MUNDO

Estados Unidos ¿origen de la inseguridad en Centroamérica?

La violencia, así como la inseguridad y la falta de oportunidades en sus naciones, son las fuerzas que mueven a la caravana de migrantes centroamericanos

  • REDACCIÓN
  • 25/10/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Estados Unidos ¿origen de la inseguridad en Centroamérica?
Durante la época de las guerra en Centroamérica, los gobiernos de Washington tuvieron una gran influencia en los países de la región (Notimex)

La violencia, así como la inseguridad y la falta de oportunidades en sus naciones, son las fuerzas que mueven a la caravana de migrantes de Honduras, El Salvador y Guatemala. El destino es Estados Unidos, pero ¿realmente es el vecino del norte el responsable de la crisis humanitaria que buscan evitar los centroamericanos en sus países de origen?

De acuerdo con Joseph Nevins, experto en Centroamérica del Vassar College de Nueva York, el motivo por el que la caravana emigran a Estados Unidos no solo está vinculado con que se trate del país más desarrollado de la región, sino con la propia influencia que Washington ha tenido allí por décadas. En su imaginario, es el lugar donde se encuentran las mejores opciones de vida.

Lee en LSR: 5 noticias falsas sobre la caravana migrante

Durante la época de las guerra en Centroamérica, los sucesivos gobiernos de Washington tuvieron una influencia "muy fuerte" en los países de la región, agrega Cynthia Arnson, directora del Programa sobre Latinoamérica del Wilson Center.

En este sentido, en estos países todavía se considera a Washington como la voz de una autoridad que puede decidir sobre el futuro de sus naciones. Ejemplo de ello es que en Honduras, donde Estados Unidos legitimó al golpe de Estado contra Manuel Zelaya en 2007 o cuando el año pasado reconoció al gobierno de Juan Orlando Hernández pese a las denuncias de fraude.

Por otra parte, en El Salvador, Estados Unidos gastó más de 6 mil millones de dólares en ayudar al gobierno y al ejército para derrocar las fuerzas insurgentes del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional. Conflicto, en el que murieron alrededor de 75.000 personas y hubo reportes de homicidios, desapariciones, violaciones, torturas, secuestros y atentados a los derechos humanos, principalmente a manos del ejército.

Asimismo, Arnson refiere lo sucedido en Nicaragua, donde el país de las barras y las estrellas financió a los grupos denominados "contra", insurgentes que intentaron el derrocamiento del Frente Sandinista de Liberación Nacional. Según la Corte Internacional de Justicia, estos cometieron torturas, ejecuciones, asesinatos arbitrarios, saqueos, reclutamientos forzosos y violaciones.

Debemos recordar que los primeros grandes flujos migratorios tuvieron lugar cuando cientos de personas de Centroamérica intentaban huir de las masacres y persecuciones que fueron factor común en la región entre las décadas de 1970 y 1980 y que fueron financiadas de forma indirecta por EE.UU.", señala Elizabeth Oglesby, profesora del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Arizona.


Te puede interesar: El video con el que se justificó Trump para ir contra migrantes

Nevins señala otro factor a tomar en cuenta: “la Mara Salvatrucha, el grupo criminal del que muchos inmigrantes están huyendo, tuvo su origen en cárceles de Los Ángeles en la década de 1980. Estos pandilleros fueron deportados luego a esos países y esto contribuyó a generar esta situación de inseguridad que actualmente se vive allí con estas bandas criminales".

Posteriormente, en la década de 1990 Estados Unidos continúo su apoyo a estos países mediante programas de asistencia financiera y de capital político. Con la crisis migratoria de niños no acompañados de 2014, una comisión bipartidista del Congreso de Estados Unidos decidió que se enviarían 750 millones de dólares para apoyar a estos países.

No obstante, para Nicholas Valentino, profesor del Centro de Estudios Políticos de la Universidad de Míchigan, la creación de programas para brindarles a estas personas un mejor futuro en sus países son más económicos que los miles de dólares per cápita que se necesitan para detenerlos, procesarlos y, finalmente, deportarlos, pero no es algo que se tome en cuenta en Estados Unidos.


DJH