MUNDO

“Nos violaba, luego nos confesaba”: Monjas relatan abusos de sacerdote

Durante cinco años, un clérigo apodado “Santito” abusó sexualmente de al menos tres monjas

  • REDACCIÓN
  • 20/12/2019
  • 11:45 hrs
  • Escuchar
“Nos violaba, luego nos confesaba”: Monjas relatan abusos de sacerdote
“Nos violaba, luego nos confesaba”: Monjas relatan abusos de sacerdote (Foto Especial)

Tres monjas denunciaron al sacerdote Manuel Pascual, apodado el “Santito”, de haber abusado sexual y psicológicamente de ellas durante cinco años.

Durante un reportaje, transmitido en el canal Telenoche, las tres mujeres relatan los abusos de las que fueron víctimas de este clérigo detenido de Buenos Aires, Argentina.

"Nos violaba y después, con el hábito puesto, nos confesaba. Así, durante cinco años"

El cura las tenía totalmente sometidas y sus actos estaban respaldados por las autoridades clericales, las monjas de las que abusaba solo podían confesarse con él.

“La vocación es algo sagrado, algo que no se toca y esta personas nos tocó en lo más profundo del ser que es la vocación”, comienza relatando una de las monjas víctimas.

Una de las monjas cuenta que el abuso comenzó cuando inició su formación veía gestos demasiado cariñosos con las demás hermanas y cuando ella habló con “Santito” de dichos comportamientos él calificaba a las monjas de “locas” y que estaban “faltas de cariño”.

“Tenía palabras como ‘no, yo quiero verte desnudita’ o cosas así. Cuando yo le decía que eso no correspondía, él me decía: ‘vos tenés que desnudar tu alma, porque estás muy cerrada’. Siempre el problema era yo”.

El cura aprovechaba las charlas privadas sobre espiritualidad que tenía con cada una de las monjas para abusar sexualmente de ellas.

Una de las monjas menciona que regularmente se hablaban de temas personales en las que ella terminaba llorando, situación que Manuel Pascual aprovechaba para hacer todo tipo de contacto físico incómodo y prolongado.

La iglesia tenía una propiedad en Capitán Sarmiento, llamada “La Ermita”, donde el cura realizaba retiros espirituales, las monjas eran llevada con el padre bajo el argumento de que lo ayudaran con las labores, sin embargo, ahí también fueron víctimas del sacerdote.   

“Él me vino a buscar a la cocina, me puso en la mano un vaso de whisky […] me llevó a dos sillones y me dijo que no pasaba nada si yo me quería desnudar y masturbarme delante de él, si le pedía a él desnudarse y tocarlo no pasaba nada que era muy normal […] él siempre trataba que tuviéramos sexo”.

La monja recuerda que esa noche terminó durmiendo un rato en la cama del cura, este la tomó de la mano y así pasaron hasta el amanecer.

“A mí me tocó ir en septiembre de 2016. A la noche me invitó a cerrar la tranquera de la casa, estaba todo oscuro... en un momento determinado me tomó tan fuerte de la mano que no pude soltarme. Sentí mucho miedo”, relata otra de las religiosas.

Cuando las víctimas lo encaraban, este solo se quedaba callado o las acusaba de que ellas estaban enamorados de él.

“Una vez yo le pregunté si estaba enamorado de mí, pero él no decía nada, me confundía y decía que yo sí estaba completamente enamorada de él. Es un psicópata”.

Las víctimas aseguran que le contaron lo sucedido a la madre superiora, pero que esta no hizo nada y que incluso insinuó que se dejaran abusar.

“Una vez le rogué a la madre superiora que no me mandara al campo con el sacerdote y me volvió a llamar, me dijo que dejara que pase lo que tenía que pasar, que el padre era bueno”.

Las mujeres hicieron la denuncia tanto penal como clerical, donde dicen que se sintieron revictimizadas por las autoridades tanto civiles como religiosas.

“Hicimos la denuncia civil y la denuncia canónica. Hace poco me llamaron a declarar como si esto fuera un complot. Nos preguntaban qué ganábamos nosotras”.

Hoy el sacerdote Manuel Pascual está preso y podría ser condenado hasta a 40 años de prisión.

rgg