, y cuáles son los beneficios que puede obtener

  • MARCOS MUEDANO
  • 23/11/2020
  • 17:38 hrs
  • Escuchar
Al igual que Zebadúa, Robles negocia pasar de acusada a testigo
Rosario Robles (Foto: Cuartoscuro/Archivo)

La defensa de la exsecretaría de Desarrollo Social (Sedesol), así como de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (Sedatu), Rosario Robles Berlanga, negocia con la Fiscalía General de la República (FGR) su posible incorporación al criterio de oportunidad sobre el caso de la Estafa Maestra.

De acuerdo con fuentes de la institución, las negociaciones se llevan a cabo para saber qué tipo de información entregará Rosario Robles, y cuáles son los beneficios que puede obtener en caso de que se convierta en testigo colaborador en las investigaciones que realiza la FGR en el caso.

El criterio de oportunidad abriría la puerta para que Robles Berlanga pueda abandonar la prisión femenil de Santa Marta Acatitla, donde se encuentra recluida desde el 13 de agosto de 2019, luego de ser vinculada a proceso por el delito de Ejercicio indebido del servicio público que llevó al desvío de más de cinco mil millones de pesos.

Aunque el ilícito no amerita prisión, el juez le impuso la reclusión justificada, al determinar que existía el riesgo de fuga, al contar con dinero y conocer personas que la ayudarían a evadir la justicia. También, argumentó que puede obstruir en las investigaciones al intimidar a las personas que la imputan. 

La petición de acogerse al programa de criterio de oportunidad, en caso de ser aceptada por la FGR, será turnada al juez, quien determinará en qué condiciones se da la oportunidad y cuál es el beneficio que obtendría el Ministerio Público en las investigaciones.

El pasado 26 de octubre, un juez negó anular el delito que se le imputa a Robles Berlanga, al asegurar que el ilícito se cometió en dos momentos: cuando Rosario fue titular de Sedesol y Sedatu.

La defensa argumentó falta de pruebas por parte de las autoridades al momento de realizar la investigación.

Ese mismo día, Robles publicó una carta en su cuenta de Twitter en el que advertía que no delataría al gabinete de Enrique Peña Nieto. 

"Yo no mentiré para obtener mi libertad. No quiero salir por la puerta de atrás. Seguiré luchando por las causas legales porque soy inocente, porque confío que alguien en el sistema judicial tendrá la valentía de aplicar la ley", advirtió.

Las palabras de Rosario fueron escritas en referencia a Emilio Lozoya, exdirector de Pemex, quien luego de ser extraditado a Estados Unidos, señaló a Peña Nieto y al ex canciller Luis Videgaray en actos de corrupción. Hoy Lozoya sigue su proceso en libertad.

"La prueba más contundente es la confesión pública del propio fiscal general de que prácticamente me tienen como rehén "porque no he querido colaborar" para que obtengan la información que ellos quieren (no importa que no sea verdad) y completar así el guion que han fabricado y que nada tiene que ver con la justicia".

En caso de sea aceptada su petición, Robles se sumaría a Emilio Zebadua, exoficial mayor de Sedesol y Sedatu, quien desde el pasado mes de octubre se acogió al programa para proporcionar información a la FGR a cambio de que no sea condenado.


Emilio Zebadúa se acogió el criterio de oportunidad para ofrecer datos de prueba a la Fiscalía General de la República en el desvío de recursos que se efectuó a través de instituciones de educación pública.

Según Zebadúa los recursos fueron desviados de dinero que fue destinado para la Cruzada Nacional contra el Hambre, uno de los programas sociales para combatir la pobreza durante la administración de Enrique Peña Nieto.

“La secretaria Rosario Robles me comentó que en consulta con el secretario Videgaray le había propuesto contratar empresas privadas que proveerían servicios inherentes a la campaña de la Cruzada Nacional contra el Hambre, mediante la utilización de Universidades Públicas, ya que la Ley de adquisiciones lo permitía y a la vez facilitaba decidir a priori a los proveedores”.

En su declaración ministerial presentada el pasado mes de octubre, Zabadúa, asegura que Robles le instruyó operar el desvío de más de cinco mil millones de pesos.

“En dicha cita se entrevistaron en privado ambos secretarios, yo esperándolos en una sala de juntas anexa. Al salir y en tránsito de vuelta a la Sedesol, la secretaria Robles me indicó que por instrucciones del doctor Videgaray debía alguna de las subsecretarías de la Sedesol, en particular aquella a cargo de Javier Guerrero García, contratar una o varias empresas para poder cubrir un compromiso de campaña de cerca de mil millones de pesos que se les adeudaba a los dueños”.