MUNDO

Luchas por el poder atascan la transición de Trump

Cambios en el equipo evidencian desorden y ‘fuego amigo’ en las filas republicanas ante el descontento por los posibles integrantes del gabinete

  • REDACCIÓN
  • 15/11/2016
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Luchas por el poder atascan la transición de Trump

Una semana después de ganar la presidencia en un sorpresivo retorno, Donald Trump ya está estropeando la transición, aseguran cercanos al magnate.

La tarea de llenar los principales puestos del gabinete se ha convertido en una caótica lucha dentro de la Torre Trump, con centros de poder peleando por posición e influencia mientras surgen nombres tanto reales como otros inflados por los medios, de acuerdo con Político.com.

“Es una pelea absolutamente a cuchilladas”, reveló alguien cercano al círculo. “Y esto es sólo lo que pasó el martes”, agregó.

Entre tanto, Trump ha permanecido inusualmente quieto, aislado en su penthouse y oficina de la Quinta Avenida de Manhattan. Su único comentario público se dio en una entrevista a 60 Minutos el domingo y algunos tuits cada día.

Se ve muy poco empuje de su equipo de transición, destartalado y con historias perjudiciales sobre uno de sus dos primeros nombramientos, el del supremacista Steve Bannon como asesor político. Los leales a la campaña y los que desean bien, desde Ted Cruz a Marla Maples hasta Tommy Hilfiger, entran y salen de Trump Tower como fantasmas, están 30 segundos en el vestíbulo de color naranja y luego se van.

The New York Times resalta que la operación de transición del presidente electo Donald Trump cayó en desorden el martes con la salida brusca de Mike Rogers, que había manejado asuntos de seguridad nacional, la segunda sacudida en menos de una semana en un equipo que aún no ha comenzado a ejecutar la tarea de asumir el control del gobierno.

En una declaración este martes, Rogers, un ex congresista de Michigan que dirigió el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, dijo que estaba "orgulloso del equipo que reunimos en Trump por América para producir una política significativa, Los desafíos de seguridad nacional que enfrenta nuestro gran país”. Y dijo que estaba "contento de entregar nuestro trabajo" a un nuevo equipo de transición liderado por el vicepresidente electo Mike Pence.

En otro signo de desorden, un funcionario de transición dijo el martes que Trump había retirado a un segundo oficial de Defensa y Política Exterior de su equipo de transición, Matthew Freedman, que dirige una consultoría de Washington que asesora a gobiernos extranjeros y empresas que buscan hacer negocios Con el gobierno de los Estados Unidos.

Freedman, que había estado a cargo de coordinar los llamados de Trump a los líderes mundiales después de su elección, es un antiguo socio de Paul Manafort, el ex gerente de campaña de Trump, que trabajó en la campaña de reelección de Ferdinand E Marcos, el dictador filipino destituido en los años ochenta.

Pence tomó el timón de la transición el viernes después de que Trump retirara sin ceremonia al gobernador Chris Christie de Nueva Jersey, que se había estado preparando durante meses con funcionarios del gobierno de Obama para poner en marcha el complejo proceso de transición. Ese esfuerzo ahora está congelado, dijeron altos funcionarios de la Casa Blanca, porque Pence todavía tiene que firmar el papeleo legalmente requerido para permitir que su equipo comience a colaborar con los ayudantes del presidente Obama en la entrega.

Un ayudante del equipo de transición de Trump, quien insistió en mantener el anonimato para discutir asuntos internos, dijo que el retraso estaba ocurriendo porque la redacción del documento estaba siendo alterada y actualizada, y que probablemente sería firmada el martes por la tarde.

Politico.com reportó que después de un estallido de optimismo de que Trump tomaría un camino conciliador, los veteranos de las administraciones pasadas expresan su alarma por los nombres que se emiten para los puestos más importantes.

Tras el choque inicial de las elecciones de Trump el martes pasado, algunas elites del Partido Republicano se habían consolado en conversaciones tempranas de que el magnate inmobiliario de Nueva York podría elegir para los puestos más sensibles de su gobierno a varios centristas bien conocidos con opiniones convencionales que podrían templar los impulsos más audaces de Trump

Pero ese estado de ánimo se ha oscurecido bruscamente desde el fin de semana. En los últimos días, los asesores de Trump han señalado que Rudolph Giuliani, que no tiene experiencia diplomática formal y que los críticos dicen que está enredado en conflictos de interés, podría ser llamado a dirigir el Departamento de Estado. Otro candidato a ese puesto es el ex embajador John Bolton, una figura contenciosa que incluso un senado republicano se negó a confirmar cuando George W. Bush lo llamó para ser el embajador de Estados Unidos ante las Naciones Unidas en 2005.

The Washington Post registró que a medida que crecía la turbulencia dentro del equipo de transición, algunos miembros clave del partido de Trump comenzaron a cuestionar sus puntos de vista y los candidatos restantes a los puestos más altos. El senador John McCain dijo que los esfuerzos de Trump para trabajar más de cerca con el presidente ruso Vladimir Putin equivalían a "la complicidad en la carnicería del pueblo sirio" y "un precio inaceptable para una gran nación".

The New York Times también consigna que aunque Trump empezó a tener acercamientos con algunos de los republicanos que se alejaron de su campaña para incluirlos en el plan de gobierno, no todo ha resultado como se pensó.

Eliot A. Cohen, ex funcionario del Departamento de Estado, escribió en Twitter que después de haber hablado con el equipo de Trump, se vio precisado a "cambiar mi recomendación: manténganse alejados. Están enojados, son arrogantes, gritando 'ustedes ¡PERDIERON!' Esto será feo."

"Miras a la gente del equipo de transición y con la excepción de las personas que tocarán el comercio y la política exterior, donde Trump tiene claras diferencias filosóficas, piensas en gran medida como las personas que podrían haber formado un equipo de Bush", dijo Bruce Haynes, estratega del Partido Republicano en Washington. "Es fácil ser un candidato anti-establishment, aprovechar ese impulso extraño. Pero toda la inercia en Washington está orientada hacia el otro lado", añadió para Politico.com.