MUNDO

Sánchez presenta programa de Gobierno en medio de polémica con socios

Unidas Podemos exige al PSOE respetar los 3.7 millones de votos que obtuvieron pues no quieren ser “un mero decorado”

  • EFE
  • 22/07/2019
  • 14:16 hrs
  • Escuchar
Sánchez presenta programa de Gobierno en medio de polémica con socios
Pedro Sánchez, presidente en funciones, al fondo. Pablo Iglesias, al frente, líder de Unidas Podemos en el primer día de debate de investidura. (EFE)

MADRID.- El líder socialista español, Pedro Sánchez, presentó este lunes al Congreso un programa de gobierno social y progresista, en una sesión ante la Cámara en la que se evidenció las grandes discrepancias existentes con Unidas Podemos (UP) para formar un gobierno de coalición.

Sánchez empleó casi dos horas en explicar a la Cámara su plan, que definió como progresista, feminista y ecologista, y destinado a "volver a modernizar y transformar España".

En él no hubo ni referencias directas a la situación del separatismo en Cataluña, ni al programa que negocia con UP, y sólo casi al final les llamó a sumar lo que tienen en común como partidos de izquierdas.

"Nada que merezca la pena es fácil, y lo que tenemos delante merece mucho la pena", dijo Sánchez a la formación liderada por Pablo Iglesias.

Unidas Podemos (42 legisladores) negocia con el Partido Socialista (PSOE, 123 diputados sobre 350) la formación del primer Gobierno de Coalición de la historia reciente de España.

El pasado viernes, Iglesias anunció que estaba dispuesto a dar un paso al lado y no ser ministro si a cambio los socialistas cedían competencias proporcionales a los votos que su coalición obtuvo en las elecciones generales del 28 de abril.

"Respeten a nuestros 3.7 millones de votantes y no nos propongan ser un mero decorado porque no lo podemos aceptar", dijo Iglesias a Sánchez en una dura intervención en la que le retó a decir ante la Cámara "que es lo que les ha ofrecido" a cambio de apoyar su investidura.

El líder de UP, que fue vetado la semana pasada por Sánchez como condición para negociar, le advirtió que su partido no puede aceptar ser un "mero decorado" en un Gobierno de coalición.

"Cuando los españoles votan a diferentes fuerzas políticas quieren que nos pongamos de acuerdo. Si quisieran que su partido gobernara solo le habrían dado mayoría absoluta", recalcó.

Iglesias también reprochó a Sánchez que haya pedido la abstención del conservador Partido Popular (PP) y de Ciudadanos (C's, liberales) para facilitar su investidura "cuando ni siquiera hemos acabado de negociar".

En el programa presentado ante el Congreso, Sánchez urgió a poner en marcha reformas económicas, tecnológicas, ambientales, educativas y sociales para inscribir a España en la transformación digital global y reducir las desigualdades sociales.

En cuestiones sociales, Sánchez propuso aumentar el salario mínimo; modernizar la legislación laboral para tener en cuenta el impacto de la tecnología en el trabajo; y garantizar el sistema de pensiones públicas y el empleo digno.

También colocar a España "liderando" en Europa la revolución digital, "limitando el poder" de los grandes monopolios tecnológicos y encabezando "la lucha contra el cambio climático" para lo que prevé que el país sea neutro en sus emisiones de carbono hacia 2050.

La consecución de una "igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres" centró otro de los capítulos del discurso de investidura, en el que recalcó que España es un "referente mundial del feminismo".

También propuso legalizar la eutanasia e impulsar medidas de reparación a las víctimas de la guerra civil española (1936-1939) y de la dictadura franquista (1939-1975).

En política exterior, defendió el compromiso de España con la unidad de Europa y el proyecto de una Unión Europea "capaz de competir con otras potencias", y señaló que la relación con China es "uno de los dilemas estratégicos más importantes de nuestro tiempo".

Sánchez no se refirió directamente al separatismo de Cataluña, pero sí advirtió de que los independentistas de cualquier región van contra la Historia y el proceso de integración europea, que busca derribar las fronteras y no crear otras nuevas.

La escasa mención a Cataluña en su discurso fue también criticada por el líder del PP, Pablo Casado, y el de C's, Albert Rivera, que reiteraron a Sánchez su negativa a la investidura y le reprocharon sus tratos con el independentismo.

La sesión se cerró con la intervención de Santiago Abascal, en representación del partido de ultraderecha Vox, que por primera vez entra en el Congreso español.

El debate continuará mañana antes de la votación en la que Sánchez necesitará mayoría absoluta (176 votos a favor de los 350 diputados de la Cámara). Si no los consigue el jueves habría una segunda votación, en la que el candidato socialista solo necesitaría mayoría simple.

JGM