MUNDO

Encienden alerta por conflicto entre dos potencias nucleares: India y Pakistán

Las relaciones entre las dos potencias vecinas han venido deteriorándose desde un ataque suicida, que cobró la vida de más de 40 soldados indios

  • REDACCIÓN
  • 26/02/2019
  • 15:35 hrs
  • Escuchar
Encienden alerta por conflicto entre dos potencias nucleares: India y Pakistán
Un ministro indio afirmó que el objetivo de los ataques era un campamento de entrenamiento del grupo Jaish-e-Mohammad (JeM, "El ejército de Mahoma"), en Balakot

La tensión en Cachemira continúa en escalada con el ataque aéreo que India dijo haber lanzado contra militantes islámicos en territorio de Pakistán.

Un ministro indio afirmó que el objetivo de los ataques era un campamento de entrenamiento del grupo Jaish-e-Mohammad (JeM, "El ejército de Mahoma"), en Balakot.

Por su parte, Pakistán informó que los ataques impactaron una región desierta, pero prometió responder.

Las relaciones entre las dos potencias nucleares vecinas han venido deteriorándose desde un ataque suicida al comienzo de mes que cobró la vida de más de 40 soldados indios.

Nihang, los últimos guerreros "pacifistas" de India

Por un lado, India acusa a Pakistán de permitir a grupos armados operar en su territorio y asegura que las agencias de seguridad pakistaníes jugaron un papel en el ataque suicida de febrero 14, que fue reivindicado por JeM.

Por el otro lado, Pakistán niega tener relación con el asunto y asegura que no les ofrece refugio a las milicias armadas.

Los ataques aéreos del martes son los primeros que suceden a través de la llamada línea de control -la frontera que divide las zonas de Cachemira administradas por India y Paquistán respectivamente- desde la guerra entre ambos países en 1971.

Balakot se encuentra en la provincia noroccidental de Khyber Pakhtunkhwa, en Pakistán. Residentes en la región informaron al Servicio Urdu de la BBC que fueron despertados por fuertes explosiones en la madrugada del martes. Este país condenó los ataques y afirmó que respondería "en el momento y lugar de su escogencia".

LAS DOS VERSIONES DEL ATAQUE

El secretario de Relaciones Exteriores de India, Vijay Gokhale, dijo en rueda de prensa que los ataques habían matado a un "gran número" de milicianos, incluyendo comandantes. Añadió que se habían evitado bajas civiles.

Recibimos inteligencia confiable de que JeM estaba planeando más ataques suicidas en India. Ante el peligro inminente, un ataque preventivo se volvió absolutamente necesario", declaró.

En India, hay elecciones programadas para finales de mayo.

El portavoz del ejército pakistaní, mayor general Asif Ghafoor, dijo que los ataques no habían causado bajas.

Ghaffor tuiteó que Pakistán movilizó sus jets y forzó a las aeronaves indias a hacer una "rápida retirada", obligándoles a lanzar su carga explosiva en un área abierta.

Más tarde, el primer ministro de Pakistán, Imran Khan, convocó una reunión de emergencia con los jefes de seguridad nacional y condenó la "irresponsable política india".

Una vez más, el gobierno de India ha recurrido a un reclamo egoísta, imprudente y ficticio", leyó un comunicado emitido después de la reunión.


Esta acción ha sido tomada para el consumo interno, ahora que están en un ambiente electoral, arriesgando gravemente la paz y estabilidad regional".


El gobierno llamó a una sesión plenaria del Parlamento para este miércoles para formular una respuesta unificada a la "violación" de la línea de control.

NO FUE EL PRIMER ATAQUE

En septiembre de 2016, un ataque contra una base militar en Uri generó una situación similar cuando el gobierno de Delhi decidió responder con los llamados "ataques quirúrgicos".

Se encontró que la afirmación de India de que desplegó fuerzas especiales en paracaídas para destruir los campamentos de los milicianos en la zona pakistaní de Cachemira era exagerada, pero las tropas indias sí cruzaron en varias localidades a lo largo de la Línea de Control, causando unas bajas en las fuerzas pakistaníes.

Esta vez ha impactado un objetivo al otro lado de la frontera internacional, en territorio pakistaní, en un lugar donde se conoce desde hace años que los militantes tienen un campamento de entrenamiento.

El ejército de Pakistán acordonó la zona y ni siquiera la policía local ha podido entrar, así que pasará algún tiempo antes de poder conocer los detalles del ataque, indica M Ilyas Kahn.

Algunos observadores señalan que podría haber ataques punitivos realizados por los milicianos contra las fuerzas indias en Cachemira "en un momento dado".

Tanto India como Pakistán reclaman todo el territorio de Cachemira -de mayoría musulmana- pero sólo controlan una parte de este.

Las dos naciones se han enfrentado en tres guerras y un conflicto limitado desde que se independizaron de Reino Unido en 1947. Todos los enfrentamientos, salvo uno, han sido en torno a Cachemira.

No obstante, Cachemira ya era objeto de agrias disputas incluso antes de que India y Pakistán se independizaran.

Según el plan de reparto contemplado por el Acta de Independencia de la india, Cachemira podía elegir libremente si ser parte de India o de Pakistán.

Pero cuando en 1947 el gobernante local, marajá Hari Singh, eligió a India, estalló una guerra que duró dos años.

Una nueva guerra le siguió en 1965 y, en 1999 India también se vio envuelta en un breve pero intenso conflicto con tropas rebeldes apoyadas por Pakistán.

Para esa época ambos países ya se habían declarado a sí mismos potencias nucleares.

Muchos de los habitantes del territorio no quieren ser gobernados por India y prefieren ya sea la independencia o una unión con Pakistán.

Más del 60% de los habitantes del estado indio de Jammu y Cachemira profesan la fe islámica, lo que lo convierte en el único estado del país donde hay una mayoría de musulmanes.

Las altas tasas de desempleo y las denuncias de violencia excesiva por parte de las fuerzas de seguridad que se enfrentan a manifestantes e insurgentes armados también han agravado el problema.


mlmt