MUNDO

La época de crisis y corrupción de Alan García en Perú

Alan García no es un nombre bien recordado por los peruanos, incluso a sus periodos en la Presidencia se les denominó como “La época de Alan” o “El Aprocalipsis”

  • REDACCIÓN
  • 17/04/2019
  • 11:29 hrs
  • Escuchar
La época de crisis y corrupción de Alan García en Perú
Simpatizantes de la Alianza Popular Revolucionaria Americana reaccionan afuera del hospital Casimiro Ulloa tras conocerse la muerte del expresidente peruano Alan García, este miércoles en Lima (EFE)

Alan García, quien se quitó la vida este miércoles cuando estaba por ser detenido por vínculos con el caso Odebrecht, fue un abogado, orador, político y dos veces presidente de Perú, en los periodos de 1985 a 1990 y de 2006 a 2011, en los que no estuvo exento de señalamientos por corrupción y numerosas crisis.

El exmandatario peruano, de 69 años de edad (1949-2019), fue diputado y senador. Perteneció al Partido Aprista, donde fue uno de los pupilos predilectos del fundador Víctor Raúl Haya de la Torre. Su padre estuvo en prisión por varios años por permanecer a este mismo partido. Ahí ocupó varios puestos y en la actualidad era presidente de la Alianza Popular Revolucionaria Americana.

Estuvo casado con la cordobesa María del Pilar Nores Bodereau, hija de Rogelio Nores Martínez, quien fue gobernador federal de la provincia de Córdoba y rector de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), según datos de La Voz. Con ella tuvo cuatro hijos: Josefina García Nores, Gabriela García Nores, Luciana Victoria García Nores y Alan Raúl Simón García Nores.

De acuerdo al diario El Tiempo, Alan García no es un nombre bien recordado por los peruanos, incluso durante los años 90 a su Presidencia se le denominó como “La época de Alan” o “El Aprocalipsis”.

El primer nombre se debe al mismo García, quien quiso llamar así a su primer periodo en la máxima silla del poder en Perú. El segundo nombre fue dado por la comunidad a sus dos periodos presidenciales.

Durante el primer mandato de Alan García, al cual accedió tras vencer en las elecciones a Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura, varias generaciones de peruanos padecieron una de las mayores crisis económicas que haya tenido el país suramericano.



Los efectos de su “época” trajeron, según El Tiempo, afectaciones como:


-          Desabastecimiento en los mercados.

-          Fluctuaciones en los precios de productos como el arroz o la leche.

-          El auge de la organización terrorista Sendero Luminoso y de guerrilleros del MRTA.

-          Apagones constantes.

-          Calles militarizadas.

-          Toques de queda.

-          Hiperinflación.

-          Quiebra de innumerables empresas públicas.

-          Devaluación de la moneda.

-          Endeudamiento histórico.


También se presentó una crisis humanitaria, ya que ONG enumeran al menos mil 682 desapariciones durante el mandato de García, cifra superior a la presentada durante la dictadura de Augusto Pinochet en Chile.

En 1990, Alberto Fujimori asumió la Presidencia ante el cansancio de los resultados dejados por Alan García, quien fue perseguido hasta que terminó en el exilio en Colombia.

Ya para 2001, abanderado por consignas populistas y versos de Calderón de la Barca, logró volver a Perú para competir por la Presidencia ante Alejandro Toledo. Aún con la derrota, obtuvo el apoyo necesario para que los peruanos olvidaran su primer mandato.

De ahí saltó a la elección de 2006, en la que derrotó al candidato de izquierda Ollanta Humala en segunda vuelta.


Apenas ayer martes rechazaba acusaciones


El expresidente peruano Alan García calificó apenas ayer martes de “especulación” que lo vinculen con los presuntos sobornos que recibió su exsecretario por parte de la constructora brasileña Odebrecht para la adjudicación de la construcción de la Línea 1 del Metro de Lima.

"Como en ningún documento se me menciona y ningún indicio ni evidencia me alcanza, solo les queda la especulación o inventar intermediarios. Jamás me vendí y está probado", aseguró García en su cuenta de Twitter.

El exmandatario se defendió así de los recientes hallazgos hechos por la Fiscalía, al encontrar que Odebrecht consignó más de cuatro millones de dólares en cuentas de Luis Nava, quien fue secretario de Presidencia en el segundo mandato de García (2006-2011), y de su hijo José Antonio Nava.

Estas transacciones proceden de la Caja 2 de Odebrecht, la cuenta oculta con la que la empresa brasileña pagó millonarios sobornos en una docena de países de Latinoamérica, según relevó el domingo IDL-Reporteros.

Los beneficiarios de estas operaciones tenían como seudónimos "Chalán" para Nava y "Bandido" para su hijo, identificación confirmada por la constructora.

Además, Nava también recibió en sus cuentas más de un millón de dólares que Odebrecht transfirió inicialmente al exvicepresidente de la estatal Petroperú Miguel Atala en 2007, en una cuenta en la Banca Privada de Andorra (BPA).

García también rechazó este martes en declaraciones al Canal N de televisión conocer el sobrenombre de "Chalán". "De ninguna manera tenía conocimiento de ningún acto ilícito. En absoluto me suena el nombre de 'Chalán'", aseguró.

Asimismo, señaló que espera que las investigaciones reveladas sean "documentadas, comprobadas y ratificadas por las personas", en relación a los descargos que deberán hacer Nava y Atala.

"Considero que debemos esperar la respuesta de los señores Atala y Nava. Estoy seguro de que lo podrán aclarar", manifestó García.




lrc