MUNDO

Jordi Sánchez, nueva opción para Presidencia de Cataluña

Sánchez, en prisión desde mediados de octubre, es diputado electo y ocupa el segundo puesto en las listas de la independentista Juntos por Cataluña

  • NOTIMEX
  • 06/03/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Jordi Sánchez, nueva opción para Presidencia de Cataluña
El nuevo aspirante a la Presidencia de Cataluña (Notimex/Archivo)

MADRID.- El expresidente de la Asamblea Nacional Catalana, Jordi Sánchez, pidió hoy al Tribunal Supremo de España salir de prisión para poder someterse a votación de investidura como candidato a la presidencia de Cataluña, noreste del país.

Lee también en La Silla Rota: Puigdemont negocia reelección en Cataluña

El abogado del político, Jordi Pina, informó este martes que se pide al juez Pablo Llarena, se conceda la libertad a Sánchez, o se le permita ir a la sesión del lunes 12 de marzo en el parlamento catalán, para presentar su programa y sea votado personalmente.

Sánchez, en prisión desde mediados de octubre, es diputado electo y ocupa el segundo puesto en las listas de la independentista Juntos por Cataluña, liderada por el expresidente Carles Puigdemont, que la semana pasada dio un paso al lado para dejar la oportunidad a otro candidato.

El presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, propuso a Sánchez para el debate de investidura presidencial que se debe celebrar tras las elecciones del 21 de diciembre, a pesar de que se desconoce si el juez del Tribunal Supremo le dejará o no salir de prisión.

El ahora candidato era presidente de la Asamblea Nacional Catalana y promotor de la movilización social en el reciente proceso independentista, e ingresó en prisión el 16 de octubre por presunto delito de sedición.

Los hechos por los que se le acusan están relacionados con una manifestación los días 20 y 21 de septiembre en Barcelona, para impedir una operación policial que pretendía impedir la organización del referéndum de secesión del 1 de octubre.

El abogado del político informó que en la petición al juez Llarena se recuerda el antecedente en 1987 de un integrante de la organización vasca ETA, que recibió permiso de un juez para salir de prisión y someterse a debate de investidura en parlamento vasco.

Puigdemont dejó la opción a Sánchez, ante la imposibilidad de someterse desde Bruselas al debate de investidura, toda vez que no quiere regresar a España para evitar ser detenido por presuntos delitos cometidos en el proceso independentista reciente.

lrc