MUNDO

Despidos y condenas de muerte, las otras experiencias en Zoom

Expertos aseguran que los despidos a través de Zoom, sin las claves que da el contacto visual, magnifica el surrealismo de la situación

  • REDACCIÓN
  • 22/06/2020
  • 14:48 hrs
  • Escuchar
Despidos y condenas de muerte, las otras experiencias en Zoom
A través de la app para hacer videollamadas, Zoom, no todos han recibido buenas noticias durante esta pandemia del coronavirus, al contrario, algunos han recibido la noticia de que han sido despedidos y hasta condenas de muerte. (Foto: Pixabay)

Aunque muchos hasta la fecha no se acostumbran a tenerse que comunicar a través de Zoom debido a la pandemia del coronavirus que nos ha obligado a estar en confinamiento y en algunos a realizar trabajo remoto, hay algunos casos que han vivido otro tipo de experiencias con esta app, según El País.

Primero, el 15 de mayo en Singapur, Punithan Genasan, considerado culpable de un delito de drogas, fue condenado en un juicio remoto. El acusado se conectó a Zoom desde la prisión; al mismo tiempo que lo hicieron desde sus respectivos confinamientos el tribunal y su abogado defensor, y dictaron vía Zoom su sentencia de muerte.

Pero no sólo existen casos extremos como condenas de muerte, Paula, empleada de una start-up especializada en salud y bienestar, a media mañana mientras preparaba la comida para sus hijas, un correo electrónico le conminaba a unirse a una reunión imprevista, por lo que se incorporó a Zoom. En la pantalla, un señor de traje estaba por acabar su intervención: "Lo siento. Recibirán la documentación por e-mail. Les deseo lo mejor".

Paula no entendía que pasaba, hasta vía WhatsApp preguntó: "¿Qué ha pasado?". Allí completó la información: estaba en el 30% que su empresa recortaba por la pandemia.

"Tragué en seco. Miré a las niñas, me puse la mascarilla y dije que iba a pasear al perro", contó a El País.

Mientras que Daily Mail y Forbes publicaron que Uber anunció el despido de 3,500 empleados en una única llamada de Zoom de tres minutos, así como WW International, la antigua ­Weight Watchers, despidió a 4,000 empleados de todo el mundo con una videoconferencia simultánea, aséptica y expedit.

Aunado a ellos, se presentaron otros despidos vía Zoom en multinacionales estado­unidenses con sede en Madrid.

(María José Pardo)