MUNDO

"Hice lo que cualquiera hubiese hecho": se aleja 600 km de casa para que desconocida se despida de su madre

Dean Moore desvió su ruta rumbo a su casa en Edimburgo, Escocia, para llevar a Sharleen Gillies a Cambridge, Inglaterra y despedirse de su madre en su lecho de muerte

  • REDACCIÓN
  • 20/03/2019
  • 06:00 hrs
  • Escuchar
Hice lo que cualquiera hubiese hecho: se aleja 600 km de casa para que desconocida se despida de su madre
El desvío fue de aproximadamente 600 kilómetros. (Especial)

Dean Moore es el nombre de este héroe sin capa que ayudó a una desconocida a darle el último adiós a su madre.

Intenta matar a su novio con sobredosis de insulina vía bluetooth

En específico, Moore desvió su ruta para llevar a Sharleen Gillies a despedirse de su madre en su lecho de muerte, luego de que encontrara a esta mujer en la ciudad escocesa de Edimburgo y la llevara hacia Cambridge, al sur de Inglaterra. El desvío fue de aproximadamente 600 kilómetros.


Gillies se encontraba a la vera del camino por el que pasaba Dean rumbo a su casa, debido a un pequeño accidente automovilístico, reporta BBC Mundo.

Moore detuvo su auto para auxiliar en el accidente y al escuchar la situación en la que Sharleen se encontraba, decidió ofrecer su ayuda para llevarla hasta donde se encontraba la moribunda progenitora.

De acuerdo con la mujer y su acompañante, de nombre Ron Gillies, al día siguiente de que Moore los llevara a la despedida (el pasado domingo), la madre de Sharleen falleció.

"No tengo palabras para agradecerle a Dean", dijo Gillies al diario británico The Gazette.

(Dean Moore)

LA VERSIÓN DEL HÉROE

Por su parte, Dean Moore, de 40 años, siente que no merece el nivel de reconocimiento que se le da por la acción altruista acometida, ya que –afirma- sólo mejoró un poco la mala situación que atravesaban los Gillies.

"Parecían estar en estado de shock. La empresa de seguros no parecía estar prestándoles atención", "entonces les dije: 'El auto no importa, lo que importa es que puedas ver a tu madre'".

Según Moore, tardaron cuatro horas en llegar a Cambridge. Llegaron antes de que el reloj marcara la media noche del lunes 18 de marzo. “Entré para usar el baño y emprendí viaje hacia mi casa". "Al día siguiente, fui al trabajo muy cansado", apuntó Moore.

djh