MUNDO

Republicanos buscan reducir ayuda federal a desempleados de EU

Los republicanos del Senado estadounidense planean contrarrestar una propuesta para reducir el beneficio semanal de desempleo de 600 a 200 dólares

  • REDACCIÓN
  • 27/07/2020
  • 15:29 hrs
  • Escuchar
Republicanos buscan reducir ayuda federal a desempleados de EU
Más de 30 millones de personas dependen de los beneficios de desempleo, que vencen esta semana. (FOTO: ARCHIVO)

WASHINGTON.- El Senado de Estados Unidos se encuentra en la última fase de las negociaciones del segundo paquete de estímulo para reactivar la actividad económica del país, después del primer plan de asistencia que entró en vigor en marzo tras el impacto de la pandemia del coronavirus, informó este lunes el asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow.

Los republicanos del Senado proponen reducir el beneficio semanal de desempleo de 600 a 200 dólares como parte de su próximo plan, ya que desde la Casa Blanca, la bancada conservadora y el sector privado se ha criticado que a algunos estadounidenses se les pague más por estar en casa que por regresar a sus trabajos.

Se espera que la legislación incluya también una nueva ronda de cheques de 1,200 dólares para todos los habitantes regulados del país y varios paquetes de ayudas para escuelas, empresas y seguros de salud.

"Estos son ajustes técnicos a las fórmulas. No quiero predecir cuándo será, pero están en conversaciones finales mientras hablamos", dijo Kudlow en declaraciones a los periodistas en la Casa Blanca.

En principio, la medida no contiene dinero de ayuda para los gobiernos estatales y locales, una demanda de los demócratas, que prefieren que esos líderes tengan acceso a un fondo de 150,000 millones ya aprobado en marzo.

Tampoco parece, según fuentes conocedoras del asunto citadas este lunes por el diario The Washington Post, que la nueva ley contenga un recorte fiscal, una opción que el presidente estadounidense, Donald Trump, había puesto encima de la mesa al principio de las conversaciones.

Pese a que la medida podría ser aprobada en el Senado en las próximas semanas, la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, también tiene que dar su visto bueno antes de llegar al escritorio de Trump.

IMPACTO DE REDUCIR EL MONTO

Un estudio realizado por investigadores en Yale publicado el lunes mostró que los trabajadores que recibieron más beneficios de desempleo que su salario anterior regresaron a sus trabajos a la misma tasa que aquellos que obtuvieron menos del desempleo que su salario.

Más de 30 millones de personas dependen de los beneficios de desempleo, que vencen esta semana.

La gran mayoría no tiene más opción que quedarse en casa ya que la cantidad de desempleados estadounidenses es más de tres veces mayor que la cantidad de vacantes.

Aunque hay poca evidencia para respaldar la afirmación republicana de que los beneficios de desempleo mejorados han dificultado que las empresas recuperen trabajadores, varios análisis han demostrado que el gasto adicional de personas desempleadas ha ayudado a apuntalar la economía en medio de una caída en el gasto de esos aun con empleo.

Mark Zandi, economista jefe de Moody's Analytics, proyectó que reducir los beneficios federales de desempleo de $600 a $200 dólares le costaría a la economía casi 1 millón de empleos para fin de año y aumentaría el desempleo en un 0.6%.

"Si bien esta interfaz de usuario mejorada es solo una de las muchas formas en que los legisladores han ayudado a los hogares en apuros durante la pandemia, dejar que caduque o incluso renovarla en una cantidad menor será un golpe significativo para la economía", escribió Zandi.

"Con el desempleo todavía firmemente en dos dígitos y aparentemente listo para aumentar, independientemente de lo que hagan los legisladores ahora, esto parecería una mala elección de política".

PRIMER PAQUETE DE AYUDA

En caso de aprobarse, este paquete de ayuda sería la segunda acción desde el Congreso para ayudar a reactivar la economía del país.

En marzo, EU aprobó un paquete de estímulo económico de 2.2 billones de dólares, el mayor de la historia moderna del país, con el objetivo de contrarrestar los efectos de la pandemia del coronavirus.

Ese paquete de estímulo fue el triple del puesto en práctica en 2008 tras el estallido de la crisis financiera, que ascendió a 700,000 millones de dólares.

La reapertura gradual de la economía de Estados Unidos se reflejó en una disminución de 2.2 puntos porcentuales en el índice de desempleo, que en junio alcanzó el 11.1% con la creación de unos 4.8 millones de puestos de trabajo, una cifra sin precedentes en la historia del país.

Sin embargo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió este mes que el repunte de casos de la covid-19 es el "principal riesgo" que enfrenta la economía de Estados Unidos, para la cual pronostica una contracción del 37 por ciento interanual en el segundo trimestre.

En su informe anual sobre la economía del país, conocido como Artículo IV, el organismo internacional advirtió que, incluso con el apoyo estatal sin precedentes que ha tenido lugar hasta ahora, la caída del PIB será de 6.6 por ciento para todo el 2020.