NACIÓN

Acusa EU a Cárdenas Palomino y Pequeño García de nexos al narcotráfico

Ambos se desempeñaron como titular de la División de Seguridad Regional de la Policía Federal cuando Genaro García Luna era secretario de Seguridad

  • MARCOS MUEDANO
  • 30/07/2020
  • 15:42 hrs
  • Escuchar
Acusa EU a Cárdenas Palomino y Pequeño García de nexos al narcotráfico
Cárdenas Palomino fue titular de la División de Seguridad Regional de la Policía Federal entre 2010 y 2012, y sustituyó a Pequeño García. (Especial)

Los extitulares de las divisiones de Seguridad Regional y de Seguridad Regional de la extinta Policía Federal, Ramón Eduardo Pequeño y Luis Cárdenas Palomino, fueron acusados por un tribunal federal en Central Islip, Nueva York, de delitos de narcotráfico a favor del Cártel de Sinaloa.

Estos exfuncionarios de la administración de Felipe Calderón, cercanos al exsecretario de Seguridad Pública ahora detenido en Estados Unidos, Genaro García Luna, según la autoridad estadounidense, habrían colaborado a través de la recepción de sobornos, de acuerdo con información de reporteros del New York Times y ProPublica.

"Luis Cárdenas Palomino y Ramón Pequeno García, ex altos funcionarios de la ley mexicana que trabajaron bajo García Luna, están acusados de tres cargos de conspiración de tráfico de cocaína". 

De acuerdo con información difundida por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, Ramón Eduardo Pequeño y Luis Cárdenas Palomino recibieron sobornos multimillonarios, los acusados  permitieron que el Cartel de Sinaloa operara con impunidad en México".

 

En funciones

Cárdenas Palomino fue titular de la División de Seguridad Regional de la Policía Federal entre 2010 y 2012, y sustituyó en el puesto a Pequeño García, quien lo ocupó de 2008 a 2009. 

Pequeño sólo cambió de cargo dentro de la organización, fue nombrado director de la División Antidrogas, cuya misión era supervisar las unidades antinarcóticos y combatir a los cárteles de la droga como el de Los Zetas, organización en la que se centraban las inspecciones realizadas por la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés).

Por la atención sobre el cártel y Miguel Ángel y Omar Treviño, dos de los principales capos de la organización criminal– se suscitó la masacre de Allende, Coahuila, ocurrida en 2011.

Un agente de la DEA habría persuadido a un importante miembro de Los Zetas para obtener los números de identificación rastreables de los celulares de los hermanos Treviño, hecho por el que ahora no han sido señalados los exfuncionarios.

(djh)