MUNDO

Despiertan virus congelados por millones de años

El calentamiento global está derritiendo capas de hielo de millones de años, en las que se encuentran virus y bacterias antiguos que podrían ser peligrosos

  • REDACCIÓN
  • 26/12/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Despiertan virus congelados por millones de años
Virus mortales como la peste bubónica y la viruela podrían descongelarse, ante lo cual no tenemos inmunidad ni antibióticos

El Foro Económico Mundial dio a conocer que antiguas enfermedades congeladas en el hielo están siendo liberadas por el calentamiento global.

Explicó que las bacterias y los virus pueden sobrevivir durante un millón de años o más cuando están atrapados en el hielo, pues a medida que la Tierra se calienta el permafrost -la capa de suelo permanentemente congelada en las regiones polares- se derrite y expone nuevos patógenos.

Virus mortales como la peste bubónica y la viruela podrían descongelarse, ante lo cual no tenemos inmunidad ni antibióticos, pues bacterias antiguas.

Bajo circunstancias normales, las capas superficiales, de unos 50 cm de profundidad, se funden cada verano. Pero ahora el calentamiento global está exponiendo gradualmente las capas más antiguas del permafrost.

La temperatura en el Círculo Polar Ártico está aumentando aproximadamente tres veces más rápido que en el resto del mundo. A medida que el hielo y el permafrost se derriten, pueden liberarse otros agentes infecciosos.

Diseñan barreras en ciudades costeras para enfrentar cambio climático

"El permafrost es un muy buen conservante de microbios y virus, porque es frío, no contiene oxígeno y es oscuro", explica el biólogo evolutivo Jean-Michel Claverie de la Universidad de Aix-Marseille, en Francia.

Por ejemplo, un brote de ántrax en Siberia causó una muerte y más de 20 infecciones en 2016. Los científicos creen que este virus fue liberado del cadáver descongelado de un reno. Entonces, miles de renos fueron infectados y la enfermedad se propagó a las personas. La viruela y la peste bubónica también están probablemente enterradas en Siberia.

Otro caso es en el que investigadores encontraron el virus de la gripe española de 1918 en cadáveres enterrados en tumbas de Alaska.

En un estudio de 2011, Boris Revich y Marina Podolnaya advirtieron: "Como consecuencia del derretimiento del permafrost, los vectores de infecciones mortales de los siglos XVIII y XIX pueden volver, especialmente cerca de los cementerios donde fueron enterradas las víctimas de estas infecciones".

Por ejemplo, en la década de 1890 hubo una importante epidemia de viruela en Siberia y una ciudad perdió hasta el 40% de su población.

Los cadáveres fueron sepultados bajo la capa superior de permafrost en las riberas del río Kolyma. 120 años después, los desbordamientos del Kolyma han comenzado a erosionar las riberas, y el derretimiento del permafrost ha acelerado este proceso de erosión.

Así, enfermedades antiguas que durante mucho tiempo han sido erradicadas podrían resurgir a medida que el clima cambia, advirtió el Foro Económico Mundial.


mlmt