MUNDO

“Quizá a las niñas fresas les gustan los malos”: exnovia de un Barrio 18

Hebe fue señalada en un asesinato derivado de la guerra de las pandillas tras la separación de la Mara Salvatrucha; ello le costó saldar una condena en prisión

  • REDACCIÓN
  • 02/04/2019
  • 19:00 hrs
  • Escuchar
“Quizá a las niñas fresas les gustan los malos”: exnovia de un Barrio 18
Un tatuaje salvó a Hebe de seguir en prisión. (Ilustrativa)

El noviazgo que Hebe (nombre solicitado para conservar su anonimato) sostuvo durante 7 meses con un pandillero de la banda Barrio 18 de El Salvador, le valió pasar cierto tiempo en prisión luego de que su ex novio la vinculara en un asesinato en el que nada tuvo que ver.

La cárcel de los milagros, donde los pandilleros se vuelven cristianos

En la navidad de 2014, se reportó la desaparición de un hombre que, según testigos, habría recibido amenazas por parte de los Barrio 18. Sin embargo fue hasta 2016 que su cuerpo fue hallado al fondo de un barranco.

En dicho caso, “El Testigo” un pandillero que entró al programa de testigos protegidos de la justicia salvadoreña, señaló a Hebe de haber sido partícipe del homicidio derivado de la guerra de las pandillas tras la separación de la Mara Salvatrucha.


Luego de que la mujer se retirara del lugar, con la ayuda de otros dos integrantes de la 18 ahorcaron al rival en cuestión.

La historia de Hebe

Luego de que fue inculpada en el caso del asesinato del pandillero, Hebe fue arrestada. Los delitos que se le imputaron fueron los de homicidio y agrupaciones ilícitas. Su estancia en prisión fue de mes y medio en los retenes de la policía, tres meses en prisión preventiva y ocho meses más con la obligación de tener que acudir a un juzgado cada 15 días.

No obstante, Hebe asegura que para 2014 aún no se había enamorado de “El Testigo”.

De acuerdo con lo informado por BBC Mundo, ella y su ex novio se conocieron de niños, pero fue hasta 2016 que se reencontraron. Posteriormente se agregaron a Facebook y el resto es historia. Comenzaron a salir.

Quizá a las niñas fresas les gustan los malos. Yo decía: Uy, no, yo no voy a andar con uno de esos jamás, ¿va? Pero los jamases llegan” declara Hebe ante el cuestionamiento de por qué se fijó en un pandillero.

Maras, la nueva pesadilla de los empresarios del sur de México

Con el paso del tiempo, comenzaron a vivir juntos. Hebe aceptó que la pandilla Barrio 18 subsidiara sus gastos para vivir. Toda la familia de ella aceptó la relación, la madre guardaba el dinero, al mes eran cerca de 750 dólares, más del doble del salario mínimo de El Salvador; el hermano hacia favores a la banda, lo que le costó también ser señalado por “El Testigo” y el padre toleró que su hija anduviera con un pandillero.

La salvó un tatuaje

El 16 de agosto de 2018, ante un juez Hebe tuvo la oportunidad de interrogar a “El Testigo”. Para demostrar que mentía, ella hizo la única pregunta que delataría a su exnovio:  “¿Tenés un 18 en el pecho?”, cuestionó. “Sí”, le respondió. “Gracias, eso es todo”, concluyó Hebe.

Desde ese día Hebe fue conocida públicamente como la novia negada del pandillero que vendió a los suyos.

djh