MUNDO

"No se trata de un gobierno, es una dictadura": opositor cubano desde Madrid

La plataforma ciudadana "Archipiélago" decidió convocar una marcha cívica esta semana

  • EFE
  • 18/11/2021
  • 14:55 hrs
  • Escuchar
"No se trata de un gobierno, es una dictadura": opositor cubano desde Madrid
(Foto: Efe)

MADRID.- El líder opositor cubano Yunior García Aguilera, promotor de la marcha cívica contra el Gobierno de Cuba, aseguró este jueves en Madrid que no ha pedido asilo en España y que volverá a su país, pero justificó su salida de la isla porque "si el régimen cubano me quita la voz, ellos hubieran ganado".

"Volveré a Cuba cuando se me pase la rabia", dijo García Aguilera en una multitudinaria rueda de prensa en Madrid, en la que relató las presiones que ha sufrido por parte del Gobierno cubano y las razones que le llevaron a él y a su mujer a salir de Cuba con un visado de turista y viajar a España, a donde llegó este miércoles.

"La razón por la que tuve que salir es porque si me quedo allí probablemente no me iban a llevar a prisión, ellos no querían convertirme en un símbolo. Si me condenaban o mataban me convertían en un símbolo. Ellos necesitaban silenciarme, anularme como persona, bloquearme mentalmente, que me desestabilizara y casi lo logran", explicó el líder opositor cubano.

Las presiones a las que se vio sometido desde que su plataforma ciudadana "Archipiélago" decidió convocar la marcha cívica por un cambio en la isla fueron tantas que "en los últimos tiempos si he dormido dos horas es demasiado, porque ha sido demasiado el acoso".

"Si yo me quedaba en Cuba con todo ese dolor, con toda esa rabia, me iba a convertir en lo mismo que critico. Alguien tiene que decir lo que pasa allí, por esa razón vine. Necesitaba curarme, para estar bien, para sopesar las cosas, volver a mi centro y buscar el equilibrio y sobre todo volver a retomar la lucha cuando mi vida y la de mi esposa no corran peligro", subrayó.

También reconoció que iba a recibir "ataques de incomprensión" por parte de otros compañeros disidentes, "pero sentí que no podía quedarme callado".

 

70 AÑOS SIN DEMOCRACIA

García Aguilera lamentó que su país "vaya a cumplir 70 años sin democracia, desde el golpe del general Batista. Las promesas de la revolución jamás se cumplieron. Ha sido una larga historia con dictadura a pesar de que los gobiernos eran opuestos, pero básicamente tenemos lo mismo o peor".

"Hemos vivido, por lo menos desde el campo artístico, la censura, la exclusión, la discriminación, la despersonalización del individuo. A todo aquel que se atreva a disentir del Gobierno lo han convertido en una no persona", dijo.

Relató que la idea de formar una plataforma cívica surgió tras una reunión con el cantautor Silvio Rodríguez, con quien tuvo "un diálogo fraterno" a pesar de sus diferencias, en el que llegaron a varios puntos en común: "Silvio entendió que manifestarse es un derecho y que tenía que hacer algo por la libertad de los presos, pero no pudo serlo ni aún siendo Silvio Rodríguez".

"Pertenecíamos a generaciones diferentes pero esos 70 minutos demostraron que es posible un diálogo. Y ese diálogo no se pudo tener jamás con el Gobierno, porque no se trata de un gobierno, se trata de una dictadura y si alguien tiene problemas con esa palabra también está la palabra tiranía", añadió.

También planteó si realmente hay un gobierno de izquierda en Cuba: "No, la mayoría de los jóvenes que hemos llevado a cabo estas acciones somos progresistas, creemos en la justicia social y estamos luchando por los derechos de todos los cubanos sin excluir a nadie, sin embargo el régimen se comporta como una casta totalmente conservadora que no tiene ningún ideal progresista"

"En cuba hay tres armas que la dictadura ha usado para confundir a la comunidad internacional: una es el embargo, el arma preferida del régimen, la excusa perfecta. Otra es el mercado de la solidaridad, bastante lujoso para el régimen y muy doloroso para cooperantes, médicos o deportistas que hacen estas misiones donde el estado los despoja de prácticamente todo su salario y las usa como un acto político".

Y como tercera señaló a "la llamada izquierda, que no tiene nada que ver con el Gobierno. Son una causa casi feudal que vive en el lujo mientras que al resto de la población le exige sacrificio".

 

ACABAR CON LA IDEA ROMÁNTICA DE CUBA

Por eso, el líder opositor pidió acabar con la idea romántica que todavía queda de la isla, ya que "es una dictadura", y el matrimonio entre el Gobierno y el pueblo "se ha convertido en un matrimonio fallido".

"La revolución devoró a sus hijos y a sus nietos", dijo, y denunció que "un régimen que viola los derechos humanos tenga una silla en la comisión de derechos humanos (de la ONU). Es inaudito".

"Si el mundo sigue aplaudiendo ese espectáculo de mal gusto voy a perder mi fe en la humanidad", concluyó. 

 

ACV