MUNDO

Enmienda 25: ¿Pueden destituir a Trump tras el caos en el Capitolio?

La enmienda 25 que aparece en la Constitución de EU permite el proceso de destitución de un presidente que no tiene capacidad para gobernar el país

  • REDACCIÓN
  • 06/01/2021
  • 19:15 hrs
  • Escuchar
Enmienda 25: ¿Pueden destituir a Trump tras el caos en el Capitolio?
Piden proceso de destitución de Donald Trump tras caos en el Capitolio (Foto: EFE)

Las manifestaciones violentas en el Capitolio de Estados Unidos muestran que la transición en el país vecino del norte no será sencilla, más cuando el perdedor, el presidente Donald Trump, no acepta la victoria del ganador, Joe Biden.

Sin embargo, hay una enmienda relativamente desconocida que puede remover a Trump si este no quiere dejar la Casa Blanca. Se trata de la enmienda 25.

(Foto: EFE)

La enmienda 25 resurgió en el debate luego del llamado a la destitución de Donald Trump por los disturbios en el Capitolio

La enmienda 25 constitucional habla sobre la sucesión del presidente de Estados Unidos, y establece las condiciones en que se le puede inhabilitar, entre ellas la falta de capacidad para ejercer el cargo.

Esta enmienda fue aprobada por el Congreso como un mecanismo para asegurar la sucesión en el poder tras el asesinato en 1963 del presidente John F. Kennedy.

En ese momento, el vicepresidente Lyndon B. Johnson asumió la jefatura de Estado, pero no existía un mecanismo claro para ocupar su cargo, que había quedado vacante, según información de la BBC.

Esta enmienda fue aprobada en 1965 y se convirtió en parte de la Constitución en 1967, tras ser ratificada por 38 estados.

¿Qué dice la enmienda?

La norma contiene cuatro disposiciones:

• La primera establece que el vicepresidente se hará cargo del gobierno si el jefe de Estado muere, renuncia o es destituido.

• La segunda señala que, si se produce una vacante en la vicepresidencia, el presidente debe nombrar un reemplazo que debe ser confirmado por una mayoría en ambas cámaras del Congreso: la Cámara de Representantes y el Senado.

• La tercera permite al presidente delegar sus funciones en el vicepresidente, de forma temporal.

• La cuarta crea el mecanismo mediante el cual el vicepresidente y la mayoría de los miembros del gabinete pueden declarar que el presidente no es capaz de "desempeñar las funciones y obligaciones de su cargo", lo que puede llevar a que el mandatario sea sustituido por su número dos.

Esta última disposición es la única que nunca ha sido utilizada y es justamente la que está ahora en medio del debate con el actual presidente Donald Trump

¿Puede aplicarse la enmienda a Donald Trump

En medio del caos en el Capitolio, actores políticos han hecho un llamado para ejercer la enmienda y quitar del cargo al presidente, como el exsecretario de Defensa William Cohen, quien en declaraciones a la televisora CNBC cuestionó:

“No sé dónde ha estado su gabinete todo este tiempo, pero aplica invocar la Enmienda 25 porque este hombre ya no es capaz de servir a Estados Unidos de América”.

Por su parte, Jay Timmons, presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Manufactureros, llamó al vicepresidente Mike Pence a “considerar seriamente” invocar la enmienda para “preservar la democracia”.

Aunque según expertos consultados por la BBC en 2018, se tiene que demostrar que el presidente en turno es incapaz de desempeñar las funciones y obligaciones de su cargo.

"Si está en coma, esto es evidente, o si está muy enfermo y no puede trabajar. También por incapacidad mental, si se le olvidan las cosas por sufrir alzhéimer, por ejemplo. La cuestión está en si crees que el presidente no ha sido capaz de dedicar el tiempo y el esfuerzo que exige su cargo, ¿es eso suficiente para concluir que él no puede desempeñar sus funciones? Esa es la duda que pueden tener quienes se oponen al presidente", dijo Saikrishna Prakash, profesor de la Escuela de Derecho de la Universidad de Virginia

¿Cómo sería el proceso?

La disposición 4 señala que si el vicepresidente y el gabinete creen que el mandatario está incapacitado pueden escribir una carta para notificar al Congreso al respecto, lo que privaría al jefe de Estado de sus funciones.

Sin embargo, cuando eso ocurre, el presidente puede dirigirse al Congreso para refutar esa aseveración, con lo cual podría permanecer en su cargo.

Llegado este punto, el vicepresidente y el gabinete pueden reiterar su posición ante el legislativo, lo que dejaría la decisión en manos del Congreso: si dos tercios de ambas cámaras dan su visto bueno, el presidente sería despojado de sus poderes.

"Este es un requerimiento extraordinariamente difícil de cumplir y no es probable que sea invocado. Está pensando para ser aplicado en situaciones en las que, desde cualquier punto de vista, es evidente que el presidente no puede cumplir sus funciones, no cuando se trata de un asunto debatible. Me sorprendería mucho si deciden usarlo, aunque uno nunca sabe", señaló Prakash a la BBC.

 

bl