MUNDO

Inspectores de trabajo, el punto laboral que tiene en vilo el T-MEC: expertos

El panorama se complica porque el actual gobierno federal ha despedido a alrededor de 500 empleados, entre ellos a inspectores

  • MARCO ANTONIO MARTÍNEZ
  • 05/11/2019
  • 17:46 hrs
  • Escuchar
Inspectores de trabajo, el punto laboral que tiene en vilo el T-MEC: expertos
Los inspectores que se mantuvieron están relacionados con supervisión de condiciones de higiene y seguridad laboral. (Especial)

El gobierno federal tiene prisa en que se firme el Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), pero hay un aspecto que detiene la votación del Congreso estadounidense: garantías del cumplimiento de la reforma laboral aprobada en mayo de este año, una de las cuales es que México cuente con inspectores de trabajo que se cercioren de que haya democracia en la elección de las dirigencias sindicales.

El panorama se complica porque el actual gobierno federal ha despedido a alrededor de 500 empleados, entre ellos a inspectores, y los que se mantuvieron están relacionados con supervisión de condiciones de higiene y seguridad laboral, explicó a La Silla Rota el experto laboralista Manuel Fuentes Muñiz.

"El hecho de que estos elementos sean permisibles en la reforma laboral, al no ser obligatorio que las autoridades en todos los casos puedan estar vigilando todos los procesos electorales de los trabajadores y se permita que lo puedan hacer, incluso sin la vigilancia de ninguna autoridad y que solamente en caso extraordinarios lo pueda llevar a cabo, es uno de los temas más cuestionables en la reforma laboral y precisamente estos puntos son los que podrán estar atorando el proceso de la aprobación del Congreso de Estados Unidos en ese ámbito", dijo el también columnista de La Silla Rota.

El asesor de sindicatos, Rosalío Hernández, coincidió en que el tema de los inspectores puede atorar la aprobación de parte del Congreso estadounidense. Entrevistado por La Silla Rota, el experto expuso que si bien los procesos democráticos se pueden hacer sin la presencia de inspectores, para ser válidos se requiere de un notario y eso también le cuesta a las organizaciones.

Pero los inspectores de trabajo también son necesarios para los emplazamientos a huelga y la revisión del pago de utilidades, añadió el autor de la biografía de Fidel Velázquez.

"Lo mismo ocurre con los emplazamientos a huelga por firma de contrato colectivo, si se emplaza a huelga por firma de contrato de trabajo se requiere el aval de por lo menos 30 por ciento de los trabajadores y también de que alguien de fe de que ese 30 por ciento ha decidido emplazar a huelga a determinado centro de trabajo por la firma de contrato", dijo.

Ambos expertos creen que se abrirá otra discusión en el Congreso de la Unión para discutir el tema de los inspectores, una de cuyas condicionantes pasaría porque fueran estadounidenses para venir a cerciorar las condiciones laborales en México, lo que rechazaron ambos expertos.

En el caso de Fuentes Muñiz lo ve como un retroceso en un escenario donde ya hay retraso en la aplicación de la reforma laboral por parte de la Secretaría del Trabajo, lo que acarrearía lentitud e injusticia para los trabajadores que actualmente tienen procesos ante las juntas locales o la federal de conciliación y arbitraje.

Retrasaría un escenario al regresar al Congreso esta temática, forzando a que hubiera evidencias de que el gobierno mexicano va a cumplir estos temas de manera efectiva. Sí hay una preocupación en el sector laboral sobre todo de parte de sindicatos y trabajadores de que en tiempos de este gobierno lo que ha ocurrido se proyecta una realidad como positiva, la mejor e ideal pero el tiempo presente es una cuestión distinta y pareciera que esas dos vías no se entienden. Lo que se requiere es un mayor presupuesto para las juntas de conciliación y arbitraje de todo el país, que se están atiborrando de trabajo. La Junta Federal de Conciliación y Arbitraje que tiene 80 mil juicios cada año, durante este 2019 se ha incrementado 30 por ciento el número de demandas laborales, esto propiciado por numerosos despidos incluidos los del gobierno federal en sus propias empresas o centros de trabajo además de lo que ha ocurrido en las empresas privadas

 

"El mismo personal está sobrecargado de trabajo, hay audiencias que se estarán ordenando llevar a cabo hasta mayo del año próximo en varios espacios del país y esto hace que los juicios sean retrasados y la generación actual de trabajadores está siendo condenada a una justicia laboral de las peores en la historia en perjuicio suyo por la lentitud, corrupción y una situación casi de castigo a trabajadores de la Junta de Conciliación y presiones enormes del sector laboral. Esa vía es la que no se está viendo en el debate y es urgente que se atienda la demanda actual de los trabajadores", advirtió.

Por su parte Hernández recordó que además del tema de los inspectores está la propuesta del presidente de la Comisión del Trabajo en el Senado, Napoleón Gómez Urrutia, de regular la creación de empresas de outsurcing.

"Se va a abrir y además recientemente el presidente de la Comisión de Trabajo de la Cámara de Senadores Napoleón Gómez Urrutia presentó una iniciativa de ley para regular el nacimiento y funcionamiento de empresas outsourcing. Está en el Senado la iniciativa de ley y hay un ejercicio de consulta para definir una reforma a la Ley federal del trabajo, de tal manera que existe la posibilidad. Sí creo que es necesario que se contraten inspectores suficientes para poder vigilar la cristalización de nuevas disposiciones", planteó.

SE HA PLANTEADO QUE VENGAN INSPECTORES DE EU

Fuentes Muñiz explicó que el tema del T-MEC relacionado con el tema laboral es un asunto aún no concluido. Hay aspectos donde sindicalistas y representantes demócratas estadounidenses han señalado su insatisfacción sobre cómo se planteó la reforma laboral. Han señalado que quieren ver más evidencias de que la reforma laboral tenga elementos de cumplimiento en los temas de inspección.

Afirmó que ven con recelo el recorte de la plantilla de inspectores de la Secretaría del Trabajo, lo que parece una posición contradictoria del gobierno federal de hablar de una reforma laboral que implica la democracia sindical, mayor transparencia, participación de trabajadores a través del voto secreto.

"Es indudable que para que esto se pueda materializar es necesario que haya vigilancia, acompañamiento y sanciones por parte de la autoridad", dijo.

Durante el proceso de consultas que se lleva a cabo en el Congreso estadounidense al mismo tiempo están en un cuarto adjunto integrantes del gobierno mexicano para saber de primera mano si hay mayores condicionamientos en el ámbito laboral.

Esto podría en un escenario complicar al gobierno mexicano porque si esto implicara una reforma adicional al ámbito laboral tendría que reunirse de nueva cuenta el Senado y la Cámara de diputados para agregar a la que ya se tiene y eso sería un tema complicado

 

Incluso se ha planteado la posibilidad de que haya inspectores estadounidenses que puedan vigilar que las empresas que están en el escenario del convenio comercial puedan estar en México e ingresar a los centros de trabajo, lo cual ha causado ruido y complicación porque no es un escenario que se acepte por parte del gobierno mexicano en apariencia  por lo que esto puede significar, agregó.

Hay rechazo de empresarios y sindicatos que hubiera un tema así. Pero el problema más delicado es el de inspectores de trabajo que no hay en este momento ninguno contratado con motivo de la reforma laboral. Hay 500 inspectores pero que están dedicados a los temas de higiene y seguridad. Ese es el tema pero no son multiusos. No tienen una función de que ahora entren a procesos de legitimación de contratos y vigilen los recuentos, no tienen esa función. Tienen la función de acuerdo con la Constitución, de llevar a cabo medidas para evitar riesgos de trabajo, en ese sentido no es posible que se puedan dar otro uso

 

La falta de inspectores forma parte del retraso de la aplicación de la reforma laboral que entró en vigor en mayo y que implica acelerar la construcción de los tribunales laborales en todos los estados de la república.

Actualmente se vive un proceso de doble vía, uno en la realidad donde los trabajadores están puestos contra la pared y los sindicatos son agredidos, hay despidos, justicia lenta y corrupción y lo que se está dando es un escenario complicado. Un alargamiento de la reforma laboral puede ser un tema de confrontación y estar perpetuando liderazgos sindicales que van en perjuicio de los trabajadores. Entonces la necesidad de que en la etapa de transición haya mecanismos para que los trabajadores puedan contar con un proceso totalmente diferente en democracia, participación, empleo, mejores salarios y demás en este momento no a futuro se lleve a cabo un proceso de una reforma laboral que se esté llevando a cabo ya

 

El tema de la transición de la reforma laboral es el hoyo negro de la reforma laboral, porque proceso puede prolongarse hasta 10 años. Mientras tanto puede ser un escenario muy complicado para los trabajadores puede ser inclusive irreversible que haga violatoria la reforma laboral

 

NO HAY INSPECTORES

Hernández por su parte explicó que los inspectores de seguridad e higiene no pueden hacer otra labor porque hay muchas necesidades de ese tipo en la revisión de empresas.

"Hay múltiples necesidades de higiene y seguridad en muchos centros de trabajo, particularmente en empresas de la industria textil, automotriz, aceitera o manufacturera, en general donde hay muchos accidentes de trabajo e incluso muertes o mutilaciones, ahí se requieren inspectores suficientes para que vayan a ver si en esos centros de trabajo reúnen las condiciones de higiene y seguridad de trabajadores, es fundamental. Además que la Constitución y la propia Ley federal del trabajo dicen que el trabajo es un deber pero también es un derecho y debe vigilarse que se haga sin riesgo de integridad física ni la salud de los trabajadores", abundó.

Los inspectores de trabajo se requieren no solo para vigilar la elección democrática de los sindicatos y la revisión de pago de utilidades, sino también contra el outsourcing que no cumple los derechos de los trabajadores.

"No se diga del outsourcing que muchos de ellos ni siquiera cumplen con los derechos mínimos de los trabajadores y en consecuencia debería tener inspectores de trabajo que visiten esos centros de trabajo. En particular las gasolineras a nivel nacional, los estacionamientos ya que ahí no se cumplen los mínimos de ley y hasta en centros comerciales conocidos no les pagan horas extras, por ejemplo la cadena Sanborns no paga horas extras y eso es una violación al derecho a la jornada laboral. Se requieren inspectores, si no, va a estar la ley pero cómo van a cobrar vida esas nuevas disposiciones", cuestionó.

Al preguntarle si está de acuerdo en la posibilidad de que vengan inspectores de otros países, su respuesta fue negativa.

"No estoy de acuerdo, es responsabilidad del Estado mexicano hacer leyes y que se cumplan. Ahí no es conveniente que vengan", concluyó.