MUNDO

Mujeres en el poder, el reto pendiente de Estados Unidos en elecciones

Una mayoría de hombres estadounidenses, y poco más del 40% de las mujeres estadounidenses, todavía no están "muy cómodos" con la idea de una presidenta

  • REDACCIÓN
  • 28/07/2020
  • 21:23 hrs
  • Escuchar
Mujeres en el poder, el reto pendiente de Estados Unidos en elecciones
Falta que Biden escoja quien sería su vicepresidenta. (Imagen en Pixabay )

Desde la sorpresiva pérdida de Hillary Clinton ante Donald Trump en las elecciones presidenciales de 2016 hasta el fracaso del Partido Demócrata para elegir una candidata femenina este año, a pesar de la abundancia de mujeres calificadas, ver a una mujer en la presidencia de Estados Unidos se sigue viendo lejos, de acuerdo el New York Times.

Aunque hay abundante evidencia de que las mujeres pueden ganar elecciones en las carreras electorales, una mayoría de los hombres estadounidenses, y poco más del 40 por ciento de las mujeres estadounidenses, todavía no están "muy cómodos" con la idea de una presidenta.

¿Podría una vicepresidenta ayudar a cambiar esta situación problemática? plantea la filósofa Kate Manne en el diario, quien señala que si bien hay razones para considerar la selección pendiente de Joe Biden de una compañera de carrera femenina, como un paso en la dirección correcta, en última instancia es pequeña.

Y lejos de desafiar los prejuicios prevalecientes contra las mujeres poderosas, una vicepresidenta femenina las reforzaría de alguna manera.

 A las mujeres, dice, se les permite tener poder, siempre que ese poder se despliegue de formas que no amenacen a un orden patriarcal, al servicio de un presidente masculino, por ejemplo.

Incluso Donald Trump se siente cómodo al tener mujeres en puestos de considerable poder y autoridad cuando actúan como sus subordinadas y le sirven con deferencia. Pero es probable que Trump sea cruel, incluso por sus estándares ciertamente sombríos, cuando una mujer lo cruza, lo frustra o lo desafía, al igual que con mujeres periodistas como Weijia Jiang, Abby Phillip y Megyn Kelly, la última de las cuales dijo que tenía sangre saliendo de sus ojos y su "donde sea", después de su duro interrogatorio sobre su historia de misoginia.

Aun así, incluso Trump permitirá el poder de una mujer, siempre y cuando ella no lo amenace y se mantenga obediente y leal.

Ser obediente y leal al presidente es la esencia misma de la vicepresidencia. Por ejemplo cuando Biden se disculpó con el presidente Barack Obama por hablar a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo antes de que Obama anunciara su cambio de política.

Hay un entendimiento tácito de que un vicepresidente debe ser indefectiblemente favorable y respetuoso con el presidente. Una vicepresidenta en sí misma no representa una amenaza real para el patriarcado.

La investigación también muestra que los prejuicios prevalentes contra una mujer en el poder se disuelven si se la percibe como excepcionalmente comunal, es decir, excepcionalmente orientada a ayudar y servir a los demás.

PREFERENCIA POR LOS HOMBRES

En un estudio de 2004 sobre tales prejuicios, los investigadores hicieron que los participantes evaluaran dos archivos de personal para un vicepresidente de ventas en una compañía de aviones.

Cada archivo estaba marcado como "James" o "Andrea", y los dos archivos similares se alternaban, lo que significa que, en promedio, los participantes recibieron información idéntica sobre los dos empleados.

El estudio encontró que Andrea fue juzgada menos competente que James por un 86% de los participantes, a menos que se incluyera explícitamente evidencia de que ambos habían sobresalido en sus roles.

En ese caso, Andrea fue juzgada menos agradable que James por el 83% de las personas. En particular, estos sesgos de género se demostraron en los jóvenes (eran estudiantes universitarios) y eran igualmente frecuentes en hombres y mujeres.

¿Cómo puede una mujer en una posición de liderazgo dominada por los hombres tener éxito, dada la realidad de tal prejuicio? Un estudio adicional proporciona una respuesta.

Cuando se incluyó información que describía a Andrea como altamente competente y comunal, amable, cariñosa, considerada con sus empleados, estos prejuicios desaparecieron, e incluso se invirtieron, en algunos casos.

De repente, ella fue considerada aún más agradable que James, y tan deseable como un jefe. Para James, por otro lado, la inclusión de dicha información no hizo ninguna diferencia.

¿La lección? La combinación de ser mujer y ser poderosa puede hacerse agradable, pero para ser así, debe ser percibida como comunal, como una jugadora de equipo y enfocada en apoyar a otras personas. Y eso se parece mucho a la descripción del puesto del vicepresidente.

VICEPRESIDENTA PARA BIDEN

En general, el compromiso de Biden de que una vicepresidenta sirva bajo su mando no es revolucionario. Le correspondería a él permitirle desempeñar más que un papel simbólico en su administración, una posición sólida en la línea que el mismo Biden mismo ocupó bajo el presidente Obama.

Dicho esto, una vicepresidenta de Biden podría terminar jugando un papel enorme en el futuro del Partido Demócrata, no solo por sus propios logros, sino también por el hecho de que, dada su edad, Biden probablemente sea un presidente de un solo mandato.

Así esta vicepresidenta podría terminar siendo la próxima nominada al Partido Demócrata y la líder por defecto del partido; incluso podría encontrarse inesperadamente asumiendo el papel de presidente.

El campo de las posibles contendientes incluye a Elizabeth Warren, Kamala Harris, Stacey Abrams, Karen Bass, Susan Rice, Val Demings y Tammy Duckworth.