MUNDO

"No por ser Nueva York estamos bien, aquí no existe sistema de salud"

"Es un mito creer que por ser Estados Unidos el sistema de salud y el Estado es mejor que México", David, mexicano que reside en Nueva York

  • DIANA JUÁREZ
  • 31/03/2020
  • 19:54 hrs
  • Escuchar
No por ser Nueva York estamos bien, aquí no existe sistema de salud
"Me preocupa más el dinero que mi salud", mexicana en Nueva York (Foto: EFE)

En México todos tienen acceso a servicios médicos, pueden ir a un centro de salud o mínimo a un Simi donde la consulta médica es muy accesible, comentan David y Daniela, dos jóvenes mexicanos que decidieron estudiar un posgrado en la ciudad de Nueva York en Estados Unidos.

"Si a nosotros nos llega a dar covid-19 ya saldrá con paracetamol, caldito de pollo y limón con miel", dice Daniela para La Silla Rota, quien fue a estudiar una especialidad. "No nos podemos dar el lujo de ir al doctor, mínimo gastaríamos de 600 a mil dólares con todo y medicina", señala.

"Muchos creen que porque estamos en Estados Unidos estamos mejor, pero no es así, ese es un mito. En Nueva York hay mucho dinero, mucho trabajo, pero así como lo tienes, así se va, si un día te paras, te quedas sin nada", cuenta David, quien fue aceptado en una maestría en la Universidad de Nueva York.

En Estados Unidos no existe un sistema de salud, hace poco se dio a conocer que el personal médico estaba utilizando bolsas de basura como batas porque éstas ya se habían acabado, cuenta David. "Si hubiera salido en México, se hubiera dicho, ´México como siempre, estamos en la ruina, vean en el IMSS, el Gobierno´.  Es un mito pensar que Estados Unidos es parte del primer mundo. Aquí no es Canadá, donde sí hay un sistema de salud", manifestó.

"La gente de aquí considera que hubiera sido mejor tomar medidas a tiempo que estar en take out and delivery (servicio para llevar y recoger) por dos meses o mes y medio", cuenta Daniela, quien a veces trabaja para un restaurante de comida mexicana.

Para los mexicanos, el Gobierno de Nueva York se tardó en tomar medidas de precaución a diferencia de México. "Un día dijeron que había un caso, después 10, 20, 100, 250, y después te das cuenta que durante 15 días estuviste llevando una vida normal mientras el virus se expandía", señala David.

"Me preocupa más el dinero que mi salud"

 

La caída del peso ha beneficiado a los estudiantes mexicanos que radican en Nueva York, pese a que sus horas de trabajo se han reducido.

"Mi mayor preocupación es el dinero. En México debo seguir pagando mis cosas, aquí sólo tengo los gastos de servicios", señala Daniela.


Pese a las medidas de aislamiento, se ha generado un ambiente de solidaridad. Los caseros de Daniela y David les dijeron que no se preocuparan por la renta, los apoyarían hasta que se restableciera la situación económica.

Los jefes del restaurante donde trabajaban, eran dueños de dos establecimientos, decidieron cerrar uno. La comida que sobró, se las regalaron. "Es la primera vez que hacemos mole, pues por la comida no nos preocupamos, no falta alguien que nos regale algo", dice Daniela.

"Si te quedas encerrado te las crees mucho, pero si sales te das cuenta que también hay gente que está haciendo una vida bastante normal", cuenta David.


En el Bronx vive mucha comunidad latina, africana y del caribe, quienes acostumbran a "estar en bolita", sales a los parques y ves a los jóvenes de 15 y 17 años jugando en las canchas, como si no pasara nada.

 

"La policía te puede decir que considera que lo que estás haciendo no está bien y te recomienda irte a tu casa, pero no es un toque de queda. Se debe entender que Nueva York es como la Ciudad de México, una cosa es ver una imagen de la colonia Polanco y otra es verlo en Milpa Alta", aclara David.

"Los latinos tenemos súper arraigada la desconfianza hacia los gobiernos, yo platiqué con gente de la cocina, decía ´son mamadas del gobierno´, es gente que no cree, no va acatar las medidas. A diferencia del rigor con el que actuaron los asiáticos".


"Aquí, los ricos desaparecieron de la ciudad hace tres semanas, muchos de los estudiantes también se fueron. Además de la extensión, hay que entender cómo está compuesta esta ciudad, cómo es su higiene, cuántas comunidades hay, para los latinos es súper difícil aislarse, somos gente que salimos a las calles y hacemos bolas, a diferencia de los europeos que son muy aislados. Nueva York es muchas ciudades a la vez", exclama David.