MUNDO

Rígidos ‘hipócritas de doble vida’: Francisco

El Papa Francisco advirtió contra la rigidez en la Iglesia católica, aseguró que se utiliza esa cualidad para tapar “enfermedades”

  • NOTIMEX
  • 05/05/2017
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Rígidos ‘hipócritas de doble vida’: Francisco
Foto tomada de la web.

El Papa Francisco advirtió hoy contra la rigidez en la Iglesia católica, aseguró que se utiliza esa cualidad para tapar “enfermedades” y sostuvo que el camino cristiano implica sufrimiento y cruz.

En la homilía de su misa matutina, en la capilla de la residencia vaticana de Santa Marta, el pontífice recordó la historia de san Pablo que, antes de convertirse, era un “rígido honesto” que quería encarcelar cristianos, pero respetaba a los niños.

Precisó que tras su encuentro con Jesús y con su “lenguaje de mansedumbre”, Saulo de Tarso, como también era conocido san Pablo, cambió de vida.

“Hoy en la Iglesia tantos han caído en la tentación de la rigidez. Algunos son buenos, pero otros no. Existe quien usa la rigidez para cubrir debilidades, pecados, enfermedades de la personalidad y para dar bastonazos: hipócritas de doble vida”, constató.

Pidió rezar por los "rígidos-honestos" que tienen celo, pero hierran, y por los rígidos hipócritas de la doble vida, de los cuales Jesús decía: “Hagan lo que dicen, pero no lo que hacen”.

Más tarde, durante un encuentro con seminaristas y sacerdotes residentes en el Colegio Rumano de Roma, el pontífice habló sobre otra “peligrosa tentación” en la Iglesia: la de “acostumbrarse a la mediocridad”, de “contentarse de una vida normal, donde todo sigue adelante sin impulso y sin ardor”.

Sostuvo que, con esa actitud, “tarde o temprano se termina por ser custodios celosos del propio tiempo, de las propias seguridades, del propio bienestar”.

Según el pontífice, el riesgo de caer en una vida plana está ligado a la pérdida de la memoria del propio pasado.

Estableció que un pastor, por ser “discípulo configurado a Cristo que ha dado la vida hasta el final, no puede permitirse hacer pactos con una vida mediocre o de adaptarse a situaciones sin arriesgar nada”.

Por eso, llamó a los clérigos a custodiar la memoria y cultivar la esperanza. “Custodiar la memoria no es simplemente recordar el pasado, sino poner las bases para el futuro, un futuro de esperanza”, dijo el Papa.