MUNDO

Mário perdió a su familia en el incendio de Portugal

Mário se lamenta por no haber tomado otra decisión pero en el momento en el que el incendio estaba alto no pensó otra cosa

  • REDACCIÓN
  • 20/06/2017
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Mário perdió a su familia en el incendio de Portugal
"La carretera de la muerte", lugar donde Mário perdió a su familia (Foto EFE)

Mário Pinhal es uno de los afectados por el incendio de Portugal, y a su vez uno de los pocos sobrevivientes de la “carretera de la muerte”, donde el fuego de Pedrógão Grande dejó decenas de personas carbonizadas.

Esto retrocede hasta el momento en que tomó la peor decisión de su vida. "Cuando me di cuenta de que el incendio era muy violento y que los eucaliptos estaban tumbando y siendo golpeados por el fuego, le dije a mi mujer: 'Prepara a las chicas y agarra al coche que tenemos que salir de aquí”.

La casa de Mário era una de las privilegiadas, con vista hacia la vegetación, que en ese momento se convertía en cenizas, el eucalipto tumbado, la vegetación seca por el calor, las casas y los coches ardidos. Pero la casa de Mário y su familia, incluidas sus hijas Margarida y Joana Pinhal, no llegó a ser tocada por las llamas. "¿Por qué no las mandé a encerrar en el sótano?”, se lamenta.

Y es que la tragedia sucedió un poco después cuando la esposa de Mário obedeció al jefe de la familia, y se fue con sus hijas de 12 y 15 años en un auto, mientras el esposo de Suzana se fue en otro auto con sus padres y una tía.

El infierno estaba comenzando, las tres mujeres en el primer auto, murieron, la misma donde Mário caminó unos 500 metros buscándolas y en los que pudo ver muchos autos deshechos alcanzados por el fuego

Vi a una persona a abandonar el coche con el pelo y la ropa a arder. El carro que nos había sacudido quedó en llamas. En el coche donde estaba, los retrovisores empezaron a derretir.

“Cuando conseguimos salir, ya estaban todos los coches ardiendo. Los neumáticos explotaron. Creo que fuimos los únicos cuatro sobrevivientes de aquel montón de coches ardiendo. Desafortunadamente... Debería haberlas encerrado dentro de casa.”

Mientras Mário retrocede hasta el momento en que tomó la peor decisión de su vida, su padre, brazo embutido y cabeza cubierta por un enorme adhesivo, va balbuceando. "Tenía una vida hermosa, feliz." Mário concuerda. 

"Ya sólo faltaba construir una piscina para tener aquí una casa como queríamos, para las vacaciones y los fines de semana. Mis hijas adoraban venir aquí. "¿Y ahora?” Estoy pensando en cremar (acabar de cremar) a mi mujer y mis hijas para quedarme con los restos mortales. Aquí o en la Póvoa de Santa Iria, donde morábamos, estarán siempre cerca de mí.

Vidas deshechas

En la Travessa Hortas de la Bodega, en lugar de Monasterio, Antonio Rosa y Carminda Bernardes recogen agua de un regazo con un balde sin darse cuenta muy bien para qué. El ganado que habían muerto. Una mula, yeguas, ovejas. El tractor, el motor de riego, la trilladora arderán. Donde había tronchudas, frijoles y espigas hay cenizas humeantes. No hay comida para los animales que escaparon ni para la pareja que juzgó no sobrevivir para contar esta historia.

"No creía que el mundo podía acabar en llamas pero ahora veo que puede suceder", dice Antonio Rosa, de 77 años. "El fuego saltaba que me afectaba y la gente ni el agua tenía para ponerle la mano encima. Un humo negro, negro, negro que la gente quería moverse y no era capaz. "Estoy toda quemada, pero no sentí el fuego a agarrarme a mí", recuerda Carminda Bernardes. Y arrastra las mangas y los pantalones para mostrar las piernas y los brazos a pedir la mirada médica. La aflicción mayor de la pareja fue no saber de su hija que, por no aguantar el humo, había sido mandada a casa.

"Me quedé loca de todo. Hasta el frigorífico empecé a vaciar para ver si ella no se habría metido dentro. Y no nos preguntamos. "Fueron horas a desafiar llamas y cortes de camino hasta conseguir ubicarla, en Avelar, en el municipio de Ansión, hacia donde había sido conducida por los bomberos. "Es que la gente ni el teléfono tenían que preguntar." El marido, ensimismado, busca mirar hacia adelante y no lo logra. "¿Cómo vamos a levantar todo esto? Es una vida entera toda estropeada... "

En el lugar de las Troviscas, en la parroquia de Pedrógão, aún no han pasado bomberos. Sólo unas furgonetas de las misericordias a ofrecer agua y galletas y buscar señales de personas que necesiten asistencia hospitalaria. "Está todo bien", dice Margarida Crespo. Está con el marido, el hijo y la suegra en el amplio a dar de beber a los perros. El marido, que pasó la noche atrapado en un barracón rodeado de llamas, escapó a la fuerza de apagar las llamas que amenazaban los fardos de paja y los productos agrícolas con paños mojados. "Fue toda la noche en eso." Y llora.

Con él llora al hijo también que juzgaba quedarse sin padre. Se abrazan todos, la suegra a amenazar soplar. Es Margarita quien trata de mandarlos a buscar a las ovejas que no murieron. "Hay que darles agua. La comida... no lo sé. "Y, volcada al equipo del PÚBLICO:" Si no aprovechamos esta tragedia para juntar los terrenos y hacer un ordenamiento, dentro de diez años volveremos a luchar contra el fuego. Y ahí no sé si escaparemos. Ahora mismo, si son por ahí... "

Por aquí hubo gente que se hizo a las brasas de pies descalzos. Sin teléfonos. Sin bomberos. "El fuego andaba ahí y nadie aparecía para ayudar. El viejo de arriba apareció aquí ya con la ropa a arder. Los pies descalzos, quemados. "Habrá sido encaminado, muchas horas después, al hospital en Coimbra. "Gritaba" Me acuden, me acuden que me dejan aquí morir. Pero la gente no le conseguía echar la mano ", se disculpa Silvinda Antunes. Tiene 87 años, "un aparato plantado en la columna que se ha dividido", se movía lo suficiente para tratar de la huerta. "Ahora me quedé sin una hoja verde para poner en la olla. Es un dolor en el alma.

En la cabeza del alemán Gunnar Pfabe, fijado hace ocho años en Troviscais, las fronteras van mucho más allá de Pedrogão Grande. Las preocupaciones, sin embargo, no son menores. "Hemos comprado un terreno para vender, cerca del río, pero ahora todo esto ha perdido valor. "Había holandeses e ingleses interesados, pero ahora la zona va a quedar con muy mala reputación", se lamenta el fiscal inmobiliario. Anda en un carro, de maletín abierto para que el perro pueda respirar, hacer el reconocimiento de los estragos.

"Las televisiones en Alemania y Austria están hablando de este fuego. Ahora, cada extranjero que oiga hablar de Pedrogão Grande tiene la imagen del fuego. Esto era un paraíso, casi la única región de Portugal donde se podía comprar un terreno a precios humanos. Ahora... Tantos muertos. ... ", pragueja, dejando en el suelo la placa de madera con su número de teléfono móvil bajo la inscripción" Vende".

No se vendrá tan pronto. Hasta porque las cuentas más urgentes para hacer por estos lugares son al número exacto de muertos y desaparecidos: 64 y 135, según el último balance. Sin mujer ni hijas al lado, Mário Pinhal no esconde que no le importaba estar en este rol. "Vi a una persona a abandonar el coche con la ropa a arder, el pelo a arder. ¿Por qué me fui a salvar?

Con información de Público

mals