MUNDO

¿Qué pasó con James, el gato de Assange, luego de su detención?

Esto es lo que se sabe sobre la mascota que acompañaba al activista Julian Assange en su asilo político en Londres

  • REDACCIÓN
  • 11/04/2019
  • 14:24 hrs
  • Escuchar
¿Qué pasó con James, el gato de Assange, luego de su detención?
Julian Assange y su gato James (Especial)

Julian Assange, fundador de Wikileaks, no estaba solo durante su asilo político en la embajada de Ecuador en Londres: su gato James lo acompañó desde que se mudara en 2012.

Sin embargo, James no vivía más con su dueño en el momento en que la policía británica lo arrestara este jueves, pues había sido retirado semanas antes por voluntad del hacker.

Por lo menos el gato se salvó. Sí fue entregado, no sé si a un amigo pero salió ya de la embajada, posiblemente semanas antes", declaró el abogado del activista australiano Carlos Poveda tras la detención de su cliente.

Un medio londinense asegura que Assange renunció voluntariamente a su gato en noviembre de 2018, cuando la embajada ecuatoriana modificó el reglamento de conducta y obligaba al australiano a alimentar a su mascota y mantener su espacio limpio.

Lo anterior, con la amenaza de que, si no cumplía, enviarían al gato a un refugio.

TE PUEDE INTERESAR: Paso a paso: el caso WikiLeaks y la detención de Assange

Indignado por la amenaza, pidió a sus abogados que llevaran a su gato a un lugar seguro. Ahora el gato está con la familia de Assange. Se reunirán en libertad”, contó la activista Hanna Jonasson en su cuenta de Twitter.

El gato James era conocido en redes sociales porque solía ser captado por la prensa cuando se asomaba desde la ventana de la embajada. También porque tenía una cuenta de Twitter donde Assange subía fotos del gato y de las visitas que tenía, como el caso del cineasta Michael Moore.

Assange fue arrestado este jueves a petición del gobierno estadounidense, que lo acusa por conspiración por acceder a información clasificada del gobierno.

cmo