¿EMANUELA O MIRELLA?

Hallan huesos en embajada vaticana; podrían ser de Emanuela

Durante algunos trabajos de remodelación en esa la sede de la nunciatura, se encontraron los huesos; se sospecha que sean de mujeres desaparecidas
Hallan huesos en embajada vaticana; podrían ser de EmanuelaHuesos encontrados en Nunciatura Apostólica en Roma podrían ser de jóvenes desaparecidas

El hallazgo de restos óseos humanos en un local anexo a la Nunciatura Apostólica en Roma, la embajada vaticana ante el gobierno italiano, revivió las especulaciones sobre la desaparición jamás aclarada de la joven Emanuela Orlandi en 1983.

La sala de prensa de la Santa Sede confirmó que, durante algunos trabajos de remodelación en la sede de la nunciatura, ubicada en Vía Po 27, se encontraron "encontraron algunos fragmentos óseos humanos".

Precisó que el cuerpo de la Gendarmería Vaticana intervino prontamente en el lugar, informó a los superiores de la sede católica, quienes inmediatamente comunicaron el hecho a las autoridades italianas para "las oportunas investigaciones y la necesaria colaboración bilateral".

En este momento, se informó, el procurador en Jefe de Roma, Giuseppe Pignatone, ha delegado a la Policía Científica y a la Escuadra Móvil de la Prefectura de Roma las pericias necesarias para establecer la edad, el sexo y la fecha de la muerte.

Aunque oficialmente todavía no se vinculan esos restos con los de Orlandi, la prensa italiana ya aventura hipótesis sobre el destino de la muchacha, con ciudadanía vaticana, que desapareció sin dejar rastro el 22 de junio de 1983.

Traición, acuerdo entre China y el Vaticano: sacerdotes

Mientras tanto, la autoridad judicial italiana ha dispuesto los exámenes técnicos, sobre todo la extracción del ADN, para verificar si se trata de Emanuela, o de Mirella Gregori, otra muchacha desaparecida en Roma ese mismo año.

Emanuela Orlandi era hija de un funcionario de la Prefectura de la Casa Pontificia y tenía 15 años cuando desapareció tras asistir a una lección de música, en el edificio del Apollinare, ubicado a pocos pasos de Piazza Navona.

Su destino mantuvo en vilo a toda Italia en las semanas posteriores a su desaparición, e incluso el Papa Juan Pablo II hizo varios llamados públicos por su vida. Pero ella nunca regresó a su casa.

A lo largo de 35 años se multiplicaron las investigaciones, las hipótesis y las desilusiones para la familia, que aún exige el esclarecimiento del caso. No obstante, el paso de los años, los italianos han seguido apasionadamente cada nuevo indicio.

LEA TAMBIEN


Así justificó El Vaticano el discurso del Papa sobre homosexualidad infantil

Esto tras las críticas que recibió por parte de colectivos LGBT sobre los dichos del Papa de utilizar la psiquiatría para estos casos

LEA TAMBIEN


Vaticano sabía de los abusos sexuales en Pensilvania desde 1963

La investigación da a conocer el silenciamiento del Vaticano tras los abusos sexuales de los curas de la Iglesia Católica

mlmt



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información