MUNDO

Dos años de mandato y continúa el desprecio de Trump hacia Latinoamérica

Trump desempolvó la Doctrina Monroe para mantener a Latinoamérica como su "patio trasero" y continuar interviniendo en los asuntos internos de la región

  • REDACCIÓN
  • 22/01/2019
  • 18:04 hrs
  • Escuchar
Dos años de mandato y continúa el desprecio de Trump hacia Latinoamérica
El desinterés hacia Latinoamérica que han mostrado las administraciones estadounidenses desde principios de este siglo se ha incrementado en los últimos dos años con Trump

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cumplió este 20 de enero dos años al frente de la Casa Blanca impulsando una agenda en la que sigue viendo a Latinoamérica como su "patio trasero" y la acusa de ser la responsable de los peores males que azotan a los estadounidenses.

El desinterés hacia Latinoamérica que han mostrado las administraciones estadounidenses desde principios de este siglo se ha incrementado en los últimos dos años y prueba de ello es la cancelación de la visita programada de Trump a esa región, que solo visitó fugazmente Argentina a finales del año pasado para la cumbre del G20.

Trump ha mostrado un abierto desdén por América Latina y varios hechos así lo reflejan: Es el único presidente norteamericano que no ha asistido a la Cumbre de las Américas y, salvo ese viaje fugaz a Buenos Aires para el G20, no se ha acercado a la región, por la cual ha mostrado un desprecio absoluto", aseguró a Xinhua el académico Mario Ojeda Revah.


El investigador del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) argumentó que eso no significa que Estados Unidos no tenga injerencia a pesar de que Latinoamérica "no ha sido una prioridad".

Trump "orgulloso" de los legisladores que aprobaron financiamiento del muro

Los presidentes latinoamericanos suelen quejarse con regularidad de la poca importancia que tienen sus países en la agenda de Estados Unidos, una queja que según el analista colombiano Hernando Gómez Buendía tiene muy poco sentido "porque estar en el radar de Washington es casi siempre un peligro, no una bendición".

Desde que en 1823 se promulgó la Doctrina Monroe de "América para los (norte) americanos", Washington presionó para que se retiraran del hemisferio sus rivales europeos y desde entonces ha pretendido controlar todo lo que pasa en la región.

Aunque el gobierno del expresidente Barack Obama dio por terminada en 2013 la Doctrina Monroe, Trump decidió en estos dos años desempolvarla para mantener a Latinoamérica como su "patio trasero" y continuar interviniendo en los asuntos internos de los países de la región.

Por su parte, la directora del Centro de Estudios de la Alianza del Pacífico e investigadora de la Universidad de Economía y Comercio Internacional (UIBE), Li Ziying, aseguró a Xinhua que el gobierno de Trump revitalizó la intervención en Latinoamérica, aunque ya no lo hace con intervenciones militares como en el pasado.

El neointervencionismo de Trump en Latinoamérica se ha presentado en diferentes aspectos, como la presión económica a México para renegociar el TLCAN, el retroceso en el acercamiento de las relaciones con Cuba y las actitudes de algunos funcionarios estadounidenses ante las relaciones de cooperación de América Latina con Rusia y China, estimó la analista.

Incluso, varios expertos en diversos países han considerado que el principal objetivo de los discursos pronunciados por los funcionarios estadounidenses sobre las relaciones latinoamericanas con China y Rusia, lo que realmente buscan es contrarrestar la influencia de estos dos países en la región.

Ojeda Revah cree que en Washington están inquietos y ven como "intrusiones" a su "patio trasero" las aproximaciones de otras potencias a Latinoamérica.

De igual manera, la posición asumida hacia Venezuela, a la cual amenazó con una intervención militar en caso de que el presidente Nicolás Maduro se mantenga en el poder, y el enfriamiento de las relaciones con Cuba, las cuales habían logrado bastantes avances durante la anterior administración, reflejan el actual enfoque de la Casa Blanca hacia Latinoamérica.

"La tensión entre las dos naciones ha ido en aumento", como lo muestran acontecimientos como los supuestos ataques sónicos contra diplomáticos estadounidenses y el discurso de Trump ante la ONU en el que reiteró que mantendrá el embargo económico a la isla hasta que se produzcan las reformas que exige Washington, aseguró Diana Rojas, investigadora de la Universidad Nacional de Colombia en un artículo publicado en el portal Razón Publica.

Mauricio Jaramillo Jassir, especialista en relaciones internacionales de la Universidad del Rosario en Bogotá considera que ha habido un retroceso con respecto a Cuba.

"Echar para atrás los avances logrados en el gobierno de Barack Obama afectó mucho al continente", dijo el experto en entrevista con Xinhua y agregó que el balance de los dos primeros años de Trump al frente de la Casa Blanca "son más bien modestos".

EL PAPEL QUE LE DIO TRUMP A MÉXICO

Sin embargo, México ha sido el principal objetivo de los insultos de Trump con los que ha construido un imaginario falso, en el que los vecinos del sur son la fuente de todos los males que padecen los estadounidenses, en especial para los votantes de Trump en el sector rural.

Los empleos les faltan porque las fábricas se fueron para México, sus salarios no suben por culpa de los indocumentados, las drogas que destruyen sus hogares vienen de América Latina y los peores crímenes son obra de migrantes latinos", es el discurso que usan los votantes de Trump, según indicó Gómez Buendía, director de Razón Pública.

El experto explicó que Trump apeló a esta retórica en la que lo latino, sin gran poder internacional para defenderse, es el perfecto conejillo de indias para responsabilizarlo de los problemas internos que sufre la sociedad estadounidense.

México y Canadá también sufrieron la presión ejercida por Trump y se vieron obligados a renegociar un nuevo acuerdo comercial para renovar el TLCAN y hacer concesiones beneficiosas para Estados Unidos en un nuevo acuerdo bautizado USMCA.

Los más indefensos son precisamente los principales sujetos del acoso e intimidación por parte de Trump: los migrantes indocumentados latinoamericanos a quienes en campaña acusó de ser "los peores, traficantes de droga y violadores".

El académico de la UNAM agregó que la economía estadounidense terminará resintiéndose de las políticas anti-inmigratorias de Trump dado que los latinos migrantes "han sido una especie de combustible que ha dinamizado el crecimiento económico de ese país".


mlmt