MUNDO

"Muchos de mis mejores amigos están muertos o en silla de ruedas por las drogas"

La generación del 2000 de la secundaria Minford es el reflejo de la epidemia de opioides que sufre EU, prácticamente todos sufrieron directa o indirectamente por las drogas

  • REDACCIÓN
  • 03/12/2019
  • 15:16 hrs
  • Escuchar
"Muchos de mis mejores amigos están muertos o en silla de ruedas por las drogas"
"Muchos de mis mejores amigos están muertos o en silla de ruedas por las drogas" (Foto NYT)

Hace casi una década, poco más de un centenar de jóvenes ingresaban a la secundaria Minford, en la zona rural de Minford, Ohio, en Estados Unidos, sin saber que ese mismo lugar seria el escenario de toda una epidemia de opioides, era la generación del 2000.

Cuatro años antes, en 1996, Purdue Pharma introdujo a Estados Unidos la Oxicodona, un fuerte analgésico opioide que tiene efectos similares a la heroína y a la morfina.

Gran parte de la generación del 2000, por diversas circunstancias, comenzó a ingerir Oxicodona con receta, luego se percataron que si aumentaban las dosis se sentían mejor, posteriormente que si la molían y la inhalaban por la nariz el efecto era más rápido, además, si la combinaban con alcohol los efectos de acentuaban, finalmente, la recomendaban a sus amigos.

Para muchos, lo que comenzó como una aventura de fin de semana se transformó rápidamente en una dependencia, una adicción que comenzó alrededor de los 15 años.

The New York Times trató de contactar a los 110 miembros de la generación del 2000, sin embargo, solo 49 fueron entrevistados.

De estos, 15 aseguraron una adicción actual o anterior a los opioides, al menos 37 tienen familiares que están lidiando con una adicción, 10 dijeron que fueron arrestados o encarcelados por delitos relacionados con su adicción, mientras que tres miembros de la clase murieron por sobredosis o por causas relacionadas con las drogas. Estas son sus historias.

Ashley Moore era animadora de la secundaria Minford, relató al diario estadounidense que la Oxicodona apareció primero en las fiestas cuando estaba en el tercer año, sin embargo, ésta salió de las fiestas para ingerirse en lugares cotidianos, como la escuela.

"La Oxicodona acaba de aparecer en las fiestas alrededor del tercer año. La gente quería probarlo. Fue divertido. Luego, los niños lo ingerían en el estacionamiento antes de la escuela. En el último año era muy común".

Moore no detalló si probó esta u otras drogas, sin embargo, refirió que su hermana se volvió adicta y que está en recuperación.

Jonathan Whitt era parte del equipo de golf de la secundaria, ingirió por primera vez dicho analgésico a los 15 años, sostiene que vendían la píldora a tres dólares y que para los 19 ya era todo un adicto que, junto a sus amigos, buscaba Oxicodona en botiquines y baños.

"Comencé a ver muchas píldoras alrededor de los 15 años y me dije que nunca las tomaría. Pero los niños vendían Oxys en la escuela por $ 3 la píldora. Cuando tenía 19 años, estaba buscando en todos los botiquines y baños. Todos mis amigos cercanos, todos nos convertimos en drogadictos".

La adicción se hizo peor para Whitt, a los 28 años comenzó a ingerir heroína, ha sido encarcelado al menos 10 veces y ha realizado múltiples períodos de rehabilitación, actualmente lleva cuatro años en recuperación.

Christopher Henry llegó a la segundaria Minford hasta el segundo año, nunca consumió Oxicodona, pero relata como los niños le pedían píldoras luego que fuera sometido a una cirugía, estos pensaban que había recibido dicho medicamento como parte del tratamiento.

"Saliendo con algunos compañeros de clase, un niño se me acercó, me preguntó sobre mi cirugía y luego me preguntaron si tenía pastillas para agregar a la colección. Le dije que no y él se fue a un grupo pequeño, comenzó a repartir píldoras".

Henry trabajó durante 10 años atendiendo farmacias donde, asegura, a menudo les robaban analgésicos opiáceos, como la Oxicodona.

Miranda McGinnis fue reina del equipo de Futbol Americano, nunca se drogó, pero relató lo común que era ver a sus compañeros ingiriendo Oxicodona, apareciendo al poco tiempo casos de sobredosis entre los estudiantes.

"Mi primer encuentro con las drogas fue un día en el almuerzo. Estaban esnifando pastillas en las gradas. No tenía idea de que la gente incluso inhalaba pastillas. Mi amigo dijo que la inhalaban para drogarse más rápido. Entonces comenzaron a tener sobredosis. Antes de darme cuenta, las personas que estaban en la escuela secundaria drogándose solo para ser geniales, tenían un problema real".

Jake Bradshaw era miembro de los equipos de futbol y béisbol hasta que comenzó a hacerse dependiente de la Oxicodona a tal grado de gastar 400 dólares diarios.

"Las consecuencias comenzaron a suceder en la universidad. En este punto, dependía físicamente de Oxicodona".

El analgésico opiáceo lo llevó a la heroína y la cocaína, estuvo en varias ocasiones tanto en rehabilitación como en la cárcel. Fundó el blog "Humanos de la adicción" y ahora está trabajando en la industria del tratamiento de drogas.

Melissa Pace era parte del coro de la secundaria, era adicta a la Oxicodona, misma que le era recetada legalmente por un doctor luego de haber sufrido un accidente automovilístico.

"Noté que si tomaba dos pastillas en lugar de una, mi día era un poco mejor. El doctor siguió prescribiéndolos, seguí tomándolos".

Pace ahora es una paramédica y ha tratado a varias de sus antiguos compañeros de clase por sobredosis.

Ralph Boggs era parte del equipo de jugaba béisbol y baloncesto, tras un accidente automovilístico, le presentaron la Oxicodona comenzando así su adicción.

"Tuve un accidente automovilístico en el '99 y el médico me recetó Vicodin líquido, pero alguien me presentó la Oxicodona cuando tenía 21 años. Fui a un bar cuando tenía 23 años, drogado me metí en una pelea y estuve siete años en la penitenciaría. Cuando salí, me mantuve alejado de todos. Eso fue lo que me salvó".

Boggs se dice "limpio" y confiesa que al menos 10 de los miembros de su familia han sido adictos a las drogas.

Melissa Kratzenberg tocaba en la banda de música y era parte del club de arte, se hizo adicta a las píldoras a tal grado que dice olvidar gran parte de lo que sucedió en la secundaria debido al estado en el que se encontraba.

"No recuerdo mucho de la escuela secundaria porque estaba en mal estado con las drogas. En el último año, me di cuenta de que tenía un problema. Tenía un buen amigo en la escuela secundaria que me ayudó a superarlo".

Daniel Bravo que era miembro del club de idiomas y de los equipos de fútbol y béisbol, comenzó a usar drogas cuando tenía unos 12 años, pasó un tiempo en prisión, hasta que sufrió una sobredosis mortal en junio de 2018, tenía un hijo.

Su hermana, Dawnielle Bravo, relata: "Solo recuerdo haber recibido esa llamada. Lo llaman sobredosis [...] Perdimos cinco en tres meses. Lo más loco es que nunca perdimos a nadie significativo hasta que me puse sobrio, luego todos comenzaron a morir".

Varios miembros de la familia Bravo siguen siendo adictos, y Dawnielle ha estado en recuperación durante cuatro años.

Lee Easter jugó en los equipos de béisbol y fútbol de la escuela secundaria. Comenzó a fumar marihuana cuando tenía nueve años y se volvió adicto a los opioides en su primer año. Pronto comenzó a vender drogas, incluida la cocaína y la heroína. A los 30 años una mezcla de analgésicos y whisky le provocaron un accidente. Lleva tres años en recuperación.

"Voy a reuniones de recuperación todos los miércoles. Les cuento historias sobre mi adicción y cómo tuve la voluntad de limpiarme. Pero siento culpa de diferentes maneras, por compartir y ofrecer a las personas que conozco han ido demasiado lejos. Hasta el día de hoy le pido perdón a Dios".

Kasey Boone jugaba fútbol y estaba en el musical de la escuela. Se alistó en el ejército pero luego regresó a Minford y se unió a la policía, ahí dijo haber visto a varios de sus compañeros en la cárcel por problemas de drogas.

"Cuando trabajaba en la policía, comencé a ver a mis compañeros de clase, muchos de ellos".

Varios de sus familiares se han vuelto adictos a los opioides: uno está en prisión y otro sufró una sobredosis mortal.

Stephanie Twinam estuvo en el club bíblico, coro y sociedad de honor,  nunca consumió drogas, sin embargo, ella y su esposo tienen la custodia permanente de sus sobrinas, una de las cuales nació dependiente de la heroína, la cocaína y la metanfetamina.

"No creo haber notado lo malo que fue hasta después de graduarnos. Comenzamos a escuchar que tal y tal murió de una sobredosis, tal y tal está en las drogas. Son muchos de mis compañeros de clase".

Brooklyn Frazie fue la reina del baile y miembro del club bíblico y del coro, pasó de consumir analgésicos a traficante de drogas con el fin de financiar su adicción. Limpia desde el 2011 ha entrado y salido de prisión.

"Han pasado ocho años y todavía extraño esa sensación de estar drogado. Muchos de mis mejores amigos están muertos o en una silla de ruedas por las drogas. Éramos como un grupo de hermanos. Solo ves tanta tristeza. Podríamos haber sido cualquier cosa, haber hecho cualquier cosa".

rgg