MUNDO

Francia generaliza uso del pasaporte sanitario para empujar la vacunación

A partir del 21 de julio se pedirá el certificado de vacunación si se quiere ingresar a teatros, cines y otros lugares en los que pueda haber más de 50 personas

  • EFE
  • 18/07/2021
  • 21:40 hrs
  • Escuchar
Francia generaliza uso del pasaporte sanitario para empujar la vacunación
A partir del 21 de julio se pedirá el certificado de vacunación si se quiere ingresar a teatros, cines y otros lugares en los que pueda haber más de 50 personas. Foto ilustrativa @EFEnoticias

PARÍS.- Quienes quieran tomar un café en Francia a partir de agosto tendrán que estar vacunados o inmunizados del coronavirus. Así lo anunció el presidente francés, Emmanuel Macron, que comunicó además la obligatoriedad para el personal sanitario de estar vacunado antes del 15 de septiembre.

También lee: Franceses marchan contra la vacunación obligatoria y otras medidas anticovid

"Cuando la ciencia nos ofrece herramientas para protegernos, tenemos que utilizarlas con confianza en la razón y en el progreso", dijo Macron en un discurso motivado por la inquietante expansión de la variante Delta, tres veces más contagiosa que la normal y que supone ya más de la mitad de los casos en Francia.

El gobierno había allanado el camino en los últimos días a lo que parecía ya ineludible, la necesidad de que todos los trabajadores de hospitales, clínicas, residencias de ancianos o personas discapacitadas que trabajen en contacto con personas frágiles estén vacunados antes del 15 de septiembre.

El ministro de Sanidad, Olivier Véran, precisó en la cadena LCI tras la declaración de Macron que a partir de esta fecha todo el personal concernido que no esté vacunado no podrá acudir a sus puestos de trabajo y no cobrará.

Según las últimas cifras disponibles, solo el 45 % del personal de residencias de ancianos y enfermos de larga duración tenían la pauta de vacunación completa, cifra que sube para el personal hospitalario (64 %), mientras que asciende al 81 % entre los sanitarios que trabajan por su cuenta.

En función de la evolución de la situación deberemos sin duda plantear la cuestión de la vacunación obligatoria para todos, pero apuesto por la confianza y llamo solemnemente a todos los ciudadanos a que se vacunen cuanto antes", dijo Macron


PASAPORTES SANITARIOS EN CAFÉS Y CINES

Si bien la exigencia de estar inmunizado no es aún una realidad, las medidas anunciadas por Macron dejan poco margen a quienes se nieguen aún a vacunarse, especialmente con el establecimiento entre el 21 de julio y principios de agosto de la exigencia del certificado sanitario en múltiples lugares públicos.

A partir del 21 de julio, el certificado que se exige hoy para acceder a discotecas pero también estadios y otras aglomeraciones de más de 1,000 personas, se pedirá también en teatros, cines y otros puntos culturales en los que pueda haber más de 50 personas.

En agosto, esta solicitud se ampliará a cafeterías, bares, restaurantes, centros comerciales, autobuses y trenes de largo recorrido, aviones y centros médicos.

"Vamos a ampliar al máximo el certificado sanitario para incitaros a la mayoría a que os vacunéis", dijo Macron que compartió su intención de "llevar las restricciones sobre los vacunados en lugar de sobre todos".

A partir del otoño, las pruebas de diagnóstico que hasta ahora eran plenamente reembolsadas por la Seguridad Social serán de pago salvo si han sido prescritas por un médico.

El presidente precisó que se van a reforzar los controles con los países de alto riesgo por la degradación de la situación sanitaria, con un aislamiento obligatorio para los viajeros que no estén vacunados.

TEMOR A LA CUARTA OLA

El proyecto de ley para aprobar este paquete de medidas será examinado en la Asamblea Nacional el 21 de julio en una sesión extraordinaria.

"Si no actuamos desde hoy, el número de casos va a continuar aumentado fuertemente y supondrá inevitablemente el aumento de las hospitalizaciones desde el mes de agosto", defendió Macron, que adelantó que habrá campañas de inoculación también en los centros escolares para los mayores de 12 años para el próximo curso escolar.

Los datos epidémicos del mes de junio mostraron una clara mejora de la situación en Francia, donde la cifra de contagios bajó hasta una media de unos 2,000 casos diarios y menos de 8,000 pacientes hospitalizados en todo el país.

Sin embargo, la variante Delta ha mostrado una clara progresión en las últimas semanas y ha pasado de representar menos del 5 % de los casos a principios de junio, al 40 % la semana pasada.

Las últimas cifras disponibles de vacunación, publicadas este domingo, señalan que 35.8 millones de personas (un 53.4 % de la población) han recibido al menos una dosis y 27.4 millones la pauta completa (el 40.6 %).

Para el Gobierno francés, la vacunación es la única forma de frenar una cuarta ola y un nuevo parón del país que comprometa los datos de crecimiento económico, que estima será del 6 % este año.

Macron mostró su determinación en concentrarse a partir de septiembre en las reformas estructurales que le preocupan, como la de las pensiones, que había quedado aparcada en 2020 por la crisis sanitaria.

 

rst