MUNDO

Empresarios y activistas le echan una mano a desamparados

Los latinos son protagonistas del desarrollo de negocios en el centro de Los Ángeles y del incremento inusitado en el número de desamparados

  • EFE
  • 23/06/2019
  • 20:10 hrs
  • Escuchar
Empresarios y activistas le echan una mano a desamparados
Los latinos son protagonistas del desarrollo de negocios en el centro de Los Ángeles y del incremento inusitado en el número de desamparados. Fotos EFE

LOS ANGELES.- El fuerte aumento de desamparados que duermen en las calles de Los Ángeles, en EU, ha disparado las alarmas de propietarios de negocios y activistas, que cada día ven cómo las personas improvisan carpas en las calles de la noche a la mañana, entre estos, un significativo números de latinos.

Según personas alarmadas que fueron consultadas por Efe, se trata de un proceso que ha llegado a "extremos críticos" en los últimos dos años, pues los dueños de negocios en el área de Skid Row, en el "Downtown" de Los Ángeles, se han visto gravemente afectados por el problema de la indigencia frente a sus locales.

"Mi familia ha estado en esta esquina desde 1972. Yo personalmente he estado desde 1983 en el negocio, y hemos visto cómo ha cambiado el área", dice Sergio Moreno, dueño de un negocio de cambio de cheques y envío de dinero en la Calle Siete.

Moreno califica la situación de "crisis humanitaria, porque ya estamos viendo enfermedades que no se habían visto en la ciudad en cientos de años", afirma.

Moreno es uno de los dueños de negocios que a través del Distrito Industrial del Centro de Los Ángeles (Ladid) han empezado a tomar medidas de limpieza y seguridad por cuenta propia.

El pequeño empresario resalta que los funcionarios del gobierno local no han tomado las medidas oportunas para, al menos, contener la grave situación.

El día anterior a la entrevista de Moreno con Efe, las autoridades desalojaron personas y recogieron carpas, pero el empresario sabe que en dos o tres días volverán a estar allí.

Los latinos, protagonistas tanto del desarrollo de negocios en el centro de Los Ángeles como del incremento inusitado en el número de desamparados en la vía pública, son el foco de atención de la directora ejecutiva de Ladid, Estela López.

"Nunca hemos estado como ahora y nunca nos hemos sentido tan desesperados como hoy en día", dijo López, una hispana que califica esta situación de "desesperada".

"Hay una tensión muy grande en estos momentos entre los dueños de negocios por la situación (de los indigentes) que ha venido creciendo de manera acelerada desde 2006", agregó la ejecutiva de Ladid.

"Nos hemos establecido un 'autoimpuesto' para hacer trabajos que la ciudad debería brindarnos con los impuestos que ya pagamos", agregó sobre las labores de limpieza y seguridad que desarrolla Ladid.

"Tenemos 19 personas que antes eran indigentes y han querido cambiar su vida. Muchos eran adictos (a las drogas) y han pasado por programas para dejar la adicción, y ahora van a la escuela y trabajan limpiando las aceras cada día", explicó la ejecutiva.

De acuerdo con López, que es nacida en Los Ángeles de padres mexicanos, este equipo de trabajo, con sus correspondientes camiones, "recoge cada día entre cinco y siete toneladas de basura en las 46 cuadras (calles) que comprende el Distrito".

De igual forma, hay 10 personas entrenadas que conforman un grupo privado de seguridad que recorre el área en bicicleta, y algunas veces en vehículos.

"Nuestro equipo de seguridad privada responde a las llamadas de los negocios cuando hay una situación de riesgo, como un indigente tratando de robar o encerrado en el baño", anotó la también activista que ha dirigido cuatro diferentes distritos en el centro de Los Ángeles.

La respuesta se da "entre 30 segundos y un minuto, algo que la policía, por escasez de personal, no puede cumplir", asegura López.

De acuerdo con la activista, el personal está entrenado para lidiar con personas con problemas de salud mental o bajo la influencia de las drogas.

Según la encuesta "Conteo de desamparados de la gran área de Los Ángeles 2019", publicada este mes, las personas durmiendo en las calles aumentaron un 12 % con respecto al año pasado por la escasez de vivienda asequible.

Esta encuesta contabilizó 58 mil 936 desamparados en comparación con los 52.765 que había e 2018.

En particular, los hispanos conforman el 35% de las personas sin hogar en el condado angelino, según el propio sondeo.

En el área metropolitana de Los Ángeles, el número de negocios de dueños latinos representaron el 26.5 % del total, según un reporte de 2018 de la Universidad de Stanford.

Para López, las soluciones "verdaderas" no pueden ofrecerse en las mismas calles donde se está tratando de combatir el problema.

"Podemos pensar en poner baños en cada cuadra para que hagan sus necesidades y se bañen, pero esa no es una solución verdadera. La solución es ofrecerles techo y cama en un sitio seguro, donde además se le puedan brindar otros servicios como atención médica y rehabilitación", anotó.

Pero el problema más grave es ver la dolorosa situación que sufren estas personas sin techo.

"Me duele en el corazón ver tantos seres humanos que sus vidas parecieran que no valen nada, y eso no es consistente con lo que nosotros creemos, que cada persona es creada a imagen de Dios", lamenta López.

La activista afirma que los indigentes "no están viviendo, sino muriendo en las calles".