CONDICIONES INSALUBRES

Entre hacinamiento y corrupción, así viven las mujeres venezolanas en la cárcel

Los delitos que pusieron a estas mujeres bajo custodia varían desde el robo y la posesión de drogas hasta la extorsión y el homicidio
Entre hacinamiento y corrupción, así viven las mujeres venezolanas en la cárcelGrupos locales e internacionales de derechos humanos han denunciado las condiciones a las que estas mujeres han estado sujetas

La cárcel para mujeres venezolana se encuentra abarrotada, en ella las mujeres —la mayoría en espera de un juicio y que se presume son inocentes— aguardan durante meses, incluso años. Aunque la expectativa es que estas mujeres —algunas de ellas embarazadas— sean retenidas durante solo 45 días, la crisis social y política incesantes de Venezuela han causado que esa idea sea solo un recuerdo.

Ana María Arévalo Gosen ha estado documentando a estas mujeres que acaban en prisiones saturadas durante largos periodos como parte de su proyecto. Arévalo Gosen, una fotógrafa venezolana que ahora vive en Europa, dijo que ella descubrió un mundo apretado de poca luz, sin atención médica, agua o privacidad, informó The New York Times.


El sistema de justicia, como todo lo demás en Venezuela, no funciona”, dijo Arévalo Gosen, de 30 años y quien produjo el proyecto con una beca Women Photograph + Nikon y una beca de viaje del Centro Pulitzer para Reportaje de Crisis.



Pasan todo el día en pequeñas celdas, sentadas o paradas, pero sin hacer nada. Las embarazadas tienen muchas infecciones, no se pueden mover. No es saludable”.

Dólares, viajes y restaurantes lujosos: la vida de la cúpula chavista

A través de conocidos, Arévalo Gosen conectó con un policía que ella afirma le brindó el acceso. Desde ese entonces, ha viajado a varias regiones de Venezuela para seguir con su proyecto y observar cárceles administradas por la policía, así como otras agencias de investigación y de seguridad pública.

Los delitos que pusieron a estas mujeres bajo custodia varían desde el robo y la posesión de drogas hasta la extorsión y el homicidio. Algunas de ellas han estado detenidas hasta tres o cinco años antes de enfrentar un juicio. En otros casos, debido a que las prisiones están tan llenas, algunas han sido regresadas a estos centros de detención para cumplir sus sentencias.


La policía no está acostumbrada a esto”, dijo ella. “Estos lugares se han convertido en depósitos de criminales y no hay tiempo de procesarlos a todos con rapidez”.

No es sorprendente, dijo, que lograr superar esta experiencia requiere de familiares en el exterior —para traer alimentos y otras necesidades— y aliados en el interior. Algunos policías cobran dinero a las personas cuando vienen a traer comida dos veces al día, dijo ella. Esas visitas también permiten a los familiares traer a un menor de edad del interno.

Al mismo tiempo, el tener en el mismo lugar a personas que esperan su juicio y a criminales convictos preocupa a los activistas locales, dijo Arévalo Gosen.


Estas personas saldrán siendo peores, no mejores”, dijo. “No se sentirán rehabilitadas o perdonadas por la sociedad”.

Grupos locales e internacionales de derechos humanos han denunciado las condiciones a las que estas mujeres han estado sujetas e indicaron que las prisiones del país tienen un largo historial de condiciones deplorables. Sin embargo, Arévalo Gosen dijo que a menudo hay poca simpatía de parte del pueblo en una sociedad en la que el crimen y la violencia han aumentado sin control.

LEA TAMBIEN


México reitera su compromiso de una salida pacífica en Venezuela

México y Uruguay proponen el "Mecanismo de Montevideo", una iniciativa para lograr la paz en Venezuela y elecciones para salir de la crisis

ImagenMultimediaRelacionada

LEA TAMBIEN


Plantean México y Uruguay 4 etapas para la paz en Venezuela

Este jueves se reunirán en Montevideo representantes de alumnos 12 países para discutir una posible salida a la crisis

ImagenMultimediaRelacionada

mlmt




Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información