APELLIDOS EN MÉXICO

El selecto apellido en México que lo portan menos de mil personas

De acuerdo con los datos arrojados por el INEGI, este apellido sólo lo portan 800 mexicanos

El INEGI dio a conocer el apellido más selecto en México.
El INEGI dio a conocer el apellido más selecto en México.Créditos: Cuartoscuro.
Escrito en NACIÓN el

Así como el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) ha informado sobre los apellidos más comunes en México, también dio a conocer el apellido más selecto.

De acuerdo con los datos arrojados por el INEGI, se trata del apellido Bacab, el cual lo portan únicamente 800 mexicanos.

Bacab proviene del nombre Bacabe, el cual es de origen yucateco, según su etimología viene de la aglutinación de dos palabras: Bake y be, que significan en el fondo del lugar apacible.

Tiene varios significados por todo el mundo, por ejemplo: rociador de agua, alrededor de la colmena, representante o rodeando el mundo.

Sin embargo, la definición otorgada por el pueblo maya para el término fue cargadores del año.

El origen del apellido Bacab

Bacab es un nombre genérico proveniente del maya yucateco, era empleado para poder referirse a las cuatro deidades prehispánicas de esa cultura las cuales habitaban en el interior de la tierra y en los depósitos de agua.

Su principal tarea consistía en sostener el firmamento, el culto a los bacabes predomino sobre la veneración a las deidades de las ciudades cercanas al Golfo de México.

Según la leyenda los bacabob eran cuatro hermanos a los cuales un dios los ubicó en los cuatro puntos cardinales para poder sostener el cielo ya que temía que se cayera. Sus nombres eran Hobnil (Sur), Cantzicnal (Este), Zac-cimi (Norte) y Hosan-ek (Oeste).

Cada uno de ellos custodiaba un punto cardinal y fueron asociados a los cuatro días finales del año, de tal forma que los relacionaron con los cuatro Chaaks o divinidades de la lluvia, también con los Pauahtuns, es decir divinidades de los vientos.

Cada Bacab tenía un amuleto que lo identificaba, el cual era un caparazón de tortuga, una tela de araña y dos clases de conchas, además de un color propio: rojo para el Este, blanco para el Norte, negro para el Oeste y amarillo para el Sur.

Para los yucatecos, los bacabob eran los hijos del dios creador Itzamna y de la diosa de la salud Ixchebelyax, poseyendo así un rol importante en la cosmológica asociada con Katun y Ahau. De acuerdo con el Chilam Balam, existían para evitar la destrucción del mundo.

A partir de que se les denominó como los patronos de los últimos cuatro días del año, los bacabes fueron importantes en las ceremonias de veneración. Eran consultados para solicitar buenas cosechas o clima, además los invocaban en rituales de sanación.

En la iconografía maya clásica generalmente se les representa acarreando un trono o el techo de una construcción, sobre todo en las escenas de la resurrección de algún dios maya.

Además, en Chichén Itzá pueden observarse muchas representaciones artísticas ubicadas sobre todo en las columnas de los templos. Los caracterizaban vestidos únicamente con un taparrabos en forma ovalada y como venerables ancianos de barba que les llegaba a la cintura.