MUNDO

Teorías conspirativas y memes sobre el cáncer mataron a Sean

Cuando le diagnosticaron cáncer a Sean las quimioterapias le daban el 50% de probabilidad de vencerlo, las rechazó y buscó otras alternativas

  • REDACCIÓN
  • 30/07/2020
  • 12:25 hrs
  • Escuchar
Teorías conspirativas y memes sobre el cáncer mataron a Sean
Teorías conspirativas y memes sobre el cáncer mataron a Sean (Foto BBC)

Aimee y Sean se conocieron en una organización juvenil en Liverpool, Inglaterra. Ambos amantes de la música, al poco tiempo comenzaron una relación sentimental. 

"Solíamos hacer juntos pequeños conciertos con mi coro y la banda de música de Sean. Nos lo pasábamos en grande, así fue como lo conocí: a través de la música", relata Amiee a la BBC.

Todo cambió para la pareja cuando a Sean le diagnosticaron un linfoma de Hodgkin por segunda vez. Él había sufrido el mismo cáncer cuando tenía 17 años, pasó meses con quimioterapia

Los médicos le dijeron a Sean que tenía el 50% de posibilidades de sobrevivir a largo plazo si se sometía a quimioterapia

Sin embargo, leyendo en internet, Sean se enteró que podría curarse del cáncer haciendo una desintoxicación y cambiando su estilo de vida, así evitaría los agotadores efectos secundarios de la quimioterapia. Comenzó a hacerlo rechazando la quimioterapia

FOTO: BBC

Al poco tiempo de realizó escáneres termográficos, es decir, imágenes que muestran mapas de calor del cuerpo que mostraban menos calor, lo que significaba menos radiación y, por lo tanto, menos cáncer

"Me tranquilizaron un poco, así que hasta que no ingresó en el hospital yo pensaba que estaban funcionando", cuenta Amiee a la BBC.

Todo era mentira. La desintoxicación y los escáneres no eran ni tratamientos, ni parámetros aceptados por los especialistas para combatir el cáncer

En enero de 2018, Sean fue trasladado de emergencia al hospital, el cáncer ahí seguía, nada había cambiado, el contrario, había empeorado. 

"Estaba muy, muy enfermo, visiblemente enfermo. Pero como yo había estado junto a él tanto tiempo no podía verlo. Una amiga me dijo: 'Aimee, Sean no tiene muy buen aspecto'.", dijo la novia del joven.

FOTO: BBC

Continuó: "Yo solía responder cosas como, '¡oh! es la reacción de Herxheimer', lo cual significa que vas a peor antes de ir a mejor. Eso es lo que se decía en muchos foros de medicina alternativa".

"Hasta que no llegamos al hospital y nos dijeron, 'a lo largo de este año, cuando pensaban que [el linfoma] se estaba reduciendo, en realidad estaba creciendo', no me di cuenta de que no había funcionado", lamenta Aimee.

Los médicos encontraron un tumor del tamaño de una toronja en el estómago de Sean y otros tres más por su cuerpo. 

Sean no resistió. Murió en enero de 2019. Tenía 23 años.

La idea de tomar ese tratamiento, que a la larga terminó con la vida de Sean, vino de Internet.

"La industria farmacéutica no crea curas; crea CLIENTES", se lee en este meme: FOTO: BBC

Aimee y Sean comenzaron a ver incontables videos de YouTube y documentales, y a escuchar conferencias. Ingresaron en foros y comunidades de Internet dedicadas a "curar el cáncer de forma natural".

"Yo no lo apoyaba ni tampoco su madre, pero poco a poco nos absorbimos por completo en este mundo", explica Amiee.

Sean se hizo vegano, probó el aceite de cannabis y comenzó a hacerse enemas de café para tratar de curarse a sí mismo. 

Todo su proceso lo documentó en Facebook y obtuvo un gran número de seguidores.}

Comenzaron a ver memes sin referencias sobre su origen compartidos en la comunidad online que se convirtieron en fuente de ideas para tratamientos.

Por ejemplo: "Las cerezas neutralizan la acidez en el cuerpo y matan células cancerígenas", se lee en una publicación de Instagram.

"Mata de hambre al cáncer", se lee en esta infografía. En los gráficos se recomienda no comer carne procesada, ni azúcar, ni edulcorante, ni lácteos, ni organismos genéticamente modificados, ni aceites hidrogenados. FOTO: BBC

Aimee dice que creían en esa información de Internet no respaldada científicamente porque era parte de la esperanza de que Sean superara el cáncer.

"De cierta manera nos estábamos agarrando a ello. Era tan convincente la forma en la que estaba escrito y cómo hablaban de ello personas carismáticas... Eran muy buenos y simplemente parecía verdad", confiesa Amiee a la BBC..

Ahora, Aimee siente mucha rabia por los dos años en los que su novio pudo haber recibido tratamiento real y no lo hizo.

"Lamentaba la vida que podríamos haber tenido juntos, pero también trataba de ser fuerte por él y de no mostrar que me sentía triste [...] El mundo de las terapias alternativas se aprovecha de las personas cuando están en su punto más vulnerable", menciona Amiee.

En sus últimos momentos, Sean no quería que Amiee lo visitaba, se veía y sentía tan mal que se avergonzaba que lo vieran así.

"Tenía una cama de hospital en casa, yo le agarraba la mano y trataba de hablar sobre cualquier cosa para distraer su mente [...] Él siempre solía pedirme que le diera masajes porque estaba muy muy dolorido. Y yo bromeaba preguntándole cuándo me iba a dar masajes él a mí", cuenta Amiee.

En julio del año pasado, seis meses después de la muerte de Sean, Aimee escribió un mensaje en Instagram: "Mis opiniones sobre los tratamientos alternativos contra el cáncer han cambiado, creo que le costaron la vida a Sean".

Aimee quiere advertir sobre los peligros de la desinformación: "Solo quiero que la gente realmente piense en la historia de Sean. Hay que hacer algo sobre las terapias alternativas y la información falsa en internet porque es muy peligroso".