MUNDO

El impacto regional en Latinoamérica de Daniel Ortega y la elección en Nicaragua

Las reformas electorales propuestas por el gobierno nicaragüense podrían tener un impacto en las próximas elecciones y en la política de la región

  • ALEJANDRA CEBALLOS VARGAS
  • 24/04/2021
  • 17:00 hrs
  • Escuchar
El impacto regional en Latinoamérica de Daniel Ortega y la elección en Nicaragua
Los cambios a las leyes electorales han sido forzados por peticiones internacionales; sin embargo, las propuestas han generado controversia. (Foto: Efe)

A poco más de medio año para la realización de las elecciones presidenciales en Nicaragua, la ambigüedad de las reformas electorales impulsadas por el régimen de Daniel Ortega ha generado suspicacia entre la oposición y analistas políticos al grado de sospechar que la verdadera intención es asegurarse un cuarto mandato.

Ante ello, analistas consideran que, desde un punto de vista regional para América Latina, la elección de Nicaragua es relevante para evaluar cómo están posicionados algunos gobiernos de izquierda y sus ansias por aferrarse al poder.

Los cambios a las leyes electorales han sido forzados por peticiones internacionales; sin embargo, las propuestas han generado controversia. Muchos consideran que, lejos de cumplir con el propósito de hacer más transparentes los comicios, las nuevas medidas van en contra de la competitividad en el sistema político nicaragüense.

Estas posibles reformas se le suman a la violencia y el hostigamiento político que existen en el país. Hace unos días se cumplió el tercer aniversario de las protestas en Nicaragua, que resultaron en manifestantes muertos, heridos y encarcelados.

“Tal vez la situación en Venezuela eclipsa las miradas en América Latina”, explica la maestra Jimena Esquivel, de la Universidad Iberoamericana. “Pero la crisis en Nicaragua es muy grave en el ámbito político y democrático”.

Por ello, las elecciones de noviembre serán especialmente importantes. Y estas reformas podrían un jugar un papel clave.


LAS PROPUESTAS DEL GOBIERNO

En octubre del año pasado, la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) exigió a Ortega que establezca reformas electorales que garanticen que los próximos comicios sean “creíbles”.

Esquivel explica que, aunque las medidas “pretenden cumplir la exigencia de la comunidad internacional y de los organismos regionales”, no buscan verdaderamente “contribuir a que haya un proceso electoral limpio”.

Las reformas, entre otras cosas, suspenden la observación internacional, niegan el financiamiento extranjero a los candidatos y evitan que aquellas personas que hayan participado en las manifestaciones de hace tres años puedan aspirar a un cargo en la política.

“Son prohibiciones que buscan limitar una verdadera competencia electoral”, asegura Esquivel. “Ponen candados para que se complique más el formar oposición y el poder competir en las elecciones”.

Esta semana, los diez candidatos que buscan enfrentarse a Ortega en las elecciones compartieron un comunicado conjunto, en el que se expresaron en contra de las medidas propuestas.

“Tenemos la obligación ante el pueblo de Nicaragua y la comunidad internacional de rechazar categóricamente estas propuestas y poner en evidencia las maniobras del Gobierno y la manipulación que pretende hacer en contra de la administración transparente, libre e imparcial del próximo proceso electoral”, indicaron.

A estos candidatos solo les queda esperar los comentarios de la OEA, que probablemente lleguen en mayo, cuando se vence el plazo que le dio la organización a Nicaragua.

 

LAS CONSECUENCIAS PARA AMÉRICA LATINA

“Yo creo que es un momento clave para Nicaragua, pero también para la región en general,” explica Esquivel.

“En estas elecciones vamos a tener encima la mirada regional e internacional, y puede ser un punto de inflexión para aprobar o desaprobar este socialismo y a los gobiernos de izquierda que se aferran al poder”, agrega.

La académica considera que sigue siendo muy temprano para saber qué sucederá en los comicios de noviembre, y no descarta que pueda ser una oportunidad importante para que la oposición trabaje junta y logre un resultado inesperado.

Agrega que este proceso también podría ser una oportunidad para Ortega, “para que replantee y pueda pasar a la historia como alguien que apostó por un proceso electoral más transparente y real”.