CASO IGUALA

Caso Ayotzinapa: No hay indicios de que los 43 normalistas estén con vida

"Se confirma que no hay indicio alguno de que los estudiantes se encuentran con vida, por el contrario, todos los testimonios y evidencias indican que éstos fueron arteramente ultimados y desaparecidos", afirma Encinas

Encinas, en la presentación del informe sobre Ayotzinapa. Foto Cuartoscuro
Encinas, en la presentación del informe sobre Ayotzinapa. Foto CuartoscuroCréditos: Cuartoscuro
Por
Escrito en NACIÓN el

Alejandro Encinas, informó que de acuerdo con las investigaciones e interrogatorios a involucrados y testigos sobre el paradero de los estudiantes normalistas desaparecidos la noche del 26 de septiembre de 2014 apuntan a que no hay indicios de que estén con vida.

"Se confirma la identificación de 3 de los 43 estudiantes desaparecidos. Que no hay indicio alguno de que los estudiantes se encuentran con vida, por el contrario, todos los testimonios y evidencias indican que éstos fueron arteramente ultimados y desaparecidos".

La desaparición de los 43 estudiantes mexicanos de Ayotzinapa fue un "crimen de Estado" en el que estuvieron involucrados autoridades de todos los niveles y no hay indicios de que estén vivos, concluyó este jueves de forma preliminar la Comisión para la Verdad y Acceso a la Justicia del caso.

“La desaparición de los 43 estudiantes de la Normal Isidro Burgos de Ayotzinapa la noche del 26 al 27 de septiembre de 2014 constituyó un crimen de Estado en el que concurrieron integrantes del grupo delictivo Guerreros Unidos y agentes de diversas instituciones del Estado mexicano", declaró Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos del Gobierno, en una conferencia de prensa.

El funcionario presentó las primeras conclusiones preliminares de la comisión que creó en 2018 el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, sobre el caso de los 43 estudiantes que desaparecieron en Guerrero, estado del sur del país.

La comisión también concluyó “que autoridades federales y estatales del más alto nivel fueron omisas y negligentes" e, incluso, las acusó de "alterar hechos y circunstancias" para establecer una conclusión "ajena a la verdad".

“Sus acciones, omisiones y participación permitieron la desaparición y ejecución de los estudiantes, así como el homicidio de otras seis personas”, mencionó Encinas sobre las autoridades, incluyendo miembros del Ejército y de las policías locales.

El subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración también afirmó que 26 personas han fallecido o han sido asesinadas relacionadas con el Caso Iguala o Ayotzinapa, relativo a la desaparición de los 43 normalistas de la Escuela Normal Rural Isidro Burgos.

Encinas, en la presentación del Tercer Informe del caso Ayotzinapa, determinó que la desaparición de los 43 normalistas de #Ayotzinapa constituyó un crimen de Estado, donde incurrieron Guerreros Unidos y agentes de diferentes instituciones del Estado mexicano.

“Lo que más destaca es la entrega de la información que López Obrador solicitó a la vicepresidenta de EU, Kamala Harris, de las conversaciones con el grupo Guerreros Unidos” señaló.

"Se acredita plenamente la colusión de diferentes autoridades de gobierno con policías municipales y el grupo delictivo de guerreros unidos para desaparecer a los muchachos", indicó.

"UNA HISTORIA DIFERENTE"

En marzo de 2020, Olga Sánchez Cordero, entonces secretaria de Gobernación, afirmó en entrevista exclusiva con La Silla Rota que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador iba por sepultar la “verdad histórica”, como definió el exprocurador Jesús Murillo Karam al intento de carpetazo de caso de los 43 estudiantes de la normal de Ayotzinapa, desaparecidos desde la noche del 26 de septiembre de 2014. En sus palabras, será una “versión diferente”.

Incluso, la ahora senadora advirtió en entrevista con Roberto Rock, Jorge Ramos Pérez y Alfredo González, que si la Fiscalía encontraba elementos suficientes para armar carpetas de investigación sobre exfuncionarios se elaborarán, y puntualizó que en esta administración “no somos tapadera”.

Al preguntarle si habrá una narrativa distinta de la “verdad histórica”, la ministra en retiro dijo:

“La respuesta categórica es sí. Vamos a conocer, vamos a dar a conocer una historia diferente, sí. Sí…”

“Básicamente vamos a sacar lo que todas nuestras investigaciones, nuestros cruces de información, nuestros cruces de declaraciones porque no tienes idea de cómo tenemos diversidad en todas las declaraciones de la gente que ha sido privada de su libertad, la gente que ya salió absuelta por tortura, por tortura, que ese es todo un tema.

Por ello, advirtió el 11 de marzo de 2020, saldrán a la luz todas las investigaciones, cruces de información y de declaraciones.

“Tenemos líneas de investigación, que son diferentes, yo en lo personal con Alejandro Encinas hemos ido al Altiplano a entrevistarnos con gente que está privada de su libertad… Estamos cruzando toda la información y estamos cruzando todas las investigaciones que son muchísimas. Es un evento que ha lastimado mucho a nuestro país, es una deuda del Estado mexicano”, lamentó la secretaria de Gobernación”.

¿Qué fue lo que pasó la noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre del 2014?

LA NOCHE VIOLENTA

El 26 de septiembre de 2014 los estudiantes de la escuela para maestros rurales de Ayotzinapa desaparecieron cuando se dirigían a Ciudad de México para participar en una manifestación por el 2 de octubre.

Según la polémica versión del Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018), la llamada "verdad histórica", policías corruptos detuvieron a los estudiantes y los entregaron al cártel Guerreros Unidos, que los asesinó e incineró en el basurero de Cocula y tiró los restos en el río San Juan.

La Administración de López Obrador ha desmentido esa "verdad", al coincidir con familiares y con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y su Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), que señaló que los cuerpos no pudieron ser quemados en ese lugar.

El primer evento se detectó a las 21.30 horas del viernes 26, cuando los alumnos trataron de  hacerse con los vehículos de la central de autobuses de Iguala para viajar a la Ciudad de México con la intención de participar en los actos en memoria de la matanza estudiantil de Tlatelolco de 1968. 

(La mañana del 26 de septiembre, un grupo de estudiantes de la normal rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, intentaron apropiarse de un autobús del transporte público, cuando los pasajeros ya estaba en la arteria vehicular con su respectivo equipaje; la policía estatal evitó que se llevaran el automotor.

Después de salir de la central, son alcanzados por la policía municipal, que dispara contra los estudiantes. Pese al tiroteo, un vehículo logra arribar hasta el Palacio de Justicia de Iguala, de acuerdo con información reunida en el portal http://ayotzinapa.desaparecidos.mx/.

El sábado 27, la fiscalía de Guerrero reconoció que fueron policías los que dispararon a los estudiantes; mientras la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) abrió un expediente contra los ataques de la policía municipal. 

Ese mismo día, fue encontrado el cuerpo de uno de los 58 normalistas reportados como desaparecidos, al que le habían sacado los ojos y arrancado la piel de la cara.

Al día siguiente, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) detuvo a 22 miembros de la policía de Iguala, mientras se inició la búsqueda de los normalistas desaparecidos.

El 30 de septiembre, la fiscalía federal localizó a 14 de los 57 estudiantes supuestamente desaparecidos. En Iguala, el alcalde del PRD, José Luis Abarca, solicita separarse de su cargo para no entorpecer las investigaciones, desde este día, se desconoce el paradero del edil y de su esposa, vinculada al narcotráfico que controla la zona y posible futura candidata a las elecciones municipales.

PADRES DE LOS 43 NORMALISTAS, POSTURA

Luego de que el subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas, diera un mensaje en el que afirmó que no hay indicios de que los 43 normalistas estén con vida, los padres de los estudiantes pidieron tiempo para procesar la información que calificaron de compleja y dura.

“El día de hoy, las y los familiares de Ayotzinapa recibieron información relevante para llegar a la verdad. Por su complejidad y dureza la están analizando”, informaron en un comunicado.

Los padres de los normalistas resaltaron que “el informe reconoce que ha habido obstáculos militares y ministeriales” en la investigación por la desaparición de los 43 estudiantes de la escuela normal de Ayotzinapa.

“Fijarán postura cuando concluya su valoración y cuenten con la opinión de los expertos GIEI”, finalizó el comunicado.