MUNDO

¿Quién fue Ross Perot, el multimillonario que quería ser presidente de EU?

El excéntrico multimillonario estadounidense Ross Perot, falleció este martes a los 89 años tras no poder superar la leucemia que padecía desde hacía unos meses

  • EFE
  • 09/07/2019
  • 15:08 hrs
  • Escuchar
¿Quién fue Ross Perot, el multimillonario que quería ser presidente de EU?
El multimillonario de Texas murió durante la madrugada de este martes en la ciudad de Dallas, informó el portavoz de la familia, James Fuller, a varios medios locales. (Especial)

El excéntrico multimillonario estadounidense Ross Perot, quien se postuló a la Presidencia de Estados Unidos como independiente en dos ocasiones en la década de 1990, falleció este martes a los 89 años tras no poder superar la leucemia que padecía desde hacía unos meses.

El multimillonario de Texas murió durante la madrugada de este martes en la ciudad de Dallas, informó el portavoz de la familia, James Fuller, a varios medios locales.

De acuerdo con la misma fuente, el magnate fue diagnosticado con leucemia en febrero y una infección secundaria en marzo casi acaba con su vida.

Perot, cuyas biografías siempre destacan que fue un multimillonario que se hizo a sí mismo, nacido en Texarkana en 1930, en el este Texas, donde solía mencionar que su primer trabajo a los 8 años fue como repartidor del diario local, el Texarkana Gazette, mismo que marcó su futuro de emprendedor empresarial.

Tras graduarse en la academia naval de EU, comenzó a trabajar en la década de 1950 como comercial de IBM, compañía en la que rápidamente ascendió en el organigrama gracias a sus habilidades como vendedor.

Insatisfecho con la falta de oportunidades, así fue como se convirtió en uno de los hombres más ricos del país al fundar en 1962 la empresa de servicios informáticos Electronic Data Systems Corp, siendo uno de los pioneros de ese sector.

Posteriormente, vendió su compañía a General Motors por 2,500 millones de dólares.

El empresario creó en 1988 otra compañía, Perot Systems, que lideró hasta 2004 cuando cedió el testigo a su hijo y pasó a ocupar la plaza de presidente honorífico.

En 1992, Perot saltó al escenario nacional al presentarse a la campaña presidencial como candidato independiente contra el entonces presidente republicano George H.W Bush (1989-1993) y el candidato demócrata Bill Clinton (1993-2001), que finalmente se impuso en los comicios.

Sin embargo, el multimillonario texano obtuvo cerca del 19% de los votos, el mayor porcentaje para un candidato independiente en 80 años.

El amplio apoyo que recibió Perot provocó que los republicanos le culpasen por la derrota de Bush padre, que no pudo ser reelegido.

Cuatro años más tarde, en 1996, volvió a presentarse con un programa ultraconservador a las elecciones presidenciales al frente del Partido de la Reforma de EU y recibió el 8,4 % de los votos.

Perot y su mujer, Margot, tuvieron cinco hijos y 16 nietos.

El "Bill Gates de los 60" que desafío el bipartidismo de EU

Ross Perot, quien se convirtió en un rostro conocido en todo el mundo por desafiar el bipartidismo estadounidense en las elecciones de 1992, encarnó la fábula del sueño americano al pasar de una infancia humilde en Texas a convertirse en multimillonario a los 30 años.

"Vimos convertirse a papá en el Bill Gates de 1960. Como le digo a mis hijos, Fortune dijo que fue el 'Texano que se hizo más rico, más rápido nunca", explicó su hijo Ross Perot Jr., en una entrevista con el diario Dallas Morning News el pasado año.

Además de sus dos intentos de convertirse en el presidente de Estado Unidos, también fue muy crítico con la Primera Guerra del Golfo Pérsico y la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), con México y Canadá, que finalmente entró en vigor en 1994 y del que vaticinaba que sería la ruina de Estados Unidos.

Los historiadores políticos consideran que la candidatura de Perot fue la responsable del triunfo de Clinton y le costó la reelección al republicano H.W. Bush.

Pero, al darse cuenta que sus ganas por liderar el gobierno estadounidense no iban a prosperar, Ross abandonó la política nacional y se centró en sus negocios y su familia, así como en labores filantrópicas, especialmente para causas médicas y de apoyo a los veteranos de guerra. 

El multimillonario dividía su tiempo entre su mansión en Dallas y su casa de campo en Lake Texoma, en la frontera entre Texas y Oklahoma; mientras que sus inviernos los pasaba en su residencia vacacional de las islas Bermudas.