MUNDO

Para los gobiernos, migrantes "no somos más que materia prima en beneficio de sus carreras políticas"

Tras la victoria electoral del partido conservador en Australia, la esperanza de los migrantes en centros detención se diluye hasta intentar suicidarse

  • THE NEW YORK TIMES
  • 01/07/2019
  • 10:14 hrs
  • Escuchar
Para los gobiernos, migrantes no somos más que materia prima en beneficio de sus carreras políticas
Este diario ilustra la desesperación que viven los migrantes en los centro de detención. (Especial)

Manus y Nauru son dos islas que el gobierno de Australia utiliza como medida de control del flujo migratorio, debido a los centros de detención extraterritoriales de migrantes emplazados en dichos lugares; sin embargo, organizaciones especialistas en derechos humanos consideran la existencia de estos centros como una violación a leyes internacionales. 

“Es difícil saber cuántos casos graves hay de personas que tratan de acabar con sus vidas o que piden ayuda”, destaca la directora de Human Rights Watch en Australia, Elaine Pearson. “Las personas están muy preocupadas de que se olviden de ellas por completo”, agregó.

Los intentos de suicidio registrados en los centro de detención para migrantes encuentran su razón a raíz de la derrota electoral del Partido Laborista en los pasados comicios legislativos de mayo, el cual representaba la esperanza de flexibilizar las estrictas políticas migratorias con las que cuenta el gigante oceánico. 

En adición, pese al acuerdo firmado durante la presidencia de Barack Obama -de recibir a más de mil migrantes dentro de territorio australiano, Estados Unidos ha rechazado las solicitudes de reasentamiento de aproximadamente trescientos refugiados en Manus y Nauru. 

En Maurus, isla ubicada dentro de Papúa Nueva Guinea, se encuentran detenidos cientos de hombres afganos, iraníes y de otros países. 

Estas son las historias que guardan estas “islas para migrantes” desde las pasadas elecciones del 18 de mayo:

20 de mayo

“Estamos muy devastados con los resultados de la elección”; escribió Shamindan Kanapathi, de 28 años, un refugiado proveniente de Sri Lanka, al momento de saber sobre la victoria del partido conservador, al que se afilia Scott Morrison, primer ministro de Australia. “Estamos muy decepcionados”, refirió a instituciones defensoras de los migrantes

Tras dicho triunfo, dentro del centro de detención de Maurus se registraron seis intentos de suicidio. De la cifra, cuatro fueron trasladados a un hospital, en tanto los otros dos fueron arrestados por intentar prenderse fuego al interior de sus habitaciones. 

29 de mayo

Para dicha fecha aumentan los intentos de suicidio, hasta llegar a los solicitantes de asilo refugiados en Papúa Nueva Guinea, por lo que el hospital principal de Manus -una clínica de un solo piso a la que le falta equipo hospitalario- comienza a rechazar a personas autolesionadas. 

Con el fin de mantener a salvo a los cerca de 490 solicitantes de asilo en Papúa Nueva Guinea, el gobierno de Australia aumentó el número de patrullas en las inmediaciones del centro de detención. 

3 de junio

“Hace poco, un iraní se autolesionó con un corte un poco más profundo en la mano y perdió demasiada sangre”, detalla un mensaje de texto enviado por el esrilanqués Kanapathi. 

“Un sudanés también se causó daño esta noche”.

8 de junio

Abdul Aziz Muhamat, de 25 años, un refugiado de Sudán que ha pasado seis años en Manus, anuncia a través de su cuenta de Twitter que se le ha otorgado asilo en Suiza. 

10 de junio

“¡Caray! Hace tan solo unos cuantos minutos un hombre muy deprimido se prendió fuego. Creo que es una situación muy grave”: Kanapathi.

16 de junio

Con el argumento de prevenir la llegada de criminales a Australia, Peter Dutton, ministro de Asuntos Interiores y quien está a cargo de la supervisión y protección fronteriza, asegura que desde el gobierno se analiza revocar la llamada ley Medevac, de reciente aprobación, con la que los migrantes de Manus y Nauru pueden tener acceso a tratamiento médico en Australia.

“Quiero reducir el número a cero en ambas islas (…) pero no quiero traer a gente peligrosa aquí”, afirmó el funcionario, al tiempo que aseguró que 531 migrantes que ocuparon alguna de las islas, ya han sido trasladados a Estados Unidos.

21 de junio

“Mientras el ministro de Asuntos Interiores pasa el tiempo argumentando a favor de revocar el proyecto de ley Medevac, la situación en Manus se sale de control”, menciona Ian Rintoul, portavoz de la Coalición de Acción por los Refugiados, en referencia al caso de un solicitante de asilo proveniente de India, quien se prendió fuego en su habitación tras habérsele negado la atención médica que necesitaba. 

24 de junio

Un solicitante de asilo en Manus publica imágenes de unos rayos X que muestra que un hombre se tragó un cortauñas.

25 de junio

Se revela un contrato de otorgación directa a la firma de seguridad de bajo renombre Paladin. El acuerdo firmado con las autoridades asciende a 20,9 millones de dólares australianos (14,6 millones de dólares) al mes. 

Debido a ello, el primer ministro de Papúa Nueva Guinea, James Marape, exigió tener el control local del contrato lucrativo para dirigir los centros de refugiados en Manus.

26 de junio

Autoridades de Australia y Papúa Nueva Guinea extienden el contrato de Paladin, con una cifra cercana a los 100 intentos de suicidio en los centros de detención.

No importa cuál empresa tenga el contrato, una compañía local o una empresa extranjera, nuestra situación será la misma”, comentó el solicitante de asilo Kanapathi. “Tanto el gobierno australiano como el de Papúa Nueva Guinea están jugando con nuestras vidas. Para ellos no somos más que materia prima que se usa en beneficio de sus carreras políticas, mientras estamos en el suelo luchando por nuestras vidas”.




djh