MUNDO

Todo sobre la muerte de turistas estadounidenses en República Dominicana

En un año, seis turistas de Estados Unidoshan muerto en la isla caribeña, las circunstancias son muy parecidas

  • THE NEW YORK TIMES
  • 17/06/2019
  • 15:33 hrs
  • Escuchar
Todo sobre la muerte de turistas estadounidenses en República Dominicana
Seis turistas estadounidenses muertos en un año en hoteles de República Dominicana. (Web)

Desde hace un año, en República Dominicana se ha registrado la muerte de seis turistas provenientes de Estados Unidos. Las similitudes en los fallecimientos han levantado sospechas entre los familiares.

Los turistas muertos son Yvette Monique Sport, de 51 años; David Harrison, de 45; Robert Wallace (67); Miranda Schaup-Werner, de 41 años de edad; Nathaniel Edward Holmes, de 63 años; y Cynthia Ann Day, con una edad de 49.

LAS MUERTES

El primer caso se dio en junio de 2018, cuando Yvette Monique Sport falleció de un paro cardiaco. De acuerdo con Felecia Nieves, hermana de la fallecida, la finada tomó una bebida alcohólica del minibar en su habitación de hotel, el cual se ubica dentro del centro vacacional Bahia Prince. Ya no despertó de la siesta que tomó.

Para julio del año pasado, en las instalaciones del Hard Rock Hotel & Casino Punta Cana, se registró la muerte de David Harrison. Además de paro cardiaco, el acta de defunción muestra edema pulmonar -acumulación de fluido en los pulmones- como causas del fallecimiento.

En pasado abril, Robert Wallace murió en el mismo hotel. La familia también apunta que los problemas con el hombre comenzaron luego de tomar una bebida del minibar de la habitación donde se hospedaba.

En cuanto al caso de Miranda Schaup-Werner, ocurrido este 25 de mayo, en el hotel Luxury Bahia Principe Bouganville, la causa apuntada también es un paro cardiaco.

Días después, fueron hallados muertos Nathaniel Edward Holmes y Cynthia Ann Day en el Grand Bahia Principe La Romana. La pareja que hace poco se había comprometido murió por edema pulmonar.

LOS HOTELES

La cadena Bahia Prince es donde se han encontrado a cuatro de los seis muertos. En tanto el hotel Luxury Bahia Principe Bouganville está menos de cinco minutos a pie, del Grand Bahia Principe La Romana. En tanto el Hard Rock se ubica al otro extremo de la isla.

Por su parte, la cadena Bahia Principe afirma que los reportes forenses son impresisos, sin embargo se comprometía a colaborar con las autoridades para esclarecer los hechos.

Hard Rock Hotels & Casinos también declaró estar “profundamente afligidos por estos dos incidentes desafortunados”, además de extender sus condolencias a las familias Harrison y Wallace.

LAS AUTORIDADES DOMINICANAS

En torno a lo ocurrido, la Procuraduría General de la República Dominicana y la Policía Nacional Dominicana se encuentran investigando las muertes. No obstante, los funcionarios de turismo restan importancia a la situación.

Francisco Javier García, ministro de Turismo, se refirió a las muertes como hechos aislados, al tiempo que afirmó que la isla es un destino seguro para los turistas.

“Se trata de situaciones que pueden suceder en cualquier país, en cualquier hotel del mundo”, comentó. “Es lamentable, pero suele suceder”.

La dependencia otorgó un plazo de 60 días a los hoteles para instalar cámaras de seguridad.

LAS AUTORIDADES ESTADOUNIDENSES

En tanto, el Departamento de Estado de EU, aseguró que “las autoridades dominicanas han solicitado la asistencia del Buró Federal de Investigaciones (FBI) para un análisis más profundo de toxicología”. Los resultados de dichos estudios podrían demorar cerca de un mes.

En cambio, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades afirman que no han recibido solicitud alguna de ayuda por parte de las autoridades de República Dominicana.

LA TEORÍA

Los síntomas que presentaron los turistas antes de morir corresponden a un envenenamiento, posiblemente accidental, explica Tom Inglesby, director del Centro para la Seguridad en Salud de Johns Hopkins.

“Es poco común que los viajeros mueran por causas desconocidas como estas y tener una cifra elevada de casos similares en un periodo relativamente corto es alarmante, impactante y triste”, menciona Inglesby. “Es algo que los investigadores deberían poder esclarecer”.

Sin embargo consideró “inadmisible e inexplicable” que los reportes toxicológicos no hayan sido liberados o terminados.

djh