MUNDO

Virgen a los 47 años tras sufrir múltiple abuso sexual, Matt busca su primera cita

Las secuelas del terrible abuso sexual que Matt sufrió durante su niñez fueron terribles; hoy, tras 40 años de traumas, busca rehacer su vida

  • REDACCIÓN
  • 15/05/2019
  • 14:58 hrs
  • Escuchar
Virgen a los 47 años tras sufrir múltiple abuso sexual, Matt busca su primera cita
Virgen a los 47 años tras sufrir múltiple abuso sexual, Matt busca su primera cita (Fotos: BBC)

Matt tenía una vida afortunada, vivía en una ciudad costera del suroeste de Reino Unido, tenía muchos amigos, dos hermanos mayores, parques en donde jugar y playas para pasar los fines de semana.

Sin embargo, su vida cambió por completo cuando apenas tenía ocho años. Entrevistado por la BBC, Matt relata como el múltiple abuso sexual que sufrió aquellos años lo dejó marcado para siempre.

LEE ADEMÁS: La historia detrás del inquietante "manual para pedófilos"

Matt jugaba futbol en su ciudad natal. En una ocasión, tras finalizar un partido, acudió a un baño público, donde fue seguido por dos hombres.

Uno de ellos lo felicitó y le dijo que él los había saludado desde el campo de futbol, sin embargo, Matt no los conocía y negó dicho gesto.

Los sujetos insistieron, lo llamaron mentiroso y lo amenazaron asegurando que informarían a su entrenador sobre su comportamiento.

Entonces, uno de los hombres dijo tener un fuerte dolor en la zona de la entrepierna; el otro culpó a Matt del dolor, le dijo que él había herido los sentimientos de su compañero.

Le sugirieron a Matt frotar la zona de la ingle del sujeto “adolorido” para que se sintiera mejor. El niño sabía que eso no estaba bien, así que comenzó a llorar.

Ambos abusadores le insistieron a Matt, quienes a través de la constante presión convencieron al menor. El abuso sexual comenzó.

LEE ADEMÁS: Fernando Martínez, el otro sacerdote pederasta de los Legionarios de Cristo

La víctima recuerda que esa noche no podía dormir y que tampoco pudo ingerir alimento, se sentía confundido y culpable. No le podía contar a nadie porque los sujetos lo habían culpado de lo sucedido, se sentía responsable.

El infierno no acabó ahí, en los siguientes 18 meses Matt fue abusado sexualmente en más de 30 ocasiones en baños públicos y hasta en un departamento, donde ambos sujetos incluso sumaron a otros hombres y niños.

Matt no podía hacer nada al respecto, se sentía amenazado, sabía que si no obedecía las cosas empeorarían, tenía un constante miedo. Todo terminó hasta que los abusadores lo dejaron de buscar.

Las secuelas fueron duras. De ser un niño feliz, paso a ser un menor serio que incluso llegó a arrancarse parte de su abundante melena rubia.

PUEDES LEER: Los políticos vinculados con la red de pederastia en “Los Demonios del Edén”

Durante su adolescencia, las consecuencias del abuso fueron más marcada, tenía miedo a tener pareja, a tener intimidad sexual, daba por hecho que el sexo era incómodo y terrible.   

Cuando una mujer tenía interés en él, Matt la rechazaba, aunque le gustara, sabía que iba a haber un problema cuando quisiera sexo.

Del futbol pasó al rugby, deporte que le ayudó a canalizar sus sentimientos, principalmente su rabia.

Pero no solo fue el deporte, el alcohol también formó parte de su escape. Comenzó a beber a los 15 años, para los 17 ya robaba para conseguir alcohol.

Su alcoholismo fue fatal, perdía la conciencia, le daban temblores y hasta palpitaciones. En una ocasión tuvo una alucinación donde Hitler, Stalin y Mussolini estaban de pie junto a su cama.

A los 20 años, luego de tocar fondo, se unió a alcohólicos anónimos, donde comenzó a reparar su vida.  

Por primera vez comenzó a hablar sobre su abuso sexual. Fue al psicólogo y este le recomendó que le contara a sus padres, primero le contó a su hermana, luego ya pudo hacerlo propio con sus padres. Luego, Matt recibió ayuda de varias formas de terapia y viajó a India y Brasil.

No fue fácil. Le tomó 20 años más superar los abusos sexuales, a reconocer el daño del que fue víctima, olvidar las amenazas de los pedófilos y deshacerse del odio y la venganza.

Ahora, a sus 47 años de edad, ayuda a otros que han pasado por experiencias similares, y está considerando unirse a una campaña para ayudar a los niños a saber dónde acudir si son víctimas de abuso.

Temeroso aún por su inexperiencia sexual, más allá del abuso, así como por su alcoholismo, Matt tomó valor para hacerse un perfil y entrar en el mundo de las citas por internet.

Varios amigos le han ayudado en este proceso, lo califican como atractivo, encantador, inteligente y divertido; tiene, además, una exitosa carrera en gestión teatral.

Luego de consolidar el perfil, Matt recibió algunas respuestas prometedoras, ahora está listo para su primera cita. Esta será en un café con una mujer con quien siente que tiene mucho en común.

No sabe qué va a decir, como van a salir las cosas, pero en el fondo reconoce que este es un gran paso para él.

Con información de la BBC

rgg