REGLAS

Medidas clave del papa Francisco contra pederastia y su encubrimiento

El pontífice redacta un documento en el que establece reglas para la denuncia y la colaboración con las autoridades
Medidas clave del papa Francisco contra pederastia y su encubrimientoEl papa Francisco emite reglas para evitar el encubrimiento de la pederastia. (Especial)

El papa Francisco dio a conocer este jueves un documento relevante para tratar de atajar una de las grandes crisis que enfrenta su Pontificado.

Luego de convocar en febrero a todos los obispos a una histórica cumbre antipederastia que decepcionó a las víctimas, redactó un documento con rango de ley que obliga a la Iglesia de todo el mundo a actuar con decisión.

Su motu proprio Vos estis lux mundi (Vosotros sois la luz del mundo) impone el deber de denunciar ante las autoridades eclesiásticas los episodios de pederastia que se conozcan y también ante las civiles en el caso de que las leyes del lugar donde sucedan los hechos así lo exijan —aunque se mantiene el secreto de confesión—.

Y refuerza, además, la vigilancia sobre los obispos y otros religiosos: el arzobispo investigará por mandato del Papa a los prelados denunciados, a quienes se podrá juzgar también por encubrimiento dentro de la Iglesia porque la ocultación se equipara al abuso.

La nueva normativa, que entrará en vigor el próximo 1 de junio, supone en la práctica —sobre el papel— una mayor protección y atención a las víctimas, que han sido muy críticas con la respuesta que la jerarquía eclesiástica ha dado hasta la fecha a una crisis que ha socavado gravemente la imagen de la institución y la ha obligado al desembolso de importantes sumas de dinero.

El Papa lo convierte ahora en un precepto legal y universal para toda la Iglesia a quien advierte de que, en algunos países, no basta con que el religioso que conozca un caso lo transmita a la autoridad eclesiástica. Hay que denunciar ante las civiles. "Estas normas se aplican sin perjuicio de los derechos y obligaciones establecidos en cada lugar por las leyes estatales, en particular las relativas a eventuales obligaciones de información a las autoridades civiles competentes", dice el texto.

Las diócesis estarán obligadas a establecer en el plazo de un año un sistema "fácilmente accesible al público" para que cualquier persona pueda denunciar casos de abusos. Cada una el modelo que quiera, adaptado a su cultura y su idiosincrasia. Lo que sí se les impone a todos por igual es el deber de guardar la confidencialidad de los casos que les lleguen y se les prohíbe expresamente tomar "represalias o discriminaciones" contra quienes comuniquen casos de pederastia. También veta el Papa que se trate de silenciar a los denunciantes.

LEA TAMBIEN


Curas y obispos abusaron sexualmente de monjas: Papa Francisco

El líder de la Iglesia Católica reconoce denuncias que reveló el suplemento femenino del diario vaticano "L'Osservatore Romano"

ImagenMultimediaRelacionada

El documento supone un punto de inflexión en el control de los obispos abusadores y encubridores, que hasta ahora han gozado de cierta impunidad. Primero, porque Francisco equipara el encubrimiento al abuso —entendido como aquellas omisiones "dirigidas a interferir o a eludir las investigaciones civiles o las investigaciones canónicas, administrativas o penales"—. Pero también porque ordena que sea el arzobispo metropolitano —que se podrá apoyar en expertos laicos— quien lleve las investigaciones si el acusado de pederastia es un prelado u ocupa o ha ocupado un cargo de responsabilidad en la Iglesia.

ANTE LA LEY CIVIL

Actualmente, en los casos de pederastia, los obispos, como máximos responsables de las diócesis, debían investigar e informar sobre los delitos cometidos por sacerdotes o religiosos de su jurisdicción, pero si eran ellos mismos los implicados o encubridores no había un mecanismo preciso para dar salida a las denuncias.

El documento, una suerte de decreto ley, no solo obliga a denunciar los casos que se conozcan de abusos a menores. También impone el deber de poner en conocimiento de las autoridades eclesiales las agresiones sexuales contra adultos, por ejemplo, la violencia contra las religiosas por parte de clérigos o el acoso a seminaristas o novicios mayores de edad. Y afecta, además, a otros actos delictivos como posesión y uso de pornografía infantil y de actitudes de encubrimiento ante estas realidades.

El artículo original en El País

JGM

LEA TAMBIEN


Papa Francisco prohíbe acercamiento con menores a cardenal Pell

George Pell habría violado a un niño de 13 años de un coro en la década de 1990 y abusó sexualmente de otro de la misma edad en un prestigioso colegio

ImagenMultimediaRelacionada



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información