MUNDO

Niels Högel, el enfermero que mató a más de 100 pacientes porque estaba "aburrido"

Inducía paros cardíacos a los internos para poder reanimarlos y recibir el reconocimiento de sus compañeros

  • REDACCIÓN
  • 04/06/2019
  • 19:42 hrs
  • Escuchar
Niels Högel, el enfermero que mató a más de 100 pacientes porque estaba aburrido
Niels Högel inducía paros cardíacos a los pacientes. (Especial)

Niels Högel es el mayor asesino en serie de Alemania desde la Segunda Guerra Mundial. Es enfermero y está acusado de matar a más de 100 pacientes "porque se aburría en el trabajo".

Este jueves, la justicia alemana emitirá su veredicto en el caso. Högel ya está cumpliendo cadena perpetua por la muerte de otros seis pacientes.

Högel nació el 30 de diciembre de 1976 en Wilhelmshaven y se convirtió en enfermero, como su padre, a los 19 años. A finales de 1999 empezó a trabajar en el hospital de Oldenburgo y a principios de 2003 en el de la ciudad vecina de Delmenhorst.

Se le consideraba como una persona simpática y calificada. Sus colegas afirmaron sin embargo más tarde que se sentían "alterados" por la frecuencia de los fallecimientos cuando él estaba de servicio.

En 2015, Högel ya había sido acusado de matar a 37 pacientes y condenado a cadena perpetua por doble asesinato, dos intentos de asesinato y dos casos de lesiones graves a pacientes ingresados en la unidad de cuidados intensivos en el hospital de la ciudad de Delmenhorst, próxima a Bremen.

El enfermero llegó a declarar que lo hizo porque se "aburría" mucho en el trabajo y también reconoció que buscaba las alabanzas del resto del equipo médico.

La Fiscalía acusa a este alemán de 41 años de suministrar medicamentos a los pacientes en el hospital de Oldemburgo y en el de Delmenhorst, en Baja Sajonia, desde el año 2000 hasta 2005.

El enfermero desencadenaba fallos cardíacos o colapsos circulatorios, tras los cuales acudía raudo a reanimar al paciente y quedaba como un héroe ante sus compañeros de trabajo, aunque en muchos de los casos, como ha quedado demostrado, la reanimación no era exitosa.

"El hecho de que fuera alabado por su perfecta técnica y su "saber cómo", le hacía repetir y repetir los hechos en busca de este reconocimiento", dice el psiquiatra Karl Beinem, asesor del juicio.

En concreto, el informe fiscal considera que se le puede atribuir la muerte de 62 personas en Delmenhorst y otros 38 casos en Oldemburgo, lo que lo convierte en uno de los mayores asesinos en serie de la historia alemana.

Durante el juicio, tras reconocer su responsabilidad global por las 100 muertes, dijo finalmente estar seguro de haber "manipulado" a 43 pacientes, no acordarse de otros 52 y negó ser responsables en cinco casos, creando confusión y frustración entre las familias de las víctimas.

El juicio también tuvo que esclarecer cómo fue posible que Niels Högel matara a tanta gente durante cinco años sin ser detenido, más aun teniendo en cuenta que el número de fallecimientos y el elevado uso de productos para el corazón no pasaron desapercibidos.

JGM