MUNDO

Los peores escenarios que pueden pasar en las elecciones de EU

Según expertos, funcionarios, empresas y redes sociales deben exponer públicamente, lo más rápido posible, cualquier intento de injerencia

  • REDACCIÓN
  • 09/09/2020
  • 22:20 hrs
  • Escuchar
Los peores escenarios que pueden pasar en las elecciones de EU
El gobierno debe intentar disuadir cualquier interferencia extranjera real. (FOTO: EFE)

NUEVA YORK.- Los resultados estado por estado durante la jornada electoral de EU será de las más importantes ante la declaración de un ganador. El 3 de noviembre, las cadenas seguirán anunciando los resultados, pero , de acuerdo con el New York Times, no se espera una pronta declaración de un ganador, pero ¿qué es lo peor que puede pasar?

Según expertos electorales entrevistados por el diario estadounidense estos son los peores escenarios.

FALSOS AVANCES

De acuerdo con Chris Painter, el principal diplomático en ciberseguridad del Departamento de Estado de EU, de 2011 a 2017, dice que la votación en varios estados clave se puede mantener cerrada.

Su pesadilla sería que apareciera una campaña orquestada en las redes sociales, incluso publicaciones de piratas informáticos que podrían ser chinos o rusos que se adjudiquen el hecho.  

Después de unos días, el Departamento de Seguridad Nacional podría determinar que ningún intento alegado de violar los sistemas de votación tuvo éxito. Pero el daño estaría hecho.

Con muchos estadounidenses dudando de la imparcialidad de las elecciones y los ataques políticos socavando la comunidad de inteligencia, el resultado de las elecciones es ampliamente cuestionado. Aunque no se alteraron los resultados, puede reinar el caos.

En un mundo ideal, Estados Unidos trataría de disuadir la intervención extranjera advirtiendo que habría consecuencias importantes y determinadas, como sanciones económicas, operaciones cibernéticas y la exposición de la corrupción, y luego seguir adelante.

Pero en realidad, la respuesta del país ha sido inconsistente y socavada por las confusas negaciones del presidente Trump de que alguna vez hubo interferencia, lo que virtualmente garantiza que Rusia y quizás otros países actuarán esta vez.

DESINFORMACIÓN

Alex Stamos y Renee DiResta, director y gerente de investigación del Stanford Internet Observatory, imaginan como lo peor que cuando las urnas comiencen a cerrarse, videos falsos puedan aparecer, encuestas confusas y personas influyentes prominentes que amplifican las afirmaciones de supresión de votantes.

Los reclamos más ruidosos pueden ahogar las preocupaciones legítimas sobre las largas filas y el retraso del correo. Los documentos falsos y los videos mal etiquetados proliferan más rápido de lo que cualquiera puede verificar.

Para la noche de las elecciones, los presentadores de televisión advierten que las boletas por correo tardarán semanas en contarse, al tiempo que muestran los resultados en tiempo real de los condados individuales en los estados indecisos.

Si bien es probable que haya campañas de desinformación, originarias de fuera y dentro del país, el potencial mucho más destructivo radica en las falsas afirmaciones de las voces nacionales estadounidenses de que el proceso de votación fue manipulado.

Estas campañas deben identificarse a medida que surgen, antes de que tengan la oportunidad de volverse virales, y desactivarse rápidamente.

CATÁSTROFE DE LOS TRABAJADORES ELECTORALES 

Sylvia Albert Pesadilla, directora de votación y elecciones de Common Cause, advirtió que la semana antes del día de las elecciones, funcionarios estatales de todo el país hicieron un llamado desesperado a los trabajadores electorales. Dada la segunda ola de covid-19, los trabajadores electorales experimentados, muchos de los cuales tienen más de 60 años, están abandonando el trabajo.

Este esfuerzo atrae a un pequeño número de nuevos reclutas, a quienes se les entregan manuales de elección y se les dice que los estudien. No obstante, los funcionarios van anunciando cierres y consolidaciones de casillas electorales.

El día de las elecciones, los votantes podrían llegar para encontrar puertas cerradas y sin señalización. En los lugares de votación abiertos reinan las largas filas y la confusión. Los nuevos trabajadores están fuera de su alcance.

Para evitar este escenario, el Congreso debería aprobar un nuevo proyecto de ley de alivio del coronavirus que incluye 3.6 mil millones para que los estados administren las elecciones. Con mayores recursos, los estados pueden comenzar a reclutar, contratar más trabajadores con un salario más alto y organizar capacitaciones masivas.

Los gobiernos locales deberían tratar de encontrar nuevos tipos de trabajadores electorales: las universidades podrían dar crédito a sus estudiantes, los empleadores podrían proporcionar tiempo libre remunerado y los gobiernos locales podrían asignar empleados a las urnas. Las empresas también podrían ayudar, ya que se necesitan recursos, pensamiento innovador y el compromiso de los legisladores, los funcionarios electorales y todos los sectores del país.