APERTURA HISTÓRICA

Inversión extranjera, prioridad nacional para Cuba

El país se abre a las empresas foráneas; Venezuela ya no es el puntal económico que era, y cada vez hay más candidatos para su reemplazo
Inversión extranjera, prioridad nacional para CubaLa mayoría de las empresas extranjeras en Cuba son españolas

Un cuarto de las empresas foráneas acreditadas en la Cámara de Comercio cubana son españolas. De hecho, la única asociación de empresarios extranjeros en Cuba es española y tiene más de 250 socios y que está a punto de cumplir 25 años.

Cuba fue en 2017 el segundo receptor de exportaciones españolas en América Latina, por detrás de México y, aunque en términos globales figura tras China —y hasta hace nada Venezuela—, "España es el primer socio económico en términos reales, porque China y Venezuela tienen acuerdos especiales", recuerda Juan Triana, profesor del Centro de Estudios de la Economía Cubana de la Universidad de La Habana. Pero esta preeminencia podría estar en cuestión ante la creciente llegada de capital extranjero.

La nueva Constitución cubana consagra en su artículo 28 el papel que la inversión extranjera, como contribución al desarrollo del país, ha cobrado en los últimos años. "[La Carta Magna] Ratifica nuestra voluntad política y para los inversores supone un plus de seguridad y garantía", explica Déborah Rivas, directora general de Inversión Extranjera del Ministerio de Comercio Exterior.

Las autoridades de la isla calculan que necesitarán unos 2,500 millones de dólares al año para mantener la economía, especialmente en una coyuntura como la actual, en que la previsión de crecimiento para 2018 se ha reducido del 2% al 1% por la suma del efecto Trump y el freno al deshielo con Estados Unidos, los estragos del huracán Irma en 2017 y la destrucción de infraestructuras, además de la crisis venezolana y el recorte de petróleo subsidiado. Venezuela ya no es el puntal económico que fuera, y cada vez hay más candidatos al reemplazo.

El mensaje oficial es claro: "No podemos depender de un solo inversor, hay que diversificar. Desde 2014 ha crecido el número de países: Singapur, India, Vietnam, China... incluso una empresa mixta cubano-estadounidense, algo sin precedentes desde 1959, una biotecnológica que desarrollará un antitumoral para el cáncer de pulmón... Estados Unidos, por su obcecada política contra Cuba, está perdiendo oportunidades de negocio, y el resto del mundo las está aprovechando", subraya Rivas. "En momentos de crisis y recesión, ganamos todos: los inversores obtienen beneficios y también contribuyen al desarrollo de nuestra economía".

La afluencia de capital foráneo interpela directamente a los intereses españoles. "La visita de Pedro Sánchez puede ser muy útil, después de tres décadas de soledad institucional. Esperamos que vengan más empresas españolas, que además se encontrarán con una gran red de pymes —la mayoría lo son—, porque si no seguimos creciendo podemos perder esa segunda plaza [tras China]", explica Xulio Fontecha, presidente de la asociación de empresarios españoles.

"A la isla han venido en estos años otros mandatarios europeos, como [el presidente francés François Hollande], y han cerrado importantes contratos". Dos grandes empresas francesas se llevaron en 2016 la concesión para ampliar y modernizar el aeropuerto de La Habana, por ejemplo.

Los cubanos tuvieron Internet en toda la isla

La inversión extranjera es hoy una prioridad para el gobierno cubano, proclive a agilizar los trámites y a superar mentalidades anquilosadas. "Todavía hay personas que no tienen claridad de que la inversión extranjera va a ser beneficiosa para el desarrollo económico de Cuba y la construcción del socialismo. El propio Raúl Castro ha dicho que se debe cambiar la mentalidad, despojarnos de falsos temores", ha señalado recientemente Rodrigo Malmierca, ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera.


Nuestros empresarios están muy acostumbrados a esperar que les den indicaciones, a consultar, a no tomar decisiones; y todo eso realmente hace que esos procesos se enlentezcan".

En un contexto nuevo, España pugna pues por defender su papel de socio natural, veterano, frente a recién llegados como Vietnam. En la última edición de la Feria Internacional de La Habana, en octubre, destacó la presencia por vez primera de corporaciones vietnamitas, pero también de las 112 empresas españolas, casi todas pymes, que llenaron seis pabellones.

Veteranos y debutantes se dan cita ya en la zona especial de desarrollo (ZED) de Mariel, un puerto y polígono empresarial a 45 kilómetros al oeste de La Habana.

Mariel es el proyecto estrella del gobierno cubano; una iniciativa a la que el Estado ha destinado 300 millones de dólares anuales desde 2013: 475 kilómetros cuadrados de terreno ganados a una naturaleza virgen, y un puerto de aguas profundas ya operativo. Con un sistema de ventanilla única para agilizar trámites, "en la ZED hay ya 42 firmas de 19 países, entre ellas 10 multinacionales.

Algunas multinacionales presentes en Mariel son Unilever, Odebrecht o Nestlé, junto a la corporación vietnamita Viglacera, que desarrollará un parque industrial de 160 hectáreas, y la citada biotecnológica mixta cubano-estadounidense.

LEA TAMBIEN


Cuba renueva su constitución; abre paso al matrimonio gay y la propiedad privada

La nueva Constitución cubana, cuyo texto comenzó a debatirse en el Parlamento, elimina el término comunismo y al matrimonio homosexual

LEA TAMBIEN


Las Damas de Blanco que el gobierno de Cuba quiere liquidar

Representantes del grupo opositor cubano Damas de Blanco denunciaron un recrudecimiento del hostigamiento al que están sometidas sus activistas en Cuba

mlmt




Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información