MUNDO

Feminicida recibe pena leve por su vejez, sale libre y a los 77 años mata a otra mujer

Acuchilló hasta matar a su esposa en 1979, atacó a tres mujeres entre 2007 y 2014; en 2018 asesinó a otra más de 11 puñaladas

  • REDACCIÓN
  • 19/07/2019
  • 18:59 hrs
  • Escuchar
Feminicida recibe pena leve por su vejez, sale libre y a los 77 años mata a otra mujer
Albert Flick asesinó a Kimberly Dobbie decádas después de haber matado a su esposa Sandra. (Especial)

Se suponía que Albert Flick era demasiado viejo para representar una amenaza para cualquiera.

Cuando estuvo frente un juez en Portland, Maine, en 2010, tenía unos 60 años y había pasado aproximadamente un tercio de su vida en prisión. Tras pasar un tiempo en la cárcel por matar a su esposa, había atacado a otra mujer y vuelto a la cárcel, solo para salir y atacar a una tercera mujer.

Las tendencias violentas de Flick no parecían desaparecer con la edad, advirtieron tanto el fiscal como su oficial de libertad condicional. Pero el juez optó por sentenciarlo a solo cuatro años de prisión, y haciendo notar que para cuando fuera puesto en libertad en 2014, tendría 72 o 73 años.

"En algún momento, el señor Flick va a envejecer y no tendrá capacidad para encajar en esta conducta", dijo el Juez del Tribunal Superior de Maine, Robert E. Crowley, según el Portland Press Herald, "y encarcelarlo más allá del tiempo de la vejez. No me parece que tenga buen sentido".

Ocho años después de esa audiencia, Flick golpeó de nuevo, apuñalando fatalmente a una mujer frente a una lavandería en Lewiston, Maine, mientras sus hijos gemelos de 11 años observaban. Ahora con 77 años, fue declarado culpable de asesinato el miércoles y, esta vez, parece probable que pase el resto de su vida en prisión. Los cargos conllevan una sentencia mínima de 25 años, y los fiscales planean solicitar que se le coloque tras las rejas de por vida.

Estadísticamente hablando, el juez que predijo que Flick envejecería y abandonaría su conducta delictiva no estaba equivocado: un estudio compilado por la Comisión de Sentencias de Estados Unidos en el 2017 encontró que solo 13.4% de los convictos que tenían 65 años o más volvieron a ser arrestados cuando salieron de la cárcel, en un período de ocho años después de haber sido liberados, en comparación con 68% de los convictos menores de 21 años.

Pero Flick fue la excepción. Su primera condena por asesinato se produjo en 1979, cuando vivía en Westbrook, Maine, y trabajaba como fabricante de donas. Ese enero, su esposa, Sandra Flick, le entregó documentos de divorcio y lo hizo acompañar de la policía a su apartamento. Tres semanas más tarde, cuando ella le pidió que regresara y recogiera sus pertenencias, Flick llevó consigo su navaja, informó el Lewiston Sun Journal.

La hija de Sandra Flick de otro matrimonio, estaba en casa en ese momento, y observó a través de una grieta en la puerta cuando Albert Flick inclinó el brazo de su madre detrás de su espalda y le tapó la boca con la mano. Cuando la niña de 12 años escuchó un grito, corrió en busca de ayuda. Un vecino llegó para encontrar a Sandra Flick cubierta de sangre. La apuñalaron 14 veces y vivió lo suficiente como para decirle a la vecina que su esposo era responsable.

Originalmente sentenciado a tres décadas de prisión, Flick salió de la cárcel después de 21 años debido a su buen comportamiento. No mucho después de ser liberado en el año 2000, terminó tras las rejas de nuevo. En 2007, lo acusaron de golpear a una mujer con la que salía y le enterró un tenedor, y luego trató de intimidarla para que ella no declarara en su contra. Luego, en 2010, después de salir de la cárcel una vez más, atacó a otra mujer en su apartamento de Portland.

La mujer le dijo a las autoridades que ella y Flick habían discutido, y él la había puesto en un candado y le había golpeado repetidamente con el extremo de un cuchillo, luego la persiguió con un destornillador cuando logró escapar. La policía encontró a Flick tratando de ahorcarse en una escalera de incendios cuando llegó al edificio.

Tras del ataque, la fiscal Katherine Tierney le pidió al juez que condenara a Flick a aproximadamente ocho años de prisión, argumentando que era improbable que su comportamiento violento hacia las mujeres cambiara a medida que crecía, y que la única solución era el tiempo en prisión "significativo".

"Claramente, la libertad condicional no está funcionando", dijo, de acuerdo con Press Herald. "En este punto, no sé qué más hacer. Creo que hay un gran riesgo para la seguridad de las mujeres y la sociedad cuando se trata del Sr. Flick".

El oficial de libertad condicional de Flick, Troy Thornton, también le dijo al juez que Flick era "una persona extremadamente violenta cuando se trata de relaciones", informó el periódico.

"Parece que no ha disminuido la velocidad en este momento", dijo Thornton, "y no lo veo desacelerándose en el futuro cercano".

Esas advertencias demostraron ser proféticas. En 2014, después de cumplir la sentencia de casi cuatro años dictada por Crowley, Flick fue arrestado por amenazar a la mujer a la que había perseguido con un destornillador, diciéndole: "Obtendrás la tuya" cuando se encontraron en la calle. . El septuagenario se declaró culpable de violar su libertad condicional y fue enviado nuevamente a prisión hasta 2016.

Después de salir, se mudó al área de Lewiston. Allí, conoció a Kimberly Dobbie, que vivía en un refugio para personas sin hogar con sus dos hijos.

Los testigos que declararon ante el tribunal esta semana dijeron que Flick desarrolló una obsesión con la mujer de 48 años, que la seguía desde el refugio hasta la biblioteca pública, la parada de autobús y Dunkin. Aunque nunca lo reportó a la policía, les dijo a sus amigos que no apreciaba la atención. La madre planeaba mudarse a un apartamento en Farmington, a una hora de distancia, y le dejó claro a Flick que no iba a venir.

"Se convirtió en si no puedo tenerla, la mataré ", dijo a los jurados el fiscal general adjunto Bud Ellis, según WGME. "Y eso es exactamente lo que hizo".

El 15 de julio de 2018, Flick siguió a Dobbie a la lavandería, donde las cámaras de seguridad lo grabaron y la apuñaló al menos 11 veces. El jurado tardó solo 40 minutos en declararlo culpable de asesinato el miércoles, a pesar de que no se les había contado su historia anterior de violencia hacia las mujeres.

Crowley, el juez que predijo que Flick "envejecería" su comportamiento violento, se retiró en 2010, el mismo año en que dictó la sentencia de casi cuatro años. En ese momento, fue ampliamente elogiado por los abogados, otros jueces e incluso el padre de un asesino convicto, quien escribió una carta para agradecerle por tratar a la familia con dignidad. Le dijo al Press Herald, que quería renunciar mientras estaba "en la cima", y regresaría a la práctica privada.

Ahora, como mediador en una empresa de Portland, no pudo ser contactado de inmediato para realizar comentarios el jueves por la noche.

"Creo firmemente que esto podría haberse evitado", dijo a The Press Herald Elsie Clement, cuya madre fue asesinada por Flick en 1979. "No hay razón para que este hombre haya estado en las calles en primer lugar, no hay razón".

El artículo original en inglés The Washington Post

JGM